Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Mercedes-Benz SLC

Primer contacto: Mercedes-Benz SLC

Nuevo nombre, misma esencia

25.04.2016

Desde el año 1996, el elegante SLK ha sido construido en la fábrica que Mercedes-Benz posee en la localidad de Bremen. Esto parece que seguirá siendo así durante algunos años más, ya que el gigante alemán ha anunciado que seguirá produciendo este modelo roadster en las mismas instalaciones. Sin embargo, lo que sí cambia es que el coche abandona la denominación comercial SLK para convertirse en un nuevo modelo, el SLC, que al igual que otros muchos modelos de Mercedes ha sido rebautizado. Nosotros ya hemos podido hacer una breve toma de contacto con él... ¿te subes?

Visualmente, y comparado con el SLK (ver todos los SLK de ocasión en AutoScout24), el cambio no es tan grande como para denominarle “nuevo modelo”. Más bien se trata de un facelift, en el cual percibimos algunos detalles nuevos como la rejilla de diamante con el nuevo logo que se ve en otros modelos de la marca, los faros de LED con nuevo diseño, unos pilotos traseros (también de LEDs) más estrechos y escapes cromados que acentúan el carácter dinámico que este coche merece.

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz SLC

En términos prácticos, la capacidad de almacenaje del maletero no ha cambiado y se mantiene entre 225 y 335 litros en función de si el techo va plegado o no. El SLC sigue siendo un modelo que no está hecho para personas altas ya que no puede presumir precisamente de ofrecer espacio. A partir de 1,90 la cosa se vuelve realmente incómoda y el techo se siente demasiado cerca como para no sentir cierta claustrofobia, aunque eso sí, el acabado de los materiales y el remate de las piezas del salpicadero es excelente. La parte buena es que el techo retráctil de acero se recoge rápidamente pulsando un botón esfumando cualquier agobio con el primer golpe de aire en la cara.  

Un paseo por las nubes

Dicho esto, entramos en el coche, arrancamos el motor y presionamos el botón que mueve el techo hasta recogerlo en el hueco del maletero. El proceso no dura más de 20 segundos y puede realizarse en movimiento siempre que la velocidad no supere los 40 km/h.

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz SLC

A pesar de que, como hemos dicho antes, los ocupantes más altos no irán demasiado cómodos, lo cierto es que a cielo abierto la sensación de agobio o falta de espacio desaparece. De hecho, en condiciones adversas o de baja temperatura, el SLC se percibe como un coche realmente acogedor por el sistema de calefacción de sus asientos y el AIRSCARF, una salida específica de calefacción dirigida especialmente a la zona del cuello para simular la protección de una bufanda. Los asientos, además, son tan cómodos que proporcionan el relax necesario para recorrer grandes distancias, algo que siempre ha sido un hándicap en roadsters biplazas, donde hacer más de 200 km podía suponer algo parecido a una dulce tortura.

Potencia a la carta

Nuestro primer paseo de prueba lo hicimos tanto en el SLC 300 como en el AMG SLC 43. El primero de ellos esconde bajo el capó un motor de gasolina de cuatro cilindros con 243 cv y 370 Nm de par, que se entregan en un régimen comprendido entre las 1.300 y las 4.000 vueltas. Con este propulsor, la capacidad de aceleración del SLC es de 5,8 segundos para llegar a los 100 km/h.

Es especialmente importante remarcar el funcionamiento de la caja automática de nueve marchas, la cual no tiene transiciones largas entre marchas y puede ofrecer una aceleración suave y limpia a la par que contundente. La dirección está calibrada de forma muy directa y cumple con todas las exigencias a las que la sometimos, sobre todo en cambios de apoyo rápidos a baja velocidad.

Por último, hay que comentar que el consumo anunciado de 5,8 litros cada cien kilómetros no se puede conseguir salvo que el ritmo sea realmente el de un paseo de domingo. En el momento en el que se pisa el acelerador para sentir el poder de este motor, las cifras pueden sorprender negativamente a su conductor.

Nada barato (lógicamente)

Si lo que buscamos es todo lo contrario a un domingo de paseo, lo mejor es elegir la versión AMG. En este coche, la casa AMG ha preparado un motor de seis cilindros con 367 cv que pone a disposición del conductor nada menos que 520 Nm, con los cuales se lleva a cabo una aceleración hasta los 100 en solamente 4,7 segundos.

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz SLC

En esta versión es tanta la potencia acumulada en el eje trasero que es muy fácil hacer entrar en funcionamiento el ESP. Esto puede penalizar el dinamismo en tramos de curvas muy reviradas salvo que el conductor tenga los conocimientos suficientes como para desconectar el control de estabilidad y dejar deslizar ligeramente las ruedas. De manera opcional, los clientes pueden elegir un pack llamado Dynamic Handling que rebaja la carrocería 10 milimetros y hace que los amortiguadores ofrezcan un tacto más duro, mientras que el control de estabilidad puede hacer de manera electrónica el papel de un diferencial autoblocante.

Fiel a sus orígenes

A diferencia del Audi TT Cabrio, su principal rival y que incorpora techo de lona en lugar de rígido, el Mercedes-Benz SLC mantiene su filosofía propia conservando una vez más el techo de acero plegable. Esto le resta un poco de atractivo visual frente a su rival (una capota de lona siempre será un poco más “cool”) pero ofrece mayores ventajas a nivel dinámico y práctico (menos ruido y menos necesidad de mantenimiento).

En España, el precio de partida de este descapotable es de 45.250 euros y corresponde a la versión SLC 200 de 184 cv. A partir de ahí el precio comienza a subir hasta llegar a los casi 70.000 euros del AMG SLC 43 con cambio 9G-Tronic, que se postula como el tope de gama. Aún no hay precio en España para la versión SLC 300 que hemos probado.  

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.