Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Renault ZOE

Primer contacto: Renault ZOE

La senda de la electricidad

05.04.2013

Los automóviles de propulsión eléctrica no son precisamente unos superventas. Sin embargo, Renault sigue apostando por el éxito de la idea y continúa ampliando su oferta. La casa cuenta ya con tres modelos 100% eléctricos, aunque muy pronto esta gama dará la bienvenida a un cuarto miembro. Éste se llamará Zoe y se trata, al menos en términos puramente estéticos, de una ampliación de la gama de vehículos eléctricos –compuesta por el Kangoo, el Fluence y el pequeño y divertido Twizy– orientada a estimular las ventas.

Su zaga es la mejor prueba de que este nuevo modelo de 4,09 metros de longitud, 1,73 metros de ancho y 1,56 metros de altura no quema combustible, sino que según su hoja de especificaciones consume 14,6 kW/h a los 100 km, ya que por debajo del paragolpes no asoma ningún tubo de escape. Otros indicios son la coloración azulada de los elementos cromados y luminosos, así como las iniciales ZE (zero emission) dispuestas en diversos puntos del vehículo. Estos anuncian de forma muy discreta que este cinco plazas con un precio de salida de 21.700 euros no emite ningún tipo de gas contaminante.

Mucha fuerza de tracción desde el arranque

Al incorporarse al tráfico rodado el conductor procedente de un vehículo de gasolina o gasóleo no notará ninguna diferencia importante. El motor eléctrico (para los entendidos: un motor síncrono de rotor bobinado) impulsa el Renault Zoe de 1.503 kilos de peso en 13,5 segundos hasta los 100 km/h. El hecho de que este propulsor de 88 CV desempeñe su función de forma completamente silenciosa y que tan solo el viento y las ruedas señalicen discretamente el movimiento del conjunto resulta algo irritante al principio, pero luego se convierte en un efecto secundario sumamente agradable de esta nueva técnica, y el hecho de que el automóvil disponga desde el principio de toda la fuerza de tracción –nada más y nada menos que 220 Nm– es otro argumento a favor del concepto de propulsión eléctrica.

Galería: Primer contacto Renault ZOELa oferta de espacio y el comportamiento en circulación de este cuatro puertas tampoco tienen tacha; aunque su dirección extremadamente suave y sus frenos rápidos exigen un cierto periodo de adaptación. A los pasajeros de la parte posterior les sorprenderá descubrir que disponen de la libertad de movimiento a la altura de las rodillas habitual en este segmento, pero que debido al bloque de la batería ubicado en el suelo del vehículo les resultará casi imposible colocar los pies debajo de los asientos delanteros. También podríamos criticar que por motivos de limitación de costes para ampliar el maletero el respaldo del asiento trasero se abate de una pieza y no en varias. Sin embargo, no tenemos nada que objetar al tamaño de esta parte del Zoe: entre 338 y 1.225 litros.

Sobre seguro

Por el contrario, los pasajeros viajarán igual de seguros en el Zoe que en cualquier otro automóvil moderno. Según Renault, este automóvil eléctrico ha obtenido 5 estrellas en las pruebas de choque de EuroNCAP. Al mismo tiempo los desarrolladores se han preocupado de que los componentes eléctricos y el sistema eléctrico de a bordo que funciona a 400 voltios no supongan ningún peligro en absoluto. El aislamiento de las conducciones tiene unas dimensiones generosas y los cables se han colocado de tal manera que incluso en las condiciones de uso más extremas resulta imposible que se desgasten por el roce. Los módulos de la batería ubicados en la zona ya de por sí segura, pero por precaución todavía más reforzada, situada entre los ejes se encuentran además protegidos dentro de una robusta carcasa de aluminio.

Según cuentan los ingenieros de Renault, antes de todo esto la batería fue literalmente «maltratada» ya que fue sometida al fuego, el agua y a una presión extrema, le provocaron cortocircuitos, la dejaron caer desde una gran altura y la atravesaron con una aguja. Las juntas y el sellado también se han revisado a conciencia. Entre otras cosas, los ingenieros hicieron que el Zoe recorriera a 10 km/h una balsa de agua de de 40 cm de profundidad. La batería superó todas estas pruebas y salió airosa incluso tras haber quedado sumergida bajo el agua.

Sin wall box no hay Zoe

La batería refrigerada por agua está compuesta por 192 celdas de iones de litio distribuidas en doce módulos; con la energía almacenada en ellas el nuevo Zoe alcanza una autonomía de 200 km según la normativa UE. Estamos hablando de un nuevo récord en lo que respecta a la propulsión eléctrica, aunque sumergidos en el tráfico diario –dependiendo del estilo de conducción, el perfil de los trayectos y la situación meteorológica general– éste se reduce a una autonomía real de entre 100 y 150 km, siempre según Renault. Evidentemente esto no lo convierte en un automóvil apto para largas distancias, pero sí en una alternativa interesante para aquellos que viven fuera de la ciudad y van a trabajar en coche. Y para aquellos que cuenten con un garaje, ya que el Zoe se entrega junto con una conexión a la corriente muy especial que ha de instalarse en una pared cerca del coche.

Galería: Primer contacto Renault ZOEDe acuerdo con la casa no está permitido utilizar la toma de corriente convencional de nuestra casa en lugar del punto de recarga oficial denominado «wall box». Renault es consciente de que esto reduce el círculo de clientes y las posibilidades de uso, pero a cambio aumenta la seguridad y la rapidez a la hora de realizar la recarga de la batería. Lo bueno es que el sistema de carga Camaleón patentado desarrollado expresamente para el Zoe presenta un diseño variable.  El conductor puede conectar el vehículo también en cualquier momento y sin problemas a estaciones de carga rápida públicas de las que ya existen aproximadamente 20.000 en toda Europa.

Cuanto más kilovatios suministre la línea más rápido volverá a estar disponible el Zoe. En conexiones de 43 kW el Zoe solo tendrá que estar conectado 30 minutos para alcanzar una carga del 80%, mientras que si la línea solo nos ofrece 22 kW necesita el doble de tiempo, es decir una hora, para alcanzar el mismo nivel de carga. La carga completa conectado a una estación de 11 kW dura dos horas, mientras que si conectamos un Zoe completamente descargado al punto de recarga de casa que suministra 230 voltios de corriente alterna, 16 amperios de corriente de carga y 3,7 kW de capacidad de carga, entonces tardará entre seis y nueve horas en volver a echar a rodar.

Costes adicionales por el alquiler de la batería

Tanto el wall box como su instalación –que deberá realizarla un técnico especializado– están incluidos en el precio del vehículo, pero los costes derivados de cualquier obra de acondicionamiento necesaria en la red eléctrica de nuestra casa tendrá que ser asumida por el propio conductor. Además, la batería de iones de litio no será de su propiedad. Ésta devengará un coste mensual en concepto de alquiler de al menos 79 euros (máximo 122 euros), dependiendo de del kilometraje anual y de la duración del contrato. La ventaja de este modelo de financiación es que si la batería se estropea, Renault suministra una de sustitución de forma completamente gratuita. Asimismo, durante el periodo de garantía de cinco años estarán cubiertos todos los servicios que resulten necesarios tras cualquier avería eléctrica.

Galería: Primer contacto Renault ZOELa balanza de costes del Zoe mejora aún más si se tienen en cuenta los datos relativos a las reparaciones y el mantenimiento. El Zoe no está sujeto a ningún impuesto de circulación y según Renault el precio de cada carga de la batería asciende a 5,50 euros. Tampoco cuenta con un embrague o un sistema de escape que pudiera estropearse. El control de emisiones es otra inspección que resulta superflua gracias a sus «cero emisiones». Y puesto que al desacelerar el motor eléctrico asume la función de frenada, esta parte de la tecnología del vehículo también está protegida. Y, como no puede ser de otra forma en un vehículo eléctrico, la energía liberada durante la frenada se recupera y se almacena en la batería del automóvil.

A partir de 21.700 euros

Según Renault, el precio de adquisición –a partir de 21.700 euros– se sitúa al nivel de un modelo compacto con un motor diésel de potencia similar y un equipamiento igual de amplio. Sin embargo, calcular el precio basándonos en la lista de precios del Clio –modelo que ha servido de base para el Zoe– resulta bastante complicado. En este sentido es más sencillo decir que este modelo eléctrico es 4.300 euros más caro que el gasolina de 90 CV con el paquete de equipamiento más completo.

Aunque ambos modelos no son realmente comparables. Bien es cierto que ambos ofrecen mucho, pero no lo mismo. Por ejemplo, el climatizador utilizado en el Zoe es igual de nuevo y diferente que la calefacción. Ambos sistemas han sido adaptados de forma consecuente para lograr el máximo ahorro de energía posible. Además, de serie Renault equipa el Zoe con sistema de navegación, pantalla táctil, acceso a Internet, control por voz y sistema de sonido. El que quiera podrá consultar el nivel de carga y la autonomía a través de su smartphone, así como programar el tiempo de carga. Y si el Zoe está conectado a la corriente, entonces el conductor puede enviar una orden para que comience a precalentarse.

Galería: Primer contacto Renault ZOEY, por supuesto, incluso un modelo también bien equipado de serie como el Zoe se puede mejorar con innumerables opciones. Por 1.700 euros dispondremos de un sistema de audio/comunicación de alta calidad además de una cámara de visión trasera (variante «Intense») o bien de un sensor de gases nocivos con dispensador de aroma e ionizador de aire, que al parecer incrementa el bienestar de los pasajeros, en ambas variantes todo ello combinado entre otras cosas con elevalunas eléctricos en todas las puertas, un dispositivo de ayuda al aparcamiento en la zaga, así como sensores de luz y lluvia. También podremos invertir en unas ruedas más grandes con llantas de aleación, material adicional para el navegador electrónico, pintura metalizada y pequeños detalles como un reposabrazos central o una red para fijar la carga en el maletero.

Cómo asustar a los viandantes con una la simulación de ruido

En cambio, de serie Renault ha montado un simulador de ruido que hasta una velocidad de 30 km/h emite tres modelos de tonalidades diferentes que se intensifican a mayor velocidad, al parecer destinados a advertir a los transeúntes de la llevada del Zoe. Sin embargo, durante las primeras pruebas de conducción este sistema funcionó relativamente mal. Si Renault no logra mejorar este punto antes del lanzamiento al mercado del Zoe previsto para junio de 2013 estamos seguros que el Zoe se terminará conocimiento como el automóvil que más sustos provoca en los viandantes.

Conclusión

El Zoe es un automóvil eléctrico en formato utilitario que se conduce bien, llega bastante lejos con una única carga de la batería y que, además, tiene buen aspecto. Este eléctrico atractivo desde el punto de vista estético también convence con un interior elegante y apto para el día a día. A pesar de tratarse de un automóvil ecológico no por ello su conductor tiene que renunciar a la comodidad.

Sin embargo, el círculo de posibles clientes es limitado, y no solo por el precio. El cliente necesitará obligatoriamente una plaza de aparcamiento fija, ya que el automóvil solo se puede cargar conectado al denominado «wall box» con corriente doméstica que se suministrará junto con el vehículo. Un concepto poco convincente para los residentes en la ciudad que no disponen de garaje propio, aunque para aquellos que viven fuera y se desplazan todos los días a la urbe sí constituye una alternativa interesante a un segundo coche con motor de combustión.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.