Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Mercedes-Benz Clase B Electric Drive

Primer contacto: Mercedes-Benz Clase B Electric Drive

El rival más directo del i3

13.05.2014

Según vemos, parece que poco a poco la movilidad eléctrica va cogiendo fuerza en todo el mundo. Cualquiera puede hacer frente a su vida cotidiana sin gasolina, esto es algo que hemos podido demostrar con nuestra prueba de larga duración del E- Smart y que se ve reforzado por el hecho de que cada vez existe una gama más amplia de modelos eléctricos en el mercado, desde utilitarios hasta berlinas de lujo. Mercedes ya ha aportado lo suyo incluso en el segmento de los deportivos con el SLS AMG eléctrico, a punto de iniciar su  producción en serie. Ahora es el turno para la versión eléctrica del Clase B, listo para lanzarse en Estados Unidos y que próximamente llegará también a nuestro continente.

Uno de los principales objetivos para los que ha sido creado este Clase B es intentar  cambiar la percepción de Daimler entre los clientes de Estados Unidos. Los estrategas de marketing de la casa se han servido del gran efecto provocado por su principal rival, el BMW i3, que ha calado muy hondo en la sociedad por su peculiar carrocería y por servir de acceso real a la movilidad eléctrica. Algo similar se podría conseguir con el Mercedes Clase B Electric Drive,  un modelo que puede parecer normal pero que es completamente independiente dentro de la gama de Mercedes.

Tan práctico como sus hermanos de gasolina

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz Clase B Electric DriveLas ventajas de este modelo siguen siendo las mismas que en el resto de la Clase B e incluso resulta difícil de distinguir entre sus hermanos, ya que sólo el frontal ha recibido algunos retoques. El acceso al habitáculo es muy cómodo por la altura de los asientos y el espacio del maletero sigue siendo realmente amplio (entre 500 y 1456 litros) ya que Mercedes ha alojado las baterías en el suelo del vehículo, es decir, debajo de los asientos. Esta disposición permite ahorrar espacio y crea al mismo tiempo un bajo centro de gravedad que repercute en la dinámica de conducción. Al menos para el mercado americano, Mercedes ha elegido un reglaje de la amortiguación bastante rígida, lo que favorece la dinámica en curva pero que deja en evidencia casi cualquier tipo de bache en el asfalto. Aún así, es un coche con el que se puede viajar de forma muy confortable.

A partir de este verano se podrá disfrutar de este Clase B eléctrico en Estados Unidos, mientras que en Europa esperarán algunos meses más, probablemente hasta que reciba un facelift. Ya entonces la configuración del chasis se adaptará a nuestro mercado, aunque todo está por verse. Por cierto, parte de la tecnología de este eléctrico está suministrada por Tesla, compañía en la que Mercedes - junto con Toyota- todavía tiene una pequeña participación.

Implementación rápida gracias a la cooperación de Tesla

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz Clase B Electric DriveEl Clase S, como pionero y abanderado de la tecnología eléctrica en Mercedes-Benz, ha donado la mayoría de los componentes, tales como baterías, motores y algunos controladores. Esto ha sido totalmente necesario para que la marca haya podido proporcionar un Clase B eléctrico en un periodo de tiempo tan corto. Si no hubiera existido antes otro eléctrico en la casa estaríamos hablando de uno o dos años más.

El eje central de esta mecánica son los cerca de 33 kilovatios-hora de electricidad suministrados por la batería de almacenamiento de la que se abastece el motor de 132 kW, colocado en el mismo lugar que si fuera un motor de combustión. El rango de autonomía prometido por la marca es de 200 kilómetros, lo cual es más que suficiente en la vida cotidiana. Según las conclusiones que estamos sacando en nuestra prueba de larga duración del Smart eléctrico, incluso un rango de 150 kilómetros es más que suficiente en una gran mayoría de casos.

Recarga en 3 horas

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz Clase B Electric DriveEl Clase B puede enchufarse en cualquier toma de corriente normal, aunque Mercedes recomienda recurrir a este método sólo por la noche, cuando no hay prisa por recargar la batería. Estos Clase B serán capaces de cargar a 230V y 400V, posibilidad ésta última con la que las baterías quedarían recargadas totalmente en un plazo inferior a tres horas.  

En el cuadro de instrumentación existe un indicador E -Cell que muestra la energía eléctrica disponible. Salvo que la carga de la batería esté llegando a su fin o que en el exterior del vehículo haya temperaturas extremas, el Clase B acelera en 7,9 segundos gracias a un par motor de 340 Nm entregados desde el primer momento y que pueden hacer que más de uno se quede sorprendido. En cuanto a velocidad máxima, el límite podría haberse ampliado perfectamente, aunque por cuestiones de eficiencia se ha configurado para llegar hasta los 160 km/h.

Bien aislado

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz Clase B Electric DriveSin embargo, lo mejor no es la rapidez ni la capacidad de aceleración, sino el absoluto silencio que se percibe en el habitáculo. Sólo los neumáticos y el ruido aerodinámico llegan al interior del Clase B, lo cual tiene muchas ventajas pero un gran inconveniente, y es que en Estados Unidos es necesario realizar un zumbido artificial por debajo de 30 km/h para que los peatones perciban nuestra presencia. En Europa no existirá de momento este generador de ruido artificial a menos que las leyes cambien.

De serie, el Clase B cuenta con dos modos de conducción: un modo Eco, con "sólo" 98 kilovatios de energía disponibles (los 34 restantes serán liberados sólo después de que entre en funcionamiento el kick-down, es decir, que se bajen varias marchas de golpe). Este modo nos ha impresionado en nuestra primera prueba de conducción y no hay realmente ninguna razón para cambiar al modo Sport, modo en el que el pedal del acelerador reacciona un poco más espontáneo y desarrolla plenamente los 132 kW.

Opcionalmente el cliente podrá pedir las levas de cambio tras el volante, lo cual puede facilitar la excelente capacidad de recuperación de energía. Entre otras cosas, el sistema de radar que evita colisiones con vehículos que nos preceden es capaz de sincronizarse con la gestión del motor para que, en lugar de accionar los frenos, la propia retención del propulsor sea capaz de mantener la distancia con otros vehículos al tiempo que recarga las baterías. Este sistema funciona a la perfección y nos convenció del todo durante nuestra toma de contacto.

Un plus de autonomía

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz Clase B Electric DriveEn el apartado de extras habrá un paquete "Range Plus" que, por unos $ 800 ofrece un parabrisas térmico, una parrilla del radiador semicerrada y unas puertas mejor aisladas así como la capacidad para estirar la capacidad de las baterías hasta un 15 por ciento. Aunque esto puede repercutir en la vida de la batería, Mercedes incluye en este pack hasta siete años de garantía.

Al igual que el Smart, el conductor de un Clase B eléctrico puede controlar su coche desde una página web. Asegurada con un nombre de usuario y una contraseña, el propietario podrá acceder a una página de información con el nivel de batería, autonomía y otros datos. En el futuro habrá una página similar en todos los modelos de Mercedes a través de la cual se informará a los clientes sobre el estado de los discos de freno o la cantidad de presión que hay en sus neumáticos.

Conclusión

La movilidad eléctrica es una realidad factible y perfectamente válida que ya han demostrado coches como el BMW i3 o el Mercedes-Benz Clase B eléctrico. La conducción es relajada y sencilla, aunque puede ser muy poderosa desde parado cuando pisamos a fondo y tremendamente silenciosa en todo momento. Con una autonomía máxima de 200 kilómetros, es muy probable que el de Stuttgart satisfaga las expectativas de más de la mitad de los usuarios.

Sólo queda hablar del precio, todo un misterio por el momento aunque seguramente sea muy superior al de un Clase B con motor de gasolina o diesel. En Europa es probable que su coste gire en torno a los 40.000 euros, un poco más de lo que BMW pide por el i3 (desde 35.000 euros).

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.