Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Mazda 3

Primer contacto: Mazda 3

Camino de ser leyenda

27.02.2019

Nos hemos trasladado hasta Lisboa para conocer, conducir y disfrutar de todas las bondades que nos ofrece el nuevo Mazda3. El compacto nipón lo tiene todo a su favor para que estemos hablando de unos de los grandes referentes de su categoría sin contar, de momento, con el que será uno de los grandes hitos de la historia del automóvil, el motor SkyActive-X que llegará tras el verano.

No cabe duda que el segmento de los compactos ha entrado en un bucle ciertamente anodino en lo que a diseño se refiere. La mayoría de integrantes que componen esta categoría ofrecen unas líneas bastante similares pero, por suerte, todavía existe un pequeño reducto de fabricantes que sí opta por arriesgar estéticamente con sus productos. La semana pasada lo comprobamos con el Toyota Corolla que condujimos por Mallorca y, esta volvemos a quedarnos boquiabiertos con la nueva generación del Mazda3.

Galería: Primer contacto Mazda 3

Un vehículo que, como decimos en el titular, va camino de ser una leyenda. Porque no solo cuenta con un diseño bien diferenciado al de sus rivales, sino que la propia marca anunció en el Salón de Los Ángeles cuando lo presentó que se trataba del “inicio de una nueva era” para Mazda.

Diferente a todos

Intentaremos no centrarnos demasiado en el apartado estético, circunstancia ciertamente complicada dado lo atractivo de sus líneas. Hay coches que o te gustan o los odias, pero estamos convencidos de que con este nuevo Mazda3, el sentir general estará enfocado hacia el placer…visual.

Galería: Primer contacto Mazda 3

Porque el compacto nipón hereda buena parte del diseño del Kai Concept en el que sobresale, por encima de todo, la nueva zaga. De aspecto redondeado no solo enfatiza el toque deportivo del modelo sino que de primeras nos recuerda a aquel mítico Alfa Brera que nos cautivó a principios de siglo XXI.

El frontal no se queda atrás y ofrece un aspecto conocido (es una interpretación del CX-5) pero con una apariencia más ancha y baja, de nuevo, enfatizando ese aspecto deportivo del que hace gala. Y todo ello envuelto en unas dimensiones que se mantienen con 4,46 metros de largo (pierde un centímetro), 1,79 m de ancho (la misma) y 1,43 de alto (tres centímetros menos).

Galería: Primer contacto Mazda 3

El conjunto se completa con unas vistosísimas llantas de aleación que van desde las 16 hasta las 18 pulgadas y con nueve opciones de colores entre los que se encuentran los míticos y deslumbrantes Soul Red Crystal (el que ilustra estas líneas) o Machine Grey y a los que se une el inédito y espectacular Polymetal Gray exclusivo para la carrocería de cinco puertas. Sí, porque si no lo habíamos mencionado, este nuevo Mazda3 ofrecerá también una carrocería Sedán, más elegante y refinada que la de cinco puertas que hemos probado por Cascais.

Salto de calidad

Si el exterior sorprende, el habitáculo no se queda atrás. Destaca la mejora en la calidad percibida de todos sus materiales, aunque algunos ajustes todavía necesitaban un remate final. A nivel visual, los diseñadores japoneses han optado por la sencillez y la simplicidad de sus líneas, con una línea frontal del salpicadero voluminosa y recubierta en nuestra versión por un cuero agradable, una consola central limpia y una pantalla central panorámica de 8,8 pulgadas que queda algo oculta por la comentada moldura central.

Galería: Primer contacto Mazda 3

Este monitor, sin función táctil, se acompaña de otra pantalla TFT de 7 pulgadas situada en el reloj central del cuadro de instrumentos, haciendo las veces de ordenador de a bordo. Pocas son las informaciones que muestra pero resultan concisas y fáciles de manejar. La terna digital la completa un Head-up display proyectado en el parabrisas central, el cual, sí maneja más información. Como último elemento destacado, el volante, con un tamaño perfecto y un grosor excelente que se adapta al contorno de las manos.

Si nos centramos en la habitabilidad, este Mazda3 parece más amplio de lo que a simple vista nos muestra. La postura de conducción es perfecta: baja y envolvente, solo tendremos que tener cuidado de no golpearnos con la cabeza a la hora de salir del coche. Detrás, existe espacio más que suficiente tanto para cabeza como para los pies en caso de adultos que no sobrepasen los 1,85 metros. La anchura, como sucede en la mayoría de sus rivales, sí resulta algo más justa para tres, siendo ideal para dos. Tampoco agrada en exceso la poca superficie que presenta la ventanilla trasera, de tamaño reducido en post de un diseño más deportivo.  

Galería: Primer contacto Mazda 3

El maletero, por su parte, cubica 358 litros. Volumen algo justo para un vehículo de este porte (la mayoría ronda los 400 l) que llegan a 1.026 con la segunda fila abatida. Quien necesite más espacio, siempre podrá optar por los 450 litros del Sedán. Sea como fuere, en cualquiera de los dos casos, la boca de carga es ancha y el hueco resulta bastante aprovechable.

Con etiqueta ECO

Desde su llegada al mercado, esta cuarta entrega del Mazda3 estará disponible con dos motores, un gasolina 2.0 SkyActiv-G de 122 CV combinable con caja manual o automática de seis relaciones, y otro diésel 1.8 SkyActiv-D de 116 CV manual. Con 213 y 270 Nm de par, su principal cualidad es el contenido consumo que registran, de entre 6,0 y 6,7 l/100 km en el primero y entre 4,8 y 5,7 l/100 km en el segundo, siempre bajo el nuevo protocolo WLTP.

Especialmente significativos son los registros del gasolina, el cual se guarda un par de ases en la manga. El primero no es otro que el sistema de desconexión selectiva de cilindros (apaga el 1 y el 4) y, el segundo y más representativo, es la incorporación de la tecnología Mild-Hybrid asociado a una batería de 24 V que minimiza el consumo de combustible y aporta un ahorro adicional a través de la energía recuperada durante la deceleración. Sin embargo, el aspecto más destaco es que le hace ser valedor de la etiqueta ECO de la DGT beneficiándose de todas las ventajas asociadas a la misma.

Galería: Primer contacto Mazda 3

Durante el tercer trimestre del año, llegará el que será uno de los motores más revolucionarios del sector: el SkyActiv-X. Un bloque que empleará un inédito método de combustión con encendido por compresión controlado por chispa (SPCCI) desarrollado por la marca. Mazda asegura que este SkyActive-X promete una respuesta inicial superior y la economía de consumo típicas de los motores diésel, pero también la respuesta lineal a la presión del acelerador y la viveza de un gasolina. Además, también se asociará con la tecnología Mild-Hybrid, ajustando mucho más su gasto de carburante. Podrá combinarse con ambas transmisiones y aunque Mazda no desvela su potencia final sí nos ha asegurado que rondaría los 180 CV.

Fino y deportivo

No obstante, nuestro viaje a Lisboa no tuvo otro cometido que probar todas estas bondades. Nuestro primer protagonista fue el SkyActive-G asociado a la caja manual. Más allá de la excelente y progresiva respuesta del motor, lo que realmente nos sorprendió fue el comportamiento dinámico del vehículo. Los ingenieros de Mazda han sabido ajustar a la perfección un conjunto que destila deportividad.

Galería: Primer contacto Mazda 3

Suspensiones firmes pero confortables, dirección directa y precisa o un chasis con una pisada contundente y muy estable, justificado por el excelente trabajo generado por el G-Vectoring Control, convierten a este Mazda3 en uno de los compactos más emocionantes de conducir del panorama actual (solo con pensar en la variante MPS se nos eriza el vello). En combinación con la caja automática, que ofrece una respuesta agradable y despreocupada, aparece la posibilidad de elegir un programa Sport que estira el rango de revoluciones del cambio y endurece ligeramente la dirección.

En marcha por autovía ofrece un empuje lineal y confortable, mientras que por tramos revirados no desentona y gracias a las levas situadas tras el volante permite que tomemos el control para no acusar un lag (retardo) poco intrusivo. Ahora bien, si hay una cualidad que destaquemos es la baja rumorosidad que se filtra en el habitáculo. Parte de culpa la tiene el excelente trabajo realizado por la marca en materia de insonorización pero cuando estamos parados en el exterior la melodía que desprende es incluso hasta deportiva.

Galería: Primer contacto Mazda 3

La variante manual que probamos en la segunda jornada nos parece un poco más enérgica gracias, en parte, al increíble tacto de la caja de cambios, con una precisión muy al estilo Mazda. A nivel económico (a igualdad de equipamiento) nos ahorramos 1.800 € pero lo cierto es que el cambio automático ofrece casi la misma respuesta y, en condiciones de circulación sosegada, nos permite desentendernos completamente del mismo.

También tuvimos la oportunidad de probar el 1.8 SkyActive-D de 116 CV. Pese al 2% de estimación de ventas que prevé la marca, se desmarca como un propulsor correcto que cumplirá a la perfección con las expectativas de aquellos conductores que realicen un elevado número de kilómetros anuales. Durante nuestra toma de contacto, recorriendo una ruta con grandes desniveles y sin preocuparnos por el consumo, el ordenador de a bordo registró unos increíbles 5,4 l/100 km. Cierto es que le falta cierto empaque a bajas vueltas pero con datos como este poco más hay que añadir… bueno sí, que por mucho que se demonice posee la etiqueta C de la DGT.

Gama y precios

Mazda ya ha iniciado la venta de la carrocería cinco puertas (el Sedán llegará antes del verano), el cual podrá escogerse con tres niveles de acabado. El básico, Origin, incluye de serie, entre otros, Head-up Display, pantalla central de 8,8 pulgadas con navegador, Apple CarPlay y Android Auto, detector de fatiga, climatizador bizona, llantas de aleación de 16 pulgadas, alerta por cambio involuntario de carril, reconocimiento de señales de tráfico, control de velocidad de crucero adaptativo, alerta por colisión frontal, faros delanteros y traseros LED con asistente de luces de carretera o sensores de aparcamiento traseros. Con el motor de gasolina su tarifa arranca en los 23.415 € mientras que con el diésel hace lo propio en 26.315 €.

Galería: Primer contacto Mazda 3

Por 900 € más se puede optar por el acabado intermedio, Evolution, que incluye retrovisores exteriores e interior antideslumbrante, acceso y arranque sin llave, cámara de visión trasera, lunas traseras sobretintadas y sensores de aparcamiento delanteros. Por último, y sumando otros 1.800 € se puede optar por el tope de gama, Zenith, con faros Full LED matriciales delanteros, sistema de sonido BOSE con 12 altavoces, retrovisor interior sin marco y llantas de aleación de 18 pulgadas. Adicionalmente, el Zenith es el único que puede asociar los dos pack optativos, Safety (1.000 €) con un mayor número de asistentes y Safety Black (1.800 €) con tapicería de cuero negra, asientos delanteros eléctricos con función memoria y calefacción.

En definitiva, Mazda ha conseguido que esta cuarta generación del Mazda3 no solo entre por los ojos (algo importantísimo para el cliente) sino que ofrece un vehículo moderno, tecnológico, espacioso y, sobre todo, muy divertido de conducir. Quien no quiera verlo de esta manera, es libre de opinar, pero este Mazda3 va camino de ser una auténtica leyenda.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.