Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Opel Mokka

Primer contacto: Opel Mokka

El pionero

25.10.2012

Opel se dispone a poner pie en el mercado de los SUV de dimensiones reducidas, un segmento escasamente poblado integrado por modelos como el Mini Countryman, el Skoda Yeti o Nissan Juke. Al igual que la mayoría de los todoterrenos de nueva generación, el Opel Mokka no está pensado para el campo, pero sí para ponerles las cosas difíciles a los pocos oponentes de su segmento. Además, su objetivo es –junto con el nuevo utilitario Adam– allanar el camino a Opel para un mejor futuro.

Galería: Primer contacto Opel MokkaSankt Peter-Ording, población situada cerca del Mar del Norte, es el emplazamiento elegido por Opel para la presentación del nuevo Mokka, y durante la conferencia de prensa nos anuncian que la ruta de prueba que nos llevará de Hamburgo a Frisia Oriental está hecha casi a medida del pequeño SUV: autopistas, carreteras nacionales y carreteras de costa. Cabe la duda si cualquier otro coche podría hacerlo igual de bien.

La nueva apuesta procedente de Rüsselsheim resulta destacable en el sentido de que gracias a su tracción integral, a una buena distancia al suelo y a su sistema de control de velocidad en descenso de serie seguro que también es capaz de causar una buena impresión en campo abierto. Sin embargo, los terrenos escarpados seguirán siendo un mero pasatiempo para este Opel, ya que –según valora el departamento de marketing– tan solo un tanto por ciento muy bajo de los compradores abandonará en algún momento las carreteras asfaltadas y entre ellos de nuevo un porcentaje muy escaso lo hará de forma habitual.

Adaptado a la carretera

Galería: Primer contacto Opel MokkaPor lo tanto, resulta obvio que a la hora de configurar el Mokka los ingenieros tuvieron mucho más en cuenta su idoneidad para la carretera. De esta forma ha sido posible eliminar las malas costumbres típicas de los vehículos más elevados. Así, el Mokka no tiende a inclinarse de forma exagerada al trazar curvas a velocidad elevada ni tampoco destaca por una dirección imprecisa. Todo lo contrario, este pequeño todocamino se mantiene bien asentado en la carretera y permite maniobrar de forma sumamente precisa.

Con apenas 4,30 metros de longitud el nuevo SUV de Opel es bastante más largo que el Corsa, aunque estéticamente recuerda en gran medida al pequeño utilitario. Y, sin embargo, el Mokka producido en una fábrica de GM situada en la ciudad surcoreana de Incheon no tiene nada que ver con el Corsa fabricado en Eisenach, ya que el primero utiliza diferentes componentes estructurales de la casa Opel. El sistema de frenos, por ejemplo, procede del Zafira y la suspensión del Meriva. Solo la dirección asistida eléctrica está relacionada con la del Corsa, aunque ambos sistemas no se pueden intercambiar aleatoriamente, según nos asegura el ingeniero jefe Rainer Bachen.

Salpicadero típico de Opel y mucho espacio

Galería: Primer contacto Opel MokkaY si en el plano técnico existen pocas similitudes,  ya en el interior en el estético ocurre algo parecido.  A pesar de que el salpicadero no presenta los detalles típicos del Corsa, la consola central aparece llena de componentes conocidos de Opel, incluido el paisaje algo confuso de botones con los que se puede manejar un sistema de radio y navegación algo anticuado. Los instrumentos tampoco serán desconocidos para los conductores de Opel. Lo más innovador son los numerosos espacios portaobjetos entre los que se encuentran dos guanteras, varios compartimentos en las puertas y un gran hueco tras la palanca de cambios. Sin embargo, Opel prescinde de un freno de estacionamiento eléctrico, en sustitución de la enorme palanca situada en el túnel central, que podría proporcionar aún más espacio de almacenamiento.

Pero en el Mokka no solo se pueden almacenar muchos objetos, sino que los pasajeros también gozarán de un amplio espacio, incluso en el banco trasero abatible en la proporción 40:60. No obstante, y a pesar de que los SUV se suelen comprar por su elevada posición de conducción, los asientos del Mokka están montados en una posición demasiado alta. A pesar de todo, los propios asientos resultan cómodos y ofrecen una buena sujeción lateral. Para el equipaje el Opel Mokka tiene disponible un espacio de carga de entre 356 y 1.372 litros y los que suelen llevar consigo la bicicleta se alegrarán de saber que también se puede encargar el sistema FlexFix compuesto por un soporte integrado en el paragolpes trasero que se despliega como si de un cajón se tratase y con capacidad para un total de tres bicis.

Solo una motorización para el equipamiento básico

Galería: Primer contacto Opel MokkaY de que el Mokka totalmente cargado llegue de forma rápida a su destino se encarga en la actualidad su propulsor de 115 CV. La motorización básica es un gasolina de 1,6 litros con la antedicha potencia que, no obstante, no estaba disponible en el momento de la prueba. Sin embargo, sus 155 Nm de par motor prometen una escasa progresión, algo que se refleja en un tiempo de aceleración de 12,5 segundos. En cualquier caso, parece que solo el 10% de los compradores se terminará decantando por el gasolina de acceso disponible exclusivamente con tracción delantera, de forma que esta oferta sirve más bien para poder reducir el precio hasta los 18.990 euros.

Con los otros dos propulsores el precio básico es 4.500 euros superior, aunque en ambos casos se entregan con un nivel de equipamiento más elevado. Por un lado tenemos el gasolina turbo de 1,4 litros de cilindrada, 140 CV de potencia y un par motor de 200 Nm que destaca por el desarrollo homogéneo –aunque no demasiado potente– de su fuerza y por un consumo no demasiado eficiente de 6,4 litros a los 100 kilómetros. Por otro lado hay también disponible un diésel que de 1,7 litros de cubicaje obtiene 130 CV y 300 Nm de par motor que garantizan una vigorosa progresión y un empuje perceptible del turbo, aunque siempre acompañado de un enérgico ronroneo. Con 4,5 litros de consumo de combustible la mecánica diésel resulta bastante eficiente y en conducción por carretera es incluso capaz de mantener más o menos esta cifra.

Tracción integral sin cambio automático

Si bien el gasolina turbo se comercializa de forma exclusiva con tracción integral, para el diésel Opel ofrece opcionalmente la tracción total o a dos ruedas. No obstante, el segundo eje propulsado aumenta no solo la seguridad y la dinámica en marcha, sino también el consumo –aunque solo sea en 0,4 litros. Con tan solo 65 kg de peso, la tracción integral con embrague de discos múltiples de regulación eléctrica resulta bastante ligera. Y, según las necesidades, la distribución de la fuerza oscila entre paritaria y una tracción delantera pura y eficiente; solo al arrancar el Mokka lo hace en modo 4WD.

El diésel 2WD es por otra parte el único motor que se puede asociar a un cambio automático de seis velocidades (1.300 euros). De esta forma, a excepción del gasolina de cinco marchas, el Mokka cuenta siempre con un suave cambio manual de seis relaciones. Todos los modelos manuales disponen de serie de un sistema de parada y arranque, aunque el diésel lleva a cabo este proceso acompañado de una fuerte sacudida. En cambio en el gasolina el sistema funciona a la perfección.

Muchos extras bonitos

Galería: Primer contacto Opel MokkaAunque la versión básica disponible solo con el 1.6 es bastante amplia e incluye programador de velocidad, aire acondicionado, elevalunas eléctrico delantero, asiento del conductor regulable en altura, ocho airbags y sistema de arranque en pendiente y de control de velocidad en descenso, la mayoría de las virguerías de equipamiento no están disponibles. En cambio si el comprador se decanta por la versión intermedia –de serie en el 1.4 Turbo o el 1.7 CDTI– podrá encargar algunos extras de confort como los faros bixenón (1.200 euros), el ya mencionado portabicicletas (590 euros), tapicería en piel (1.880 euros), asientos ergonómicos especiales (390 euros), una cámara de visión trasera o la cámara delantera (700 euros).

Esta cámara situada en el parabrisas ofrece, además de una función de reconocimiento de señales de tráfico, una función de prevención de colisiones y un avisador de cambio involuntario de carril. Sin embargo, ésta no está asociada a la dirección, por lo que ésta última no interviene cuando el coche amaga con desviarse de la trayectoria marcada. El paquete «Electro» (480 euros) –muy recomendable– tampoco está disponible para la versión básica, aunque contiene sensores de aparcamiento delanteros y traseros y una práctica toma de corriente de 230 V en la parte trasera para enchufes con toma de tierra convencionales. E incluso el paquete de invierno (320 euros), que incorpora asientos calefactados y un volante calefactado poco habitual en esta categoría de vehículos, también está disponible solo a partir de la segunda línea de equipamiento.

Conclusión

Todavía está por ver si la aventura de este pequeño SUV tiene éxito o no, pero las perspectivas del Mokka son muy alentadoras. Por lo menos en Alemania la casa cuenta ya con unos 10.000 pedidos anticipados y parece evidente que los clientes han tomado una buena decisión. El Mokka ofrece abundante espacio, un buen chasis y dos motores turbo de excelente funcionamiento y buenas maneras. Para los que el sonoro diésel no resulte demasiado ruidoso el 1.7 CDTI constituye la variante de mejor progresión y más eficiente, aunque a su vez el 1.4 de gasolina destaca por un desarrollo sumamente homogéneo de la fuerza y por su suavidad de marcha.

Si bien la tracción integral resulta muy útil en campo abierto, ésta sirve principalmente para mejorar la seguridad y la dinámica en marcha. Lástima que la tracción a las cuatro ruedas no se pueda combinar con el cambio automático. Por otra parte el Mokka se puede equipar con multitud de extras orientados al confort entre los que el volante calefactado, la luz bixenón adaptativa y el excepcional portabicicletas son solo algunos ejemplos. Sin embargo, este pequeño SUV es capaz de alcanzar rápidamente la marca de los 30.000 euros, de forma que no resultaría más económico que su oponente más directo: el Skoda Yeti. Además, como casi todos los modelos de Opel el Mokka deberá mantener el tipo ante la competencia interna de Chevrolet que en breve sacará al mercado un pequeño SUV que atenderá al nombre de Trax. Solo cabe esperar que el aroma a café (moca, se entiende) sea suficientemente tentador.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.