Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Mercedes-Benz GL 500

Primer contacto: Mercedes-Benz GL 500

Excelente equipamiento de seguridad

18.01.2013

A pesar del boom generalizado que ha experimentado el segmento de los SUV en los últimos años en Europa, el GL es de todo menos un superventas. Es demasiado grande, demasiado caro, demasiado derrochador con el combustible y demasiado americano. Sin embargo, el buque insignia de la flota de 4x4 de la casa Mercedes concebido para el mercado norteamericano y con un interior espacioso, un elevado nivel de lujo y tracción integral ofrece a sus ocupantes la máxima sensación de protección. Al rodar sobre carreteras nevadas este enorme coloso se convierte en un perfecto búnker al que parece no detener nada ni nadie.

Los que tengan la impresión de que el GL está algo sobredimensionado no están en absoluto equivocados. Con 5,12 metros de longitud y 1,85 metros de altura, la reedición presentada a finales de 2012 supera incluso a la derrochadora Clase S. En cambio, en el país de las tallas XXL este enorme Mercedes se sitúa entre los modelos más recatados en cuanto a dimensiones. Cuestión de perspectiva, supongo.

Independientemente de cómo valore cada uno el tamaño del GL no cabe duda de que ofrece claras ventajas a su propietario ya que está perfectamente equipado para el transporte de muchas personas y/o de muchos bultos. En él pueden viajar hasta siete personas distribuidas en tres filas de asientos o, de forma alternativa, es posible convertir la parte trasera en un compartimento capaz de transportar objetos de hasta 2 metros de longitud y con una capacidad de carga de hasta 2.300 litros. En este sentido, algunas de sus soluciones prácticas son un portón trasero que se abre y cierra automáticamente pulsando un botón y asientos abatibles de accionamiento eléctrico –ambas opciones de serie.

Confort en todas las plazas

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz GL 500Para acceder a las filas de asientos traseras los respaldos de los asientos de la fila intermedia también se pueden abatir hacia adelante eléctricamente pulsando un botón. No solo el acceso a las plazas traseras resulta así más sencillo, sino que estos dos asientos individuales ofrecen un excelente confort en largas distancias incluso a los pasajeros de mayor envergadura. A diferencia de la mayoría de los demás siete plazas, en el caso del GL no se trata –por lo tanto– de asientos de emergencia para niños. Y si hemos encargado el sistema opcional «Fond Entertainment System» por 2.300 euros que incluye proyección de vídeo una fila más adelante los niños se sentirán como en casa durante los viajes largos.

Las plazas delanteras también ofrecen una comodidad ejemplar y todo un ambiente de lujo tanto para el conductor como para el acompañante. Aquellos que se puedan permitir invertir un poco más en un GL 500 ya de por sí bastante caro no deberían dejar de encargar el paquete exclusivo designo (a partir de 5.180 euros), el cual constituye un verdadero salto cualitativo en comparación con la piel estándar y mejora considerablemente la sensación de bienestar dentro del habitáculo. Está claro que la casa bávara sigue siendo todo un referente en materia de lujo.

Excepcionalmente bien organizado

En lo que respecta a la funcionalidad y la facilidad de manejo el GL se presenta como un producto de primera calidad: ordenado, fácil de abarcar visualmente, con numerosos huecos portaobjetos y compartimentos de almacenamiento y, además, fácil de utilizar. Nos sigue convenciendo el freno de estacionamiento de pie mecánico, que elimina la molesta palanca de la consola central, así como la palanca de selección de la transmisión automática de siete velocidades situada detrás del volante, una posición muy conveniente para ahorrar espacio. De esta forma, para comenzar a rodar de forma suave tan solo es necesario situar el pie encima del freno y colocar la palanca del cambio en la posición D.

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz GL 500Con un imponente gasolina V8 turbo de 4,7 litros que desarrolla 435 CV y 700 Nm escondido bajo el capó, y con la ayuda inestimable de la tracción integral de serie, la propulsión será sin lugar a dudas sublime. El GL es capaz de rodar tanto de forma bastante suave y sensata como de la manera más brutal posible. En condiciones óptimas, el tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h pueden concluir en algo más de cinco segundos. Y pese a tratarse de un peso pesado, aquellos que se lo puedan permitir podrán rodar incluso a 250 km/h. En principio, el futuro propietario no debería contar con cifras de consumo de un dígito. Si acaricia muy suavemente el pedal del acelerador podría registrar consumos en torno a los 12 litros, aunque con un modo de conducción entre normal y rápido 15 litros sería lo más lógico.

Excelente sobre nieve

Nuestro recorrido de prueba por la nevada zona montañosa de Ötztal en dirección a la ciudad de Hochgurgl (Austria) nos ofreció la posibilidad de probar el inmenso potencial de propulsión del motor V8, aunque no de sondearlo en profundidad. En este contexto la tracción integral permanente del GL mostró un excelente rendimiento sobre la nieve. ¿Superficie resbaladiza y pendientes pronunciadas? El GL parecía no inmutarse por nada, algo que se debe en gran medida a su tren de rodaje con una configuración más orientada al confort que otra cosa. En cambio, en las zonas más viradas y estrechas no resultó ser tan cómodo como cabía esperar. En este caso su enorme radio de giro, su imponente peso y un evidente balanceo restaron enteros a la sensación de deportividad, si bien en términos generales el GL mostró grandes aptitudes para el trazado de curvas a velocidad elevada.

Una de las razones por las que resulta tan difícil avistar uno de estos colosos entre el tráfico rodado de nuestras carreteras es sin duda alguna su elevado precio. El GL 500 arranca en los 95.000 euros y, pese a contar con un equipamiento de serie bastante amplio, con algún que otro extra es posible superar sin ningún problema la barrera de los 100.000 euros. En cambio, en su versión 350 BlueTec el GL resulta mucho más económico: aproximadamente 72.500 euros. Equipado con un diésel de 258 CV el GL «básico» cuenta ya con una buena motorización y con un consumo homologado de ocho litros resulta bastante comedido.

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz GL 500Conclusión

El Mercedes GL es grande, aparatoso, poco razonable y caro. Eso por un lado. Por otro ofrece un interior sólido y elegante con una enorme utilidad y variabilidad. En sus siete plazas cualquier adulto se encontrará sumamente a gusto.

En el apartado de motorizaciones el GL 500 también apuesta por lo grande. El gasolina V8 es un motor extraordinario, aunque sus cifras de consumo no estén muy acordes con los tiempos que corren. Dado que el GL es un automóvil ya de por sí bastante caro creemos que el aspecto del consumo ocupará más bien un lugar secundario en las preocupaciones de sus futuros propietarios.

El GL convence además por su equipamiento confortable y lujoso y por un comportamiento en circulación extremadamente suave, algo que gracias a su tracción integral de serie permite un avance siempre seguro incluso cuando las condiciones de la carretera no son las óptimas. Sin embargo, a pesar de las numerosas virtudes del buque insignia de los 4x4 de la casa alemana no parece que su futuro en Europa vaya a ser muy prometedor.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.