Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Porsche 911 Turbo

Primer contacto: Porsche 911 Turbo

De pura raza

03.09.2013

50 años de 911 y  40 años de 911 Turbo, nada más y nada menos. 2013 es un año de importantes aniversarios para este  icónico deportivo alemán, razón suficiente para que Porsche  haya introducido un gran paquete de mejoras que, según el jefe de Porsche Matthias Müller , convierten a este deportivo por excelencia en algo todavía superior. Dada la orquestada y fascinante ingeniería que se ha aplicado en este nuevo modelo, los clientes adinerados estarán felices de pagar el altísimo precio que cuesta esta máquina tan brutal y a la vez precisa.

Porsche es un fenómeno en la industria del automóvil  porque, de un tiempo a esta parte, sólo se ha dibujado una tendencia en sus resultados, y ha sido hacia arriba. En 2013, esta empresa conseguirá de nuevo mejores números en ventas y ganancias a pesar de la galopante crisis económica. Sus números resultan tan impresionantes como la historia del 911 Turbo, cuyos 40 años han dado para escribir varios libros relativos a la conducción deportiva.

Pero vayamos entrando en materia. El último 911 Turbo cuenta con un motor de inyección directa de 3.8 litros y 520 caballos de fuerza, mientras que la versión Turbo S eleva su potencia hasta los 560 cv. El par motor de este último puede llegar, gracias a una nueva función overboost, hasta unos descomunales 750 Nm. A cambio, el tiempo de sprint se reduce a 3,1 segundos en el caso del Turbo S y a 3,2 segundos en el caso de la versión convencional, mientras las velocidades puntas ofrecen valores de 318 y 315 km/h respectivamente. Auténticamente salvaje.

Emociones fuertes

Estos valores fabulosos son precisamente lo que sus clientes necesitan para su vida cotidiana. ¿Cotidiana ?. En cierto modo, sí, ya que, aunque el 911 Turbo puede competir con los coches de carreras más radicales, es a la vez sorprendentemente tranquilo y fácil de controlar en todas las situaciones. Ni que decir tiene que  la suspensión trae un cierto nivel de firmeza, pero por lo demás puede ser muy educado y mostrarse indiferente ante el nivel de conducción de su propietario. Sólo le hará sudar cuando él lo pida.

Galería: Primer contacto Porsche 911 TurboSin embargo, este coche ha sido creado para dar a su propietario emociones fuertes. Y a por ellas vamos. En la consola central presionamos primero la tecla SPORT PLUS  para conseguir un ajuste más estricto y dinámico de todos los sistemas del vehículo. Colocamos la palanca de la transmisión de doble embrague de siete velocidades en la posición D, el pie izquierdo en el freno  mientras el derecho va presionando lentamente el acelerador. Al alcanzar un nivel de revoluciones determinado, sólo debemos soltar el freno para conseguir que una aceleración brutal nos impulse hacia adelante tan rápido que no podamos pensar en nada más que en sujetar el volante lo más fuerte posible.

En los primeros metros , los músculos del cuello se contraen involuntariamente y hemos de hacer bastante fuerza para mantener una postura sin arrugarnos. Dependiendo del terreno podremos escuchar cortos chirridos procedentes de las gomas mientras la transmisión DKG trabaja con una suavidad y progresión que cuesta trabajo explicarse. Esta descarga masiva de energía se consigue, aparte de las transmisiones automáticas , gracias a un control de tracción específico, así como un diferencial de deslizamiento limitado. Gracias a esta función ‘Launch Control’ los propietarios del 911 Turbo cuentan con el juguete perfecto para disfrutar los domingos en cualquier circuito.

Nueva tracción a las cuatro ruedas

Galería: Primer contacto Porsche 911 TurboUna de las cosas más llamativas es la nueva tracción a las cuatro ruedas, denominada PTM, que distribuye la fuerza entre ambos ejes gracias a un embrague multidisco de gestión electrónica que está refrigerado por agua. Gracias a esta nueva tecnología se puede hacer llegar más fuerza a las ruedas delanteras que en la versión anterior, consiguiendo un mayor equilibrio entre ejes.

En la carretera, experimentar con este impresionante deportivo recuerda a todo lo que se puede conseguir con una  moto de gran cilindrada. Se puede adelantar siempre y en todas partes en un abrir y cerrar de ojos. No hace falta más que echar un vistazo por el espejo, dar un pequeño golpe de gas y otro obstáculo se alejará rápidamente a través del espejo retrovisor.

De ensueño

Galería: Primer contacto Porsche 911 TurboEl 911 ofrece una conducción de ensueño especialmente cuando hay curvas por delante y no hay vehículos a los que podamos molestar. Inconscientemente nos sentiremos a bordo de cualquier 911, pero es al salir de cada curva cuando se pone de manifiesto la absoluta superioridad del Turbo. El chasis apenas se tambalea, no cede ni un milímetro a ojos de su conductor, y la dirección reproduce con una perfección fastuosa cualquier orden procedente de nuestras manos. Aunque esté feo decirlo, los únicos problemas vendrán dados por las normas de tráfico.

Un prodigio en eficiencia

Galería: Primer contacto Porsche 911 TurboPorsche tiene esta región de Westfalia Oriental como un centro habitual para invitar a los periodistas a sacar algunas impresiones sobre sus nuevos vehículos. Bilster es una montaña convertida en parque de atracciones por todo aquel que disfrute de un coche deportivo, pero al mismo tiempo es una trampa para ratones ya que algunas zonas han de atravesarse con un nivel de conducción muy alto. Algunos colegas de profesión tuvieron dificultades para mantenerse al ritmo del instructor y, más pronto que tarde, nuestro ritmo cardíaco sugiere que estamos alcanzando nuestros límites (no los del vehículo).

Disfrutando varias veces de la modalidad SPORT PLUS, el 911 Turbo apenas se resiente. Sólo el depósito de combustible, con un consumo aproximado de 30 litros, hacen caer la aguja del depósito a un ritmo sorprendentemente rápido . Sin embargo, todo es relativo, ya que sus 9,7 litros de consumo mixto suponen un ahorro de casi dos litros con respecto al modelo anterior. En una segunda ronda de conducción por carretera durante 80 kilómetros pudimos conseguir rebajar el dato de consumo hasta los 9,4 litros. Este dato, teniendo en cuenta la tracción total y los más de 500 caballos de fuerza, resulta sencillamente increíble.

Aerodinámica exclusiva

Galería: Primer contacto Porsche 911 TurboParte de la responsabilidad en el dato de consumo la tienen el modo de conducción a vela (donde se selecciona el punto muerto en algunas circunstancias para liberar el freno motor), la puesta a punto aerodinámica y el sistema start-stop. Entre las medidas aerodinámicas, destaca un alerón trasero extensible, con tres alturas posibles y un nuevo faldón delantero también con tres posiciones diferentes. En cuanto al diseño, las tomas de aire son más grandes, las aletas dejan un cuerpo más ancho y cambian algunas cosas como el sistema de escape y los faros full- LED de serie.

Dirección en las ruedas traseras

Otra de las delicias del 911 Turbo es la de contar con cuatro ruedas direccionables. Unos actuadores sobre el eje trasero pueden ajustar el ángulo de las ruedas traseras por 2,8 grados. Así, en curvas rápidas las ruedas giran en la misma dirección que las ruedas delanteras , lo que garantiza una estabilización adecuada para toda la fuerza que es capaz de desprender hacia el asfalto. A menos de 80 km/h en curvas, las ruedas traseras girarán en sentido opuesto a la dirección principal, lo que reduce el radio de giro para garantizar un nivel de maniobrabilidad similar al de los coches pequeños .

Esto y muchos otros trabajos realizados en el 911 Turbo hacen que el nivel de conducción sea todavía más perfecto. Mientras, los magníficos frenos aportan una confianza tremenda y proporcionan frenadas efectivas y fácilmente dosificables.

Galería: Primer contacto Porsche 911 TurboCaro, carísimo

El 911 Turbo es inequívocamente recomendable, pero también lo es su variante afilada ‘Turbo S’, más indicada para todo aquel que busque sensaciones a toda costa sin importar el precio a pagar. Más de 186.000 euros es el precio asignado al Turbo normal, mientras que la variante S asciende hasta los casi 224.000 euros. Por este dinero se obtienen dos 911 de aspiración natural , o incluso tres Caimán bien equipados. Cada uno de ellos ya es un deportivo sofisticado.

El que pueda pagarlo, no obstante, será capaz de asistir en primera persona a un espectáculo increíble de la fuerza que dejará boquiabierto a cualquier apasionado del motor, sea o no un piloto experimentado.

Conclusión

A pesar de descomunal dinámica, el 911 Turbo es también un vehículo que se puede utilizar muy bien en la vida cotidiana y todavía se puede conducir muy rápido de un modo sorprendentemente simple gracias a numerosos sistemas de asistencia y confort. Sin embargo, el elevadísimo precio de este Porsche de pura raza ha de ser meditado, ya que si no vamos a frecuentar circuitos o carreteras cerradas al tráfico, lo único que conseguiremos será vivir dentro de un sueño a punto de hacerse realidad o, más bien, en una pesadilla de la que nunca despertamos.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.