Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Opel Adam

Primer contacto: Opel Adam

Toda una declaración de guerra

22.11.2012

Con los nuevos modelos de automóviles suele ocurrir que su presentación se centra exclusivamente en las innovaciones relativas al motor, el chasis o la seguridad. Sin embargo, este no es el caso del nuevo Opel Adam, cuyo objetivo es más bien llamar la atención con un diseño fresco y una inmensa variedad de opciones cromáticas y de personalización. Sumado a una nueva plataforma multimedia, este pequeño y atrevido utilitario pretende conquistar círculos de clientes nuevos y más jóvenes y –ya de paso– mejorar la imagen algo desvirtuada de Opel.

El Adam tiene un aspecto insolentemente nuevo y para tratarse de un Opel se presenta con una carrocería sorprendentemente emocional. Algunos detalles nos recuerdan al Fiat 500 o al Mini, aunque en conjunto este dos puertas de faros rasgados y aspecto algo masculino tiene una presencia independiente y llamativa. Durante el Salón Internacional de Lisboa muchos de los visitantes reaccionaron con entusiasmo ante el Adam.

El pequeño de la casa alemana llama la atención sobre todo por sus expresivos colores, que además se pueden combinar con multitud de detalles. En el momento de su lanzamiento al mercado el futuro propietario tendrá la posibilidad de elegir entre doce pinturas distintas, además de tres colores diferentes para el techo. Otros adornos exteriores, una amplia selección de llantas y clips de plástico de colores chillones para las ruedas hacen que prácticamente todos los Adams sean ejemplares únicos, que pueden resultar tanto elegantes como estridentes. Aunque hay que tener cuidado a la hora de configurar nuestro Adam, ya que algunas combinaciones podrían ir más allá del buen gusto.

Todo es posible

Galería: Primer contacto Opel AdamUna vez en el habitáculo el cliente también se encontrará ante el siguiente gran dilema. Además de la versión básica sin nombre están los paquetes de equipamiento Jam, Glam y Slam, cada uno de los cuales responderá a gustos diferentes. Además, el interior se pueden personalizar con curiosas decoraciones para el techo, aplicaciones de plástico que causan una excelente impresión o tapicerías con adornos chillones. Y lo mejor de todo es que si uno se cansa de un color simplemente puede encargar uno nuevo y de esta forma renovar el habitáculo incluso años después de la compra del Adam.

Galería: Primer contacto Opel AdamSin embargo, este utilitario no solo se caracteriza por el juego cromático, sino que además se trata de un verdadero coche para el día a día. Así, los ocupantes de las plazas delanteras se encontrarán con una amplia oferta de espacio, los elementos de control se encuentran perfectamente organizados y el puesto de conducción es funcional, moderno y ordenado. En cambio, en la parte trasera el espacio es más bien escaso y su maletero de 170 litros de capacidad es un pozo profundo y estrecho que gracias a su banco trasero abatible al menos se puede ampliar hasta los 600 litros. Aunque para solteros y parejas resulta siempre suficiente.

Sensación de Rolls-Royce

Gracias a la multitud de extras de confort opcionales el futuro propietario o propietaria podrá mejorar el Adam con algunos detalles de lujo. Una de las características literalmente estelares son las luces LED integradas en el techo y que ya en el Rolls-Royce Phantom crean un maravilloso cielo estrellado. El volante calefactable o las tapicerías en piel disponibles también en un gran número de versiones cromáticas otorgan al Adam un toque adicional de nobleza.

Galería: Primer contacto Opel AdamSin embargo, la prestación más impresionante es quizá el nuevo sistema multimedia Intellilink. Por un suplemento de tan solo 300 euros se puede disfrutar de una pantalla táctil de alta resolución situada en la consola central que integra de forma inteligente las opciones de los smartphones. Independientemente de si tenemos un iPhone o un teléfono con sistema Android, estos pequeños ordenadores trasladan muchas de sus capacidades a la pantalla de 7 pulgadas del Adam. De esta forma podemos, por ejemplo, consultar la ruta hasta nuestro próximo destino con la ayuda de la aplicación de navegación BringGo (40 euros) asistida por satélites GPS. La música o los archivos de vídeo almacenados en el móvil se pueden reproducir con una excelente calidad de sonido gracias al sistema de audio Infinity opcional, e incluso podemos escuchar la radio en Internet. El único inconveniente es que sin un smartphone no hay nada que hacer.

Suficiente

Galería: Primer contacto Opel AdamY sin motor por supuesto que tampoco. Aunque en este aspecto Opel ha preferido no arriesgar. Los tres motores de aspiración de 70, 87 y 100 CV son viejos conocidos y no son célebres ni por su eficiencia ni por su propulsión. Sin embargo, el gasolina de 1,4 litros de cilindrada y 87 CV de potencia logró sorprendernos positivamente. Con él, el Adam de 1.135 kg de peso resulta incluso rápido saliendo desde parado. Sin embargo, al ir subiendo de marchas este cuatro cilindros se queda sin aliento y una vez alcanzada la quinta y última marcha la progresión en autopista no resulta especialmente excitante. Sobre el papel el Adam acelera de 0 a 100 km/h en 12,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 176 km/h.

Parece que Opel se tomará con calma el tema de los motores turbo con reducción de cilindrada tan de moda en estos momentos. Seguramente no será hasta después un año de su lanzamiento al mercado –previsto para enero de 2013– cuando Opel amplíe la gama de motorizaciones con un tres cilindros de respiración forzada que gracias un gran par motor también ofrecerá una mayor agilidad y rapidez y, además, podría destacar con un consumo homologado más comedido. Sin embargo, normalmente los motores turbo más pequeños aumentan considerablemente su consumo en la vida real y el turbocompresor no es más que otro componente que se puede estropear. En este sentido, el motor de aspiración clásico sería una opción bastante razonable. Tras la prueba de conducción el ordenador de a bordo de nuestro Adam equipado con la mecánica de gasolina de 1,4 litros y sistema automático de parada y arranque registraba un consumo de 8 litros.

Alegre, pero nervioso

Galería: Primer contacto Opel AdamPor nuestra parte, el tren de rodaje de nuestra unidad de prueba no supera la calificación de regular. En combinación con las llantas de 17 pulgadas el eje trasero mostró una tendencia bastante molesta a rebotar al rodar por encima de grandes baches. Por el contrario, la subestructura absorbe realmente bien las irregularidades más pequeñas del piso, lo que permite al Adam ofrecer una buena respuesta dinámica. A pesar de que su dirección suave proporciona una respuesta más bien blanda y el punto de frenada resulta algo impreciso, el pequeño de los Opel permite trazar curvas de forma bastante rápida y sencilla. Aunque no es ningún portento como los Mini, el Adam se mostró ágil y alegre durante la prueba de conducción.

Si bien pertenece al segmento A, en términos de precio el Adam se encuentra por encima del nivel que solemos encontrar en esta categoría. La versión básica relativamente escasa en complementos y con una potencia de 69 CV cuesta 11.500 euros, mientras que si elegimos un equipamiento algo más amplio y la mecánica de 87 CV el precio rondará los 16.000-18.000 euros. Un precio realmente atrevido si lo comparamos con el de algunos competidores como el Fiat 500, el Mini o el Audi A1, aunque se trata de una oferta totalmente competitiva.

Conclusión

El pequeño segmento de los Minis estilosos cuenta con un nuevo y refrescante miembro que sin ningún tipo de reminiscencia retro tiene madera para convertirse en un urbanita de culto. Junto con algunos detalles extravagantes tanto para el exterior como para el interior y algunas buenas soluciones de confort, el Opel Adam atraerá a clientes jóvenes y no precisamente los afines a Opel que quieren algo más que un medio de transporte de masas, aunque para ello tengan que rascarse más a fondo el bolsillo. Quizá con él Opel haya lanzado el modelo correcto en el momento adecuado.

El Adam destaca especialmente por su nuevo sistema multimedia Intellilink, que en combinación con un smartphone se convierte en una unidad multiuso, aunque su sobreprecio sea de tan solo 300 euros. De esta forma, por un precio muy moderado los usuarios de smartphones podrán disfrutar de muchas funciones dentro del coche.

El Adam se equipará de momento con motores de gasolina probados, aunque no especialmente innovadores. La mecánica intermedia de 87 CV quizá no llegue a entusiasmar con su propulsión, aunque resulta más que suficiente en el plano de la dinámica longitudinal. En este sentido no tendremos que esperar a la llegada de los nuevos gasolina turbo con reducción de cilindrada para hacernos con un Adam, sino que ya se podemos disfrutar tranquilamente de este simpático «enano».

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.