Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Mini Countryman

Primer contacto: Mini Countryman

Superación absoluta

29.07.2010

Existe un MINI con cuatro puertas y con tracción a las cuatro ruedas, lo prometemos. Ni nosotros nos hemos vuelto locos ni en la marca MINI han perdido el juicio. Existe de verdad. El Countryman, que de un primer vistazo podría ser tachado de intruso por los más puristas, ha sido creado con la intención de eliminar todos los prejuicios que existían por parte de los detractores de la marca, de aquellos que siempre dan prioridad a la amplitud, a la comodidad y a tener cierta libertad a la hora de salir del asfalto. Ahora ya es suficientemente amplio, estéticamente fuerte y, por suerte, conserva casi todas las características dinámicas que siempre han definido a estos coches…

Que el cuarto modelo de MINI supere los 4 metros de longitud, cuente con 4 puertas, tenga 4 plazas como opción y su sistema de tracción integral se denomine ALL4 puede resultar una broma de mal gusto para aquellos que siempre han querido respetar al máximo posible los patrones de los clásicos modelos de los años 60.  Pero, lamentablemente, no les queda más remedio que asumirlo, porque ya se ha convertido en una realidad. Nuevos y abundantes clientes llegarán a esta marca a partir del mes de septiembre, fecha en la que comenzarán a entregarse las primeras unidades. El más barato cuesta 20.800 euros…

Galería: Primer contacto Mini CountrymanMás fácil y cómodo

La sensación dentro de un MINI siempre ha sido tan característica que en principio cuesta renunciar a la posición de conducción baja, a retorcerse para entrar en el habitáculo y a contar con una suspensión rígida y deportiva que castigue tu espalda a cada irregularidad del asfalto. Sin embargo, subir en el nuevo Countryman es mucho más fácil y cómodo gracias a los 40 cm extras de longitud (con los que llega hasta los 4,10 metros) y a la nueva distancia entre ejes, que añade los 13 centímetros necesarios para que viajar detrás y poder mover al menos las piernas no sea incompatible. El ancho también se ha mejorado, y gracias a que MINI ofrece la posibilidad de instalar dos plazas independientes detrás, se podrá viajar muy cómodamente.

Galería: Primer contacto Mini CountrymanEstas mejoras técnicas a nivel de habitabilidad van además acompañadas del correspondiente refuerzo estético que cualquier “crossover” merece. A simple vista, las novedades principales son un diseño del techo mucho más marcado, los pasos de rueda más prominentes y amplios, así como el nuevo abultamiento del capó que otorga algo más de robustez al conjunto mientras cumple las funciones de seguridad correspondientes en caso de atropello a un peatón.  Por último, tanto la calandra (que es más amplia) como los faros delanteros son de nueva factura.

MINI tampoco ha roto la tradición en cuanto a la personalización del vehículo y dará al cliente del Countryman la posibilidad de perderse en un mar de combinaciones de colores, llantas (de hasta 19”), accesorios y adhesivos para la carrocería.

Un raíl central

Galería: Primer contacto Mini CountrymanEn MINI se han sacado de la manga algo muy útil y práctico que es de agradecer cuando los centímetros de espacio en un habitáculo valen más que el oro. El Centre Rail consiste en un carril estrecho situado entre asientos en el que se pueden instalar accesorios prácticos como ceniceros, porta-cds, soportes para dispositivos como iPod, portabotellas, etc.  Si nuestro Countryman es de cuatro plazas, éste puede ser configurado como carril único a lo largo de todo el habitáculo o como dos carriles independientes para cada fila de asientos. Si, por el contrario, necesitamos la banqueta completa detrás, el Centre Rail sólo estará disponible para el conductor y copiloto. La mejor noticia de todas es que se instala de serie en cualquier configuración y no supone un coste adicional. Los accesorios, todavía pendientes de conocer sus precios, sí se pagarán aparte.

Es altamente recomendable hacerse con un Countryman de cuatro plazas no sólo por disfrutar del Centre Rail, sino porque, aunque hayan cambiado las dimensiones, la plaza central trasera sigue siendo totalmente inútil. Además, la mejor cualidad de los asientos traseros es que son regulables tanto en el respaldo como longitudinalmente, consiguiendo hasta 30 centímetros en espacio para las piernas.  Esto es algo totalmente infrecuente en un modelo compacto y, por tanto, una de las cosas que nos han convencido por completo.

Galería: Primer contacto Mini Countryman350 litros

Y es que tener una banqueta trasera deslizable 13 centímetros redunda en un mayor espacio para el maletero. Si en la posición inicial se consiguen 350 litros, con los asientos adelantados el volumen sube hasta los 450 y, al abatirse, hasta los 1.170 litros. Para hacernos una idea, es la misma capacidad que ofrece un Volkswagen Golf y más de la que ofrece un BMW Serie 1. Por tanto, hablamos de espacio de verdad, ya que un MINI de tres puertas sólo llega hasta los 680 litros en su configuración máxima y un Clubman apenas supera los 900 litros.

Entre los trucos para ganar espacio, el Countryman ofrece un generoso doble fondo bajo el piso del maletero debido a que no lleva rueda de repuesto, sino un simple kit reparapinchazos y unos neumáticos Runflat. Por tanto se pueden esconder pequeños objetos y además hay ganchos para colgar rápidamente bolsas en el día a día. El problema es que, en la configuración de cuatro plazas, el habitáculo y el maletero no van separados por ninguna tapa o cortinilla. El sistema de abatimiento, si elegimos cinco plazas, es de forma 40/20/40.

Galería: Primer contacto Mini CountrymanCinco motores, dos con tracción ALL4

La gama de motorizaciones estará compuesta por tres versiones de gasolina y dos diesel, éstas últimas de origen BMW - no PSA como hasta ahora – y procedentes del Serie 1 y Serie 3. Así, tanto el One D (90 cv) como el Cooper D (112 cv) figuran como los más ahorradores y limpios de la gama, con un consumo en ambos casos establecido en los 4,4 litros y unas emisiones inferiores a los 120 gramos de CO2, con lo que quedan libres del impuesto de matriculación. Por otra parte, las versiones de gasolina – One, Cooper y Cooper S- ofrecen 98, 122 y 184 cv de potencia con consumos que no superan los 6,4 litros siempre y cuando no se equipe la tracción total.

Así, sólo las versiones más potentes (Cooper D y Cooper S) podrán equipar el sistema de tracción ALL4, que encarece unos 2.000 euros el precio final del vehículo y que suben el consumo mixto alrededor de medio litro. Este sistema, que consta de un embrague electromagnético que actúa según las órdenes del control de estabilidad y del resto de sensores electrónicos, es capaz de repartir el par desde un 50-50 hasta un 100-0 en los casos en que fuera necesario. No es un sistema puramente “offroad”, con lo que se aprovechará mucho mejor en carreteras de curvas muy cerradas y en casos en los que sea necesario controlar un subviraje.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Mini Countryman   Mini Countryman
Versión   One   Cooper
Especificaciones        
Longitud/anchura/altura (mm)   4.097 / 1.789 / 1.561   4.097 / 1.789 / 1.561
Distancia entre ejes  (mm)   2.595   2.595
Diámetro de giro (m)   11,6   11,6
Peso (kg)   1.340   1.340
Volumen del maletero (l)   350 - 1.170   350 - 1.170
Neumáticos   205/60 R16   205/60 R16
Motor        
Cilindrada (cc)   1.598 / 4 en línea   1.598 / 4 en línea
Potencia (cv)   98   122
Par máximo (Nm/rpm)   153 / 3.000   160 / 4.250
Tracción   Delantera   Delantera
Transmisión   Manual, 6 vel   Manual, 6 vel
Consumo        
Combustible   Gasolina   Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   6   6
Emisiones CO2 (gr/km)   149 / Euro 5   149 / Euro 5
Consumo durante test (l/100km)        
Características        
Aceleración 0-100 km/h (s)   11,9   10,5
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.   N.D.
Capacidad depósito (l)   N.D.   N.D.
Velocidad máxima   173   190
Precio (sin extras)        
Euros   20.800   23.700
 
Más datos
Menos datos
 

Todas las versiones del Countryman cuentan con medidas para ahorrar combustible, como indicador de cambio de marcha, neumáticos de baja resistencia, dirección eléctrica y sistema Start/Stop. Hay una novedad importante relacionada con el dispositivo de parada y arranque automático, y es que el vano motor tiene un aislamiento especial que provoca un enfriamiento más lento del motor. Al mantener la temperatura durante más tiempo, se consumirá menos al volver a arrancarlo y la mecánica no sufrirá tanto.

En cuanto a las transmisiones, MINI tiene previsto vender casi todas las unidades con cambio manual de seis velocidades, que es de serie para todas las versiones, aunque en un futuro se irán introduciendo cajas automáticas para toda la gama.

Al volante

Durante la presentación pudimos realizar dos recorridos con dos versiones diferentes. La primera, con el Cooper, fue de unos 180 kilómetros por carreteras de doble sentido, bastante sinuosas y en las que no buscábamos ahorro y realizamos multitud de adelantamientos. El consumo que marcó el ordenador de a bordo fue de 7,4 litros, una cifra muy razonable en esas condiciones.

Galería: Primer contacto Mini CountrymanLo más llamativo del Countryman es lo cómoda que resulta la suspensión – que sigue teniendo ese punto de firmeza característico - y lo bien que conserva la precisión de la dirección (directa, cómoda y que exige pocas correcciones aunque vayas muy rápido).  No obstante, los 200 kilos de sobrepeso se acusan rápidamente en las versiones menos potentes, obligando al conductor a un trabajo excesivo con el cambio y a llevar el motor más revolucionado de lo normal. En el caso del Cooper Countryman, el sprint hasta los 100 supone un segundo y medio más que en la versión de tres puertas.  Por su parte, el Cooper D ALL4 pudimos probarlo en un corto circuito “offroad” preparado por la marca. Fundamentalmente, esta prueba sirvió para comprobar que la altura libre al suelo (15 cm) es suficiente al superar obstáculos de dificultad leve.

Desde 20.800 euros

Galería: Primer contacto Mini CountrymanLos modelos más asequibles de la gama Countryman son el One (20.800 euros) y el One D (22.200 euros). De serie ya se incluye en estas versiones el control de estabilidad, seis airbags, aire acondicionado o radio CD con 6 altavoces. Desde estas versiones básicas ya se puede instalar el sistema de sonido Harman Kardon de 10 altavoces (870 euros), navegación Business (1.800 euros) o tapicerías de cuero (a partir de 1.400 euros).

En el polo opuesto, los modelos más costosos son el Cooper D y el Cooper S, equipados con tracción total, que rondan los 27.000 y los 31.000 euros respectivamente. Puesto a sumar extras, y si añadimos una transmisión automática al Cooper S ALL4, la cuenta final se acercará sin problemas a los 40.000 euros.

La novedad más importante a nivel de equipamiento es la incorporación del MINI Connected, una plataforma creada en conjunto con Apple para ofrecer conexión directa a radios digitales, buscadores como Google o redes sociales como Twitter o Facebook. En un principio, este sistema (aprox. 1500 euros) irá obligatoriamente asociado a un iPhone, aunque los planes de la marca es que pueda realizar en un futuro conexiones de forma independiente.

Resumen

Es un terreno prácticamente virgen para casi todas las marcas, donde sólo excepciones como el Suzuki SX4 o el Nissan Juke podrían pasar como las únicas alternativas a este todocamino de pequeño tamaño. Sin embargo, el precio exigido por MINI es muy superior al de la competencia, por lo que no hablamos en ningún caso de los mismos clientes.  

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.