Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Saab 9-5

Primer contacto: Saab 9-5

Nuevo buque insignia

18.06.2010

La marca escandinava Saab ha estado a punto de sucumbir a la criba de marcas consecuencia de la quiebra de GM. El gigante norteamericano se ha deshecho de un plumazo de las marcas Pontiac, Hummer y Saturn y, de esta manera, ha logrado salir la situación de insolvencia en la que se encontraba. A finales de 2009 y principios de 2010, la famosa marca sueca protagonizó un verdadero drama en torno a su salvación que no se materializó hasta la intervención del CEO de Spyker, Victor Muller, en el último minuto para hacerse con las riendas de Saab. Incluso antes de llevar a cabo la titánica tarea de independizarse por completo del Grupo GM, el fabricante de automóviles sueco establecido en Tollhättan deberá dar un giro a su maltrecha imagen. Para la casa Saab, el nuevo 9-5 pretende ser un referente en el camino hacia la rehabilitación de su reputación.

El sucesor de la antigua generación del 9-5, que lleva en el mercado más de 13 años, ha crecido hasta alcanzar los 5 metros de longitud. La apariencia fría y sólida de sus faros bixénon, el elegante techo coupé y el efecto de continuidad que provoca el diseño de las ventanillas laterales gracias a unos pilares B lacados en negro, confieren al nuevo 9-5 una elegancia independiente y atractiva. También la zaga causa una fuerte impresión gracias a su delgada línea luminosa roja situada tras un revestimiento de vidrio claro. El nuevo 9-5 convence en su papel de sucesor progresista del segmento de vehículos de alto standing, aunque sus proporciones, en parte demasiado amplias, resultan algo toscas.

Lo que casi no se nota es que la plataforma sobre la que está diseñado el 9-5 es la del Opel Insignia. Sin embargo, el hermano sueco del buque insignia de Opel se saca un as de la manga con una distancia entre ejes de diez centímetros más de longitud. De este espacio adicional entre los ejes se beneficiarán sobre todo los pasajeros de los asientos traseros. El hueco de las puertas traseras es algo angosto, aunque, una vez dentro, los ocupantes de la parte posterior del 9-5 gozarán de un amplio espacio para las piernas, aunque con un espacio moderado para la cabeza. La parte delantera del Saab 9-5 también puede alojar de forma cómoda a pasajeros de piernas largas y estos, además, podrán disfrutar del extenso equipamiento y de un ambiente de clase superior.

Saab 9-5Multitud de virguerías técnicas

El plástico de los componentes del habitáculo podría ser algo más noble y es posible que el tamaño de algunas hendiduras haga arrugar la nariz a los más puntillosos en estos temas, aunque el salpicadero del 9-5, sumamente modero y bien organizado, nos deleitará con su enorme profusión de exquisiteces técnicas. Al menos el modelo que tuvimos la oportunidad de probar venía ampliamente equipado con un navegador de pantalla táctil completamente integrado, una instalación de audio Harmann-Kardon con un sonido intenso, un proyector de información en el parabrisas, un sistema de reconocimiento de las señales de tráfico, climatizador, asientos de cuero, sensor de lluvia y Tempomat. Éstas y otras opciones de equipamiento hacen que la conducción resulte más agradable y cómoda, aunque en el caso del 9-5 también bastante más cara. En cambio, en este gran modelo escandinavo el equipamiento de seguridad ya es excelente incluso en su versión básica.

Junto con la multitud de virguerías técnicas, el 9-5 ofrece buenas soluciones para las necesidades diarias más banales. Con una capacidad de 513 litros, el maletero resulta bastante amplio y, gracias a un divisor telescópico de aluminio que se puede desplazar de forma variable sobre un carril en U, permite una sujeción práctica del equipaje. A los que este maletero les resulte demasiado pequeño podrán cargar objetos aún más voluminosos gracias a un banco trasero abatible de forma asimétrica o, en su defecto, debería esperar a la salida al mercado del modelo familiar del 9-5 prevista para mediados de 2011.

Saab 9-5Con un botón se apagan las luces y se enciende el motor  

El conductor tiene delante un cuadro de mandos combinado que incorpora los clásicos instrumentos analógicos, así como una pantalla central animada situada en el centro del tacómetro. Para esta pantalla redonda se puede elegir entre una multitud de modos de información y visualización distintos. Para aquellos a los que les resulte molesto conducir de noche con los distintos indicadores iluminados y con el brillo de la pantalla del salpicadero del 9-5 el botón «Night Panel» les permitirá reducir la intensidad de la luz del tacómetro iluminado.

Muy al estilo clásico de la marca sueca, el arranque del motor se lleva a cabo a través de un generador de impulsos situado en la consola central. Sin embargo, por primera vez en el 9-5 en lugar del tradicional contacto dispondremos de un moderno botón Start-Stop.

Un consumo de tan sólo 5 litros

Para realizar las pruebas de conducción la casa puso a nuestra disposición tanto el motor diésel de 160 CV como el impresionante y prestigioso propulsor 2.8T V6 de 300 CV. En lo que respecta a la marcha, el motor diésel resulta algo áspero y su retardo en el arranque le resta varios enteros. Sin embargo, una vez desarrollada la presión de carga –sobre la que uno estará perfectamente informado, como es habitual en la marca, a través del indicador situado en el salpicadero–, esta berlina de al menos 1,6 toneladas de peso sacará a la luz todo su ímpetu.

Combinado con un cambio automático de seis velocidades algo difícil de manejar y de marchas largas, la aceleración del 2.0 TID debería durar 9,9 segundos y la velocidad máxima alcanzar los 215 km/h. Sin embargo, el tráfico sueco no nos ofreció en ningún momento la oportunidad de sondear en profundidad todo el potencial del 9-5. En cambio, el ordenador de a bordo nos sorprendió registrando durante nuestro trayecto a paso lento un consumo de cinco litros a los 100 kilómetros. Esto quiere decir que el 9-5 resultaría sumamente eficaz en una conducción algo más rápida.

Un consumo elevado, incluso para Saab

Saab 9-5El motor V6 de gasolina se mostró mucho menos eficiente en términos de consumo de combustible, puesto que incluso en el soporífero tráfico sueco consumió algo más de diez litros a los 100 kilómetros. Aquellos que prefieran la potencia en mayúsculas la obtendrán con creces y de forma espontánea con el V6, aunque estos desplazamientos con el acelerador pisado a fondo tendrán como resultado unas facturas astronómicas en cada repostaje. Sin embargo, antes de llegar a la estación de servicio podremos disfrutar de un potente motor que, además, resulta muy silencioso. El V6, siempre en combinación con la tracción integral XWD y un rápido cambio automático de seis velocidades, alcanza los 100 km/h a los 6,9 segundos de arrancar y su velocidad máxima ronda los 250 km/h.

Toda esta diversión al volante viene acompañada de unos asientos delanteros bien definidos y aptos para largas distancias, así como de un chasis muy logrado. La dirección del V6 responde de manera directa y el vehículo se deja conducir suavemente y de forma segura, incluso en las curvas rápidas su comportamiento se mantiene transparente y manso. A pesar del elevado nivel de dinamismo y de las llantas de 19" (de serie en el acabado superior «Aero»), el confort sigue siendo el mismo. De serie, el conductor del modelo tope de gama del 9-5 podrá elegir entre un reglaje deportivo o cómodo para la amortiguación. En el modo deportivo, la dirección se muestra más directa y el cambio automático responde de forma más espontánea.

Excelente tecnología de tracción total

Saab 9-5Lo que también contribuye en gran medida a su rendimiento ágil y neutral es la tracción integral inteligente, de serie en el V6. Si la electrónica registra una pérdida de adherencia en una de las ruedas, el sistema Haldex-4 reparte la fuerza de forma inmediata y variable entre los ejes y entre las ruedas del eje posterior. El único inconveniente es que resulta imposible realizar una salida espectacular con gomas humeantes, aunque a los clientes habituales de Saab esto no debería molestarles lo más mínimo.

El chasis del diésel presenta un reglaje más cómodo. En este caso, la dirección se muestra claramente más blanda, aunque el conjunto no se mantiene tan bien asentado sobre el asfalto. Por este motivo, los fanáticos de la dinámica sacarán mayor provecho del V6, aunque los pilotos con menos ambiciones también estarán contentos con el chasis estándar.

Una cuestión de perspectiva

Saab 9-5Independientemente de la decisión que tome el comprador con respecto a las múltiples variantes de propulsión en oferta (cuatro mecánicas de gasolina, dos propulsores diésel, cambio manual, cambio automático, tracción delantera o tracción integral), lo que está claro es que el precio del nuevo 9-5 podría asustar a los cazadores de gangas. Aproximadamente 35.500 euros cuesta la versión básica 2.0 TiD de 160 CV. Si lo que nos va es la gasolina, entonces tendremos que pagar al menos 37.000 euros por el 2.0T de 220 cv, mientras que el modelo superior de la gama, el 2.8T V6, está disponible a partir de los 58.000 euros. Si añadimos algunas de las atractivas opciones que nos ofrece la casa escandinava es posible que el precio supere por poco la barrera de los 60.000 euros.

Su hermano en el plano técnico, el Opel Insignia, es claramente más asequible. Sin embargo, la realidad es que la intención del nuevo 9-5 es competir con los modelos de la clase media superior de los fabricantes alemanes. Si lo comparamos con el Audi A6, el BMW Serie 5 y el Mercedes Clase E, el Saab 9-5 es, en algunos aspectos, incluso notablemente más económico en el precio.

Conclusión

Quienes predecían el final de la marca Saab no podían estar más equivocados. Con el nuevo 9-5, los suecos parecen estar mejor posicionados que nunca. El extraordinario aura del buque insignia de Saab, mucho más largo ahora, se adapta a la perfección a la imagen de individualista del fabricante de automóviles escandinavo y, al mismo tiempo, enlaza de forma convincente con los valores tradicionales de la marca.

La técnica del 9-5 debería satisfacer incluso las más altas expectativas en cuanto a lujo, rendimiento, diversión al volante y seguridad. Entre sus puntos fuertes se encuentran, sin embargo, una amplia libertad de movimiento a la altura de las piernas en los asientos traseros, así como el amplio equipamiento de seguridad ya disponible en su versión básica.

Por lo demás, el cliente dispone de multitud de posibilidades para individualizar su vehículo y en el plano de la motorización, también podrá elegir entre un extenso y atractivo abanico de opciones. Deportivo, económico, cómodo, seguro: el cliente puede elegir, aunque debe saber que dicha elección no le saldrá nada barata.

Saab 9-5

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.