Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Mercedes-Benz SLS AMG GT

Primer contacto: Mercedes-Benz SLS AMG GT

Deportividad en su máxima expresión

21.11.2012

Radicalizar aún más un deportivo de 570 CV significa centrarse en lo más importante y en el modo de presentar los cambios realizados. Esto resulta aplicable tanto al desarrollo como a los clientes y el resultado se deja ver y pilotar en cualquier pista.

Por suerte pudimos secuestrar al Mercedes SLS AMG GT para llevárnoslo al circuito Hockenheim.

La fórmula del SLS más radical –cuya versión básica ya convence como excelente deportivo– es sencilla: más potencia y menos confort. Un chasis más duro, sin el modo confort de la versión de serie, y 20 CV más (ahora 591) de potencia que en un tiempo de aceleración reducido en 0,1 segundos hasta los 3,7 segundos culmina en una velocidad máxima algo mayor, concretamente 320 km/h. Para la clientela habitual no son argumentos suficientes, puesto que la diferencia con respecto al SLS básico parece solo marginal.

Un poco más...

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz SLS AMG GTAlgo menos marginal es la configuración optimizada del cambio de doble embrague de 7 velocidades. Hasta ahora destacaba sobre todo por sus cambios pulidos que, como es habitual en Mercedes, tenían lugar de forma casi imperceptible. Sin embargo, en el caso del GT se han atrevido no solo a hacerlos un más instantáneos, sino a que en modo manual resulten notablemente más duros. Para el desarrollador jefe Tobias Moers se trata de un aspecto muy importante que hace del SLS GT un deportivo aún más emocional y que permite disfrutar de su deportividad de forma aún más cercana.

... resulta claramente más

Seamos sinceros, incluso la capacidad que pueda exhibir el propietario del SLS con algún que otro curso de pilotaje en su haber seguro que se quedará corta ante las infinitas posibilidades de su deportivo. Esa centésima de segundo que en teoría podría perder con la ligera pérdida de adherencia derivada de su cambio ahora más duro resulta para él menos importante que el placer que experimenta al poder corregir con una sonrisa una zaga algo nerviosa.

Al límite

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz SLS AMG GTA decir verdad, las condiciones de prueba en el circuito de Hockenheim no podían ser mejores para poder experimentar la locura del deporte del motor en un automóvil de serie. Con temperaturas claramente por debajo de los diez grados simplemente faltaba tiempo material para que las gomas y al asfalto adquirieran suficiente adherencia. Esto permitió al SLS GT demostrar de forma más evidente su sensación de controlabilidad, sobre todo a partir del vértice de la curva en adelante, donde el conductor debe tocar el acelerador con sumo cuidado para aumentar al máximo la aceleración y reducir al mínimo el índice de guiñada.

Mejores prestaciones

En el GT el V8 de régimen elevado puede respirar de forma algo más libre, lo que mejora sensiblemente su respuesta. En este caso tampoco son los 20 CV los que cuentan, sino la forma de convertir ese plus de potencia. Lo mismo ocurre con el tren de rodaje. Incluso en su configuración básica el comportamiento de la suspensión y los amortiguadores resulta claramente más rígido, el modo confort se ha eliminado y sustituido por un modo Sport+ (excelente para el circuito de Hockenheim), mientras que para la carretera (y la variante norte) sigue existiendo el modo Sport.

Belleza

Galería: Primer contacto Mercedes-Benz SLS AMG GTY puesto que el SLS no deja de ser un Mercedes en el GT tampoco puede faltar confort y algo de suntuosidad, motivo por el cual existen nuevas opciones de piel con un excelente pespunteado de rombos (alrededor de 6.000 euros) y un sistema de audio de Bang&Olufsen con una potencia de 1.000 W (más de 7.000 euros). Hay que reconocer que en la pista ninguna de estas dos cosas resulta muy importante, aunque de camino a casa sí y ambas conjugan a la perfección la deportividad de este automóvil con su exclusividad.

Conclusión

Un suplemento de 20.000 euros por 20 CV más parece un mal negocio, máxime cuando en términos estéticos el GT es prácticamente idéntico al SLS normal. Sin embargo, esto a su conductor le importa un pimiento, ya que sabe que en sus manos tendrá al SLS más deportivo, potente y puro de la gama. El AMG SLS GT disponible por alrededor de 221.000 euros se sitúa realmente a un nivel extraordinario.
Y para completarla gama también está disponible la versión Black Series.
P.D.: Sí, para los paseos por la ciudad y las escapadas a la terraza más cercana  también está disponible en versión descapotable.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.