Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Skoda Fabia

Primer contacto: Skoda Fabia

Cuestión de estilo

10.08.2018

En plena ola de calor española, estar a 26 grados en una ciudad tan idílica como Praga siempre es un gustazo. La capital de la República Checa nos ha recibido con una temperatura tan primaveral convirtiéndose en el escenario ideal para probar el profundamente actualizado Skoda Fabia. Aquí te contamos todo sobre él.

El éxito se obtiene si consigues diferenciarte del resto. No sabemos si esta primera frase ha sido citada antes por alguna ilustre mente de la historia de la humanidad, pero parece ser la premisa a la que se han agarrado los responsables de Skoda para sacar a la luz el nuevo Fabia. Y es que el utilitario checo ha decidido ir a la contra de sus dos primos hermanos, el SEAT Ibiza y Volkswagen Polo, y aguantar al menos otros tres o cuatro años. Para que me entendáis, el Fabia que tengo frente a mis ojos no corresponde con la nueva generación del modelo, sino con un profundo restyling efectuado para mantenerlo vigente durante el periodo comentado.

Galería: Primer contacto Skoda Fabia

Circunstancia que ha provocado que el Fabia no haya hecho uso de la actual y excelente plataforma modular MQB A0 que sí mueve a los Ibiza o Polo, y que además ha provocado que ambos aumenten considerablemente su tamaño, habitabilidad y practicidad. Pero como ya dijimos en su momento, el actual Fabia surgió hace tres años, mientras que sus primos ya llevaban casi siete entre nosotros, por lo que hubiera sido raro que Skoda hubiera presentado una nueva generación en tan poco tiempo. Ahora bien, este planteamiento a la contra, seguramente acabe por unificarse en tres o cuatro años, cuando los Ibiza y Polo presenten sus respectivas actualizaciones y el Fabia haga lo propio con su nueva generación. Entonces será cuando el modelo checo seguramente se beneficie de las últimas tecnologías que lleven sus ‘familiares’… o al menos eso sería lo lógico.

Sombra aquí, sombra allá

Tomando conciencia ya del modelo que nos ha traído hasta Praga y echando un amplio vistazo a su exterior, lo cierto es que solo podemos decir bondades del nuevo Fabia. Los dibujantes checos han sabido coger un conjunto atractivo en muchos aspectos, para convertirlo en un auténtico dandi del asfalto.

Galería: Primer contacto Skoda Fabia

Los cambios exteriores saltan a la vista. Delante, se han añadido unos paragolpes más refinados con faros antiniebla incorporados, una parrilla más grande con el característico tramado en forma de panal de abeja o unos grupos ópticos delanteros más afilados en los que ahora se integra la luz diurna LED y en donde esta tecnología también puede montarse en las funciones de alumbrado principales (para que nos hagamos una idea de su importancia, los faros LED están presentes antes en el Fabia que en el Superb). En la zaga también se ha rediseñado el parachoques y los faros pueden ser LED, mientras que el resto del conjunto se completa con seis inéditos juegos de llantas de aleación, de entre 15 y 18 pulgadas o 15 combinaciones de colores para el exterior.

Un conjunto de mejoras que todo dicho sea de paso, también son extrapolables a la carrocería más práctica y familiar, la Combi y que en ninguno de los dos casos alteran las dimensiones del conjunto. Así, el Fabia de cinco puertas sigue midiendo 4 metros de largo, 1,73 de ancho y 1,47 de alto, mientras que el Combi deja intacta la altura creciendo 27 cm a lo largo y 2 a lo alto.

Conectado a la vida

Las pinceladas externas tienen continuidad en un habitáculo que ha visto revisados numerosos elementos. Llama la atención el nuevo cuadro de relojes, con nuevos grafismos, inéditos tapizados bicolor para los asientos con costuras en contraste o la nueva pantalla de 6,5 pulgadas con sistema multimedia Swing y sincronización móvil mediante Apple CarPlay, Android Auto, Mirror Link o SmartGate, disponible desde el acabado más básico.

Galería: Primer contacto Skoda Fabia

Ya que mencionamos los sistemas de entretenimiento Skoda ha enfocado sus esfuerzos en ofrecer un Fabia más conectado con el entorno. El modelo Amundsen incluye una segunda conexión Bluetooth y un punto de acceso Wi-Fi. A petición del cliente, también aparece el Infoentretenimiento Online (Skoda Connect) y puede operarse con control de voz o la radio digital DAB.

Galería: Primer contacto Skoda Fabia

El resto de novedades parecen a priori menos significativas, pero contar con los cuatro elevalunas eléctricos a un toque o con iluminación en el compartimento frontal (para los acabados más altos) suponen un valor añadido a un interior que, además, sigue destacando por su amplio espacio.

Práctico por naturaleza

Porque hablar de Skoda siempre es hacerlo de amplitud. Si nos centramos en este apartado, parece incluso irrelevante que no se haya empleado la comentada plataforma modular MQB A0 y aunque los 2,47 metros de batalla suponen 94 mm menos que la de un Ibiza o un Polo, ello no impide para el utilitario checo ofrezca una segunda fila perfectamente habitable para dos adultos o un maletero de nada menos que 330 litros. Una capacidad enorme (se queda solo a 21 litros de sus primos) que puede incrementarse hasta los 1.150 litros si abatimos los asientos (en el nuevo Polo se llega a 1.125 l) y que consigue su máxima expresión en el Fabia Combi, donde parte de los 530 litros y puede llegar a los 1.395 litros con la segunda fila abatida en una proporción 60/40.

A todo ello hay que sumar las múltiples soluciones Simply Clever que definen a cada modelo de la checa y que en el caso particular del espacio vienen determinadas por la papelera en la puerta, los soportes para los paraguas o las tablets, el compartimento de almacenamiento flexible en el maletero, los ganchos para las bolsas, las redes de seguridad o los huecos para dejar botellas de 0,5, 1 y 1,5 litros en las puertas traseras, delanteras y guantera, respectivamente. Sin olvidar otros ya característicos como los chalecos, soporte para tickets en el parabrisas, alfombrilla de doble cara en el maletero o el rascador de hielo en el depósito de combustible.

Adiós al diésel

Mencionar el término combustible nos da pie para hablar de la que es, quizá, la gran novedad de esta actualización del Fabia: lo que se esconde bajo su capó. Si bien merece la pena matizar que el utilitario checo no propone nuevas alternativas, todo lo contrario, elimina algunas de las existentes. Nos referimos, principalmente, a los bloques diésel.

Galería: Primer contacto Skoda Fabia

En efecto, el nuevo Skoda Fabia no podrá escogerse en ningún caso con las siglas TDI. Una estrategia que parecía iban a seguir el Ibiza y el Polo pero que luego se ha visto diluida con la aparición de dichas variantes (aquí tienes la prueba del Polo TDI recientemente publicada). Por tanto, la gama del Fabia se reduce hasta las tres alternativas de gasolina: el 1.0 MPI atmosférico de 75 CV y los 1.0 TSI turboalimentados de 95 y 110 CV.

Estos dos últimos sí han recibido ajustes en la electrónica añadiendo además un filtro de partícula con el que se reduce la emisión de materias. Igualmente, los sensores de motor para la gestión y diagnóstico del sistema de filtración de partículas han sido mejorados. Las cajas de cambio son las manuales de 5 marchas (para los 75 y 95 CV) y de 6 velocidades para el 110 CV. Bloque este último que también puede asociarse con la nueva automática DSG de siete relaciones. En cuanto a los consumos, el MPI homologa 4,8 l/100 km, mientras que los TSI hacen lo propio gastando 4,5 y 4,6 l/100 km, respectivamente.

Así va

Durante la breve toma de contacto realizada por la capital checa, lo que realmente pudimos constatar es que este nuevo Fabia es mucho más atractivo y apetecible que antes. Porque en lo que respecta al apartado dinámico, apenas hay variaciones. Para la ruta escogimos el motor 1.0 TSI de 95 CV que, a nuestro gusto, es probablemente el más equilibrado. Así lo confirmamos en la prueba del Polo TSI que realizamos a principio de año, ya que el 1.0 MPI de 75 CV, que a su vez probamos en el nuevo Ibiza hace también algunos meses, puede quedarse corto para las aspiraciones de aquellos conductores que busquen un coche más polivalente.

Galería: Primer contacto Skoda Fabia

La única pega que le encontramos a este bloque, que ofrece un empuje excelente desde un régimen bajo de vueltas y se estira con progresividad hasta más allá de las 4.000 rpm, es que la caja de cambios manual solo tenga cinco velocidades. Cierto es que el tacto y la respuesta de las diferentes relaciones es muy notable, pero cuando circulamos por autovía, echamos en falta que haya una marcha más para desahogar el conjunto (a 120 km/h gira a 2.500 rpm) y ajustar un poco más el consumo. Y es que durante los 70 km de ruta, nuestro modelo, alternando ciudad con tramos secundarios y de vía rápida, el dato no bajó de 6,5 l/100 km, con picos de ‘7 y poco’ en algunos tramos.

En cuanto al resto de bondades dinámicas, como decíamos, el Fabia no presenta novedades significativas. Es un coche equilibrado, pensado más para realizar una conducción cómoda y equilibrada que para circular ‘a fuego’ por un tramo de montaña. Solo en zonas algo más reviradas nos vuelve a la mente el buen hacer de la MQB A0, que consigue aumentar en buena medida la pisada de sus dos primos. Solo el montaje de bloqueo electrónico del diferencial XDS+ (de serie en todos los acabados) nos permite olvidar dichas siglas. Pese a ello, el Fabia responde bien a nuestras exigencias.

Galería: Primer contacto Skoda Fabia

En caso de que estas sobrepasen los límites, el renovado Fabia también conseguirá ponernos en nuestro sitio gracias a los nuevos asistentes a la conducción disponibles de los que hace gala: detector de ángulo muerto, alerta por tráfico cruzado trasero y asistente de luces de carretera. A ellos se une, desde el acabado Ambition, el asistente de frenada de emergencia en ciudad Front Assist y, a nivel opcional, los mencionados faros LED (que producen un 66% más de luz en ‘la corta’ y un 39% más en la diurna, compuesta por cuatro diodos), tecnología que está también disponible en los traseros.

Esta es su gama

A la venta durante el mes de septiembre, los nuevos Skoda Fabia mantienen la gama comercial para España, compuesta por los tradicionales acabados Active, Ambition, Style y Montecarlo (este último con elementos especiales y específicos) a los que se unen las nuevas terminaciones Like y Color Concept.

Galería: Primer contacto Skoda Fabia

Desde el más básico, que parte de los 14.950 € para el MPI y los 15.630 € para el TSI de 95 CV, el Fabia monta radio Swing con pantalla de 6,5 pulgadas y Bluetooth, entre los elementos más destacados. Desgranando los nuevos acabados, decir que el Like destaca por su oferta tecnológica al equipar de serie la cámara de visión trasera, elevalunas eléctricos traseros, luces diurnas LED o llantas de aleación especiales “Matone” de 15 pulgadas. Sus precios parten de los 15.250 € para el MPI, de los 15.930 € para el TSI de 95 CV y de los 16.550 € para el 110 CV con un sobrecoste de 1.300 € si equipamos el DSG.

Por su parte, la nueva edición Color Concept, disponible la oferta tecnológica del anterior y la combina con un acabado colorido y atractivo. Así, junto a la cámara de visión trasera, incluye el sistema de radio Swing Plus, ocho altavoces y Smart Link+. Pero además, incorpora también el amplio catálogo de personalización de ŠKODA, es decir, hasta 124 combinaciones de color posibles, que cubren carrocería, retrovisores, techos, interiores o llantas, y que permiten que cada cliente cree el vehículo más acorde con su estilo y personalidad.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.