Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Mercedes-Benz E 63 AMG S 4Matic

Primer contacto: Mercedes-Benz E 63 AMG S 4Matic

Fuerza elevada a la máxima potencia

22.03.2013

La recién renovada Clase E ofrece numerosas ventajas –tanto nuevas como ya conocidas–, pero incluso en sus versiones más discretas sus ocupantes disfrutarán de lo mejor que existe hoy en día en el segmento premium. Sin embargo, la todopoderosa versión AMG nos permite disfrutar un poco más, puesto que este modelo aúna el lujo más deslumbrante con un rendimiento digno de un coche de carreras.

Desde hace muchos años los derivados de AMG de los iconos de la casa de la estrella entusiasman a los más ávidos de potencia y con cada reedición el hecho de reescribir una vez más los límites del potencial de la dinámica longitudinal y su extraordinaria aceleración se convierte en una tarea ingrata. Sin embargo, los de Affalterbach han vuelto a recurrir a sus viejos trucos para lograr que la potente Clase E dé un enorme salto hacia adelante, uno que ha sorprendido incluso a los periodistas del mundo del motor más acostumbrados a la potencia.

Por un lado tenemos el notable plus de potencia con respecto a la versión normal que ahora, como ya ocurriera con el E 63 AMG equipado con el paquete Performance, es capaz de generar 557 CV de potencia y 750 Nm de par motor. Con este tremendo potencial el V8 Biturbo de 5,5 litros ejerce una notable presión sobre las ruedas traseras, lo que le permite firmar un tiempo de aceleración de 4,2 segundos desde parado e igualar así el rendimiento del BMW M5. Sin embargo, esto sigue sin ser un claro avance.

La ventaja de la tracción integral

Sin embargo, Mercedes se ha apiadado de las ruedas traseras sometidas a tan tremenda presión y ha proporcionado a la versión de 2013 del E 63 AMG una tracción integral opcional con la que ha conseguido reducir el ya de por sí espectacular tiempo de aceleración en 0,5 segundos. De esta forma, parece que al E 63 AMG y a su competidor más directo, el BMW M5, viven en dos mundos completamente diferentes.

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz E 63 AMG S 4Matic¿No habéis tenido suficiente aún? No hay problema porque aún hay más. El suplemento exprés del que disfrutaban hasta el momento los clientes con el paquete Performance está disponible ahora en forma de una versión independiente, la variante S. En este caso la potencia aumenta en 28 CV y el par motor en 80 Nm. En combinación con la tracción integral de serie y el diferencial autoblocante del eje trasero el tiempo de aceleración se reduce una décima más. Con un tiempo de apenas 3,6 segundos la siempre (¿conservadora?) Clase E se adentra en terrenos hasta ahora solo explorados por deportivos de construcción especialmente ligera. Y los que deseen mantenerse a la cabeza en lo que respecta a la velocidad máxima podrán eliminar el bloqueo obligatorio y aumentar la velocidad punta de 250 a 300 km/h con el botón del Driver Package.

Un peso pesado especialmente ligero

Sin embargo, sobre el papel estas cifras no resultan tan espectaculares como el hecho de poder disfrutar de su extraordinaria potencia mezclados entre el tráfico de la autopista. Al fin y al cabo, la variante de tracción integral especialmente potente pesa 1.940 kg, algo que no parece tener mucha importancia cuando se trata de la dinámica transversal. Su potencial de aceleración está disponible siempre y en todo momento, convirtiendo al resto de los usuarios de la vía en meros figurantes. Los que prefieran serpentear entre los huecos libres que dejan los vehículos al rodar por una autopista congestionada podrán hacerlo sin problemas, en cualquier situación y contra cualquier otro usuario de la vía pública.  

Y por suerte al hacerlo E 63 AMG no vuelve especialmente ruidoso, sino que se convierte más bien en un planeador de lujo que garantiza una conducción placentera con un nivel de ruido moderado. El chasis ofrece una cierta dureza básica e incluso las llantas de 19 pulgadas transmiten más información sobre el estado de la calzada que el chasis de Clase E normal. Sin embargo, el sistema de amortiguación neumática con el sistema de suspensión electrónica AMG Ride Control ofrece un modo confort que hace honor a su nombre.

Especialista en posturas erguidas

Incluso en modo Sport+, en el que todos los parámetros relevantes para la conducción están claramente  orientados a conseguir la máxima dinámica, este exuberante Mercedes no se convierte en un detector de baches duro como una piedra, sino más bien en un vehículo que tantea el piso con suavidad y escaso balanceo. La respuesta de la dirección es exquisita y traduce las órdenes dictadas por el conductor de forma tan precisa que parece como si el conductor gobernara el vehículo con algo más que con la mano en el volante. ¿Es posible que el E 63 AMG sea capaz de leer los pensamientos de su piloto?

Los ocupantes sentirán una enorme presión tanto lateral como frontal que les hará hundirse aún más en sus asientos, pero esto no se debe solo a su tremenda aceleración, sino también al impresionante dinámica transversal. Por suerte los asientos ofrecen una sujeción lateral activa que garantiza en gran medida una postura erguida.

Todo o nada

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz E 63 AMG S 4MaticCon cada curva crece la confianza en el piloto que tengo sentado a mi izquierda. A pesar de alcanzar velocidades casi imposibles en curva, este AMG se muestra imperturbable y no alcanzamos a escuchar ningún ruido que delate haber llegado a los límites habituales. Simplemente, no chirría. Nunca.  Tras un breve segundo de reflexión sale disparado a toda velocidad de la curva y con toda su potencia a nuestra disposición, sin que su zaga haga siquiera el amago de deslizarse hacia algún lado. La tracción total 4Matic que combina de forma variable el par motor entre el eje delantero y trasero simplemente traduce todo su potencial en propulsión. Incluso las habituales tendencias al subviraje brillan aquí por su ausencia.

Sin embargo, este tranquilo paseo por el límite de lo posible solo dura mientras el coche mantiene la adherencia. Y eso es algo que puede perder, tal y como tuve la oportunidad de sufrir como copiloto en una imposible curva a la izquierda sobre un asfalto seco. En lugar de trazar con superioridad la curva marcada, en esa situación el Mercedes simplemente siguió todo recto, lo que por supuesto nos hizo acabar en el campo limítrofe. El ESP no pudo hacer mucho, ya que cuando un tracción integral pierde adherencia, la pierde de verdad. ¿Un pequeño gimoteo de las ruedas, un desplazamiento fácilmente controlable sobre las ruedas delanteras? Nada de eso. Simplemente, ruedas levantadas y adiós a la trazada. Al fin y al cabo tampoco fue culpa del coche, sino del temerario conductor.

¿Un lobo con piel de cordero?

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz E 63 AMG S 4MaticSin embargo la versión 63 AMG S no solo se muestra brutal en lo que respecta a la conducción, sino que estéticamente esta variante se presenta con un aspecto más marcial. Ésta llama la atención sobre sus dotes especiales con alerones, faldones especialmente concebidos para la aspiración del aire de refrigeración y tubos de escape dobles de marcado diseño. Para los que esta expresión de poderío resulte demasiado llamativa AMG también ofrece una versión «Business» que se caracteriza por un diseño mucho más moderado.

En cambio, lo que tienen en común todos los E 63 AMG es ese sonido similar al de un martillo de forjar que procede de sus cuatro tubos cuadrados y que gracias a su profundo rugido ofrece unas tonalidades características. Esto logra poner los pelos de punta a cualquiera y más de una madre se abrazará cautelosa a su hijo para retirarlo del borde de la acera. El sonido AMG es simplemente inconfundible.

La eficiencia a un segundo plano

Estamos seguros que este portento de la técnica y sobrado de caballos no causará muchos estragos en los barrios residenciales de la periferia de las ciudades, ya que los que quieran hacerse con esta máquina tendrán que soportar tarifas no aptas para familias. El E 63 AMG con tracción trasera normal cuesta 109.000 euros, aunque la versión S más radical y con tracción integral llega incluso a los 123.000 euros.

Además de un rendimiento fascinante, por este precio uno se hace con un automóvil de lujo excelentemente bien equipado. Sin embargo, la diversidad de opciones permite disparar el precio hasta límites insospechados. Con abundantes extras el maestro de la dinámica procedente de Affaltenbach juega en la liga del lujo extremo y, en este sentido, el precio no parece siquiera demasiado elevado.

Y aquellos que se puedan permitir una inversión de este calibre también asumirán sin problemas el consumo del E 63 AMG que en el caso de la versión de tracción integral se sitúa justo por encima de los 10 litros, aunque en la práctica rondará más bien los 15-20 litros.

Conclusión

Hace algunos años seguramente hubiéramos dudado de que un Mercedes Clase E fuera capaz de firmar un tiempo de aceleración de 3,6 segundos desde parado. Pero resulta que sí puede, y que además lo hace con una tranquilidad sublime que sorprende y pone contra las cuerdas a los contrincantes más brillantes como el BMW M5.

La Clase E debe esta mejora en materia de dinámica longitudinal sobre todo al nuevo sistema de tracción integral Performance, el primero capaz de convertir la abrumadora fuerza del conjunto en propulsión pura y dura. Además, la versión S especialmente potente cuenta también con un diferencial autoblocante en el eje trasero. Equipada de esta forma la Clase E se convierte en una máquina increíble que se sitúa más o menos en la punta de la cadena alimentaria.

Los que necesiten un coche de estas características no tendrán que preocuparse de otra cosa que de disfrutar al volante. Y sin embargo el E 63 AMG no es solo una máquina de devorar kilómetros, sino también un automóvil cómodo, elegante, apto para el día a día y extremadamente apetecible.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.