Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Skoda Octavia III Combi

Primer contacto: Skoda Octavia III Combi

Aún más inteligente

09.05.2013

Tal y como anuncia su eslogan publicitario –Simply Clever–, el Skoda Octavia berlina destaca por sus innumerables soluciones prácticas e inteligentes que hacen que el día a día resulte más cómodo. Y todavía más inteligente se presenta el formato familiar que llegará a nuestros concesionarios a finales de mayo de 2013.

En el apartado del tamaño los 4,66 metros de longitud del Octavia Combi le permiten situarse 10 cm por encima del VW Golf, aunque en términos de espacio el Skoda se parece mucho más a un modelo clase media como puede ser el Passat Variant. A pesar de que la parte trasera no da la impresión de poder alojar muchas cosas su maletero se presenta con una capacidad de 1.740 litros, es decir, 9 litros más que la versión familiar del Passat. Incluso si se viaja con cinco ocupantes a bordo, los 610 litros de capacidad del Octavia le permiten superar de nuevo al modelo de VW.

Pero lo que más llama la atención es que, además, los pasajeros del Octavia realizarán el camino de forma mucho más relajada. Los optimizadores de espacio checos han logrado configurar un interior amplio cuyo banco trasero también resulta cómodo para los pasajeros de mayor envergadura. Las plazas traseras se pueden ofrecer incluso para realizar viajes largos sin que el conductor tenga que temer por reproches procedentes del fondo.

Sin problemas

El puesto de conducción ordenado y el interior bien acabado del modelo familiar no se diferencian apenas de la berlina; excepto quizá cuando la parte trasera esté cargada hasta arriba el conductor apenas diferenciará si se encuentra a los mandos de la elegante berlina o del práctico milagro del espacio. El modelo familiar también se muestra bien asentado en carretera, amortigua de forma cómoda sobre cualquier superficie y ofrece un comportamiento en circulación tan bueno que cualquier conductor podrá manejarlo sin problemas. De forma opcional también hay disponible una selección de perfiles de conducción que ajustan en cada caso dirección y respuesta del motor.

Como suele ser habitual, el Combi tiene a su disposición las mismas motorizaciones que la berlina: cuatro gasolina de entre 86 y 180 CV, así como cuatro diésel de entre 90 y 150 CV de potencia. Y eso que el diésel menos potente no es el más eficiente, ya que este título lo reclama para sí el 1.6 TDI de 110 CV que en condiciones óptimas es capaz de registrar un consumo de tan solo 3,3 litros a los 100 km.

Potencia desde el principio

Galería: Primer contacto Skoda Octavia III CombiNo obstante, para nuestra primera prueba de conducción nos decantamos por el otro extremo de la escala de consumos. El gasolina de cuatro cilindros y 180 CV obtiene toda su potencia de una cilindrada de 1,8 litros que recibe la ayuda de un turbocompresor. Esto le permite generar su par motor máximo de 250 Nm a tan solo 1.250 vueltas, es decir, a un nivel de revoluciones tan sumamente bajo que permite esconder a la perfección el odioso efecto turbo.

El conductor no tendrá que preocuparse de gestionar la fuerza de este conjunto siempre que haya encargado el cambio de doble embrague de siete velocidades, ya que éste se encargará de ello de una forma rápida, segura y, si así lo desea el conductor, con una cierta influencia manual. Esto último no suele resultar necesario, aunque equipado con este propulsor el familiar también invita a trazar curvas a buena velocidad.

Buena propulsión

Galería: Primer contacto Skoda Octavia III CombiLa mecánica de régimen elevado responde bien a las órdenes de aceleración y no tiene ningún problema con el familiar incluso si éste va cargado hasta los topes (peso en vacío 1.352 kg). Tanto en carretera como por autopista –con este propulsor todo es posible: realizar maniobras de adelantamiento espontáneas, iniciar rápidas aceleraciones intermedias o rodar de forma relajada a velocidad elevada.

Y hablando de relajación: un modo ecológico permite incluso la denominada conducción «a vela», es decir una marcha libre en la que el Octavia rueda varios kilómetros sin que el freno motor actúe, una opción que se puede utilizar de forma inteligente en autopista para ahorrar combustible. Y en parado el sistema automático de parada y arranque proporciona silencio –y un consumo bajo–, aunque a la hora de arrancar de nuevo el motor se toma quizá demasiado tiempo. El consumo homologado es de 5,7 litros, aunque en la vida real resultaría más realista colocar un ocho antes de la coma.

Soluciones prácticas

Galería: Primer contacto Skoda Octavia III CombiPero volvamos a la disciplina reina de un familiar: el espacio de carga. Éste se caracteriza por multitud de detalles prácticos, aunque cabe destacar que por muchos de ellos hay que aparte y no están disponibles en todas las variantes de equipamiento. Así, el banco trasero dividido en la proporción 60:40 se puede desbloquear fácilmente desde el maletero y el asiento del copilo se puede abatir hacia adelante de forma que el Skoda familiar es capaz de transportar objetos de hasta 2,92 metros de longitud.

Además, también hay disponible un portón trasero eléctrico, un sistema de sujeción con cremallera, una práctica alfombrilla reversible con moqueta por un lado y goma por el otro , un reposabrazos central con posibilidad de carga de objetos largos (150 euros) y, como opción, un saco portaesquís, una red de separación para la carga para un transporte seguro, un suelo de carga variable o, de forma alternativa, huecos portaobjetos en la parte derecha. De serie el Skoda familiar viene equipado con cuatro prácticos soportes para bolsas, dos lámparas y un enchufe de 12 voltios.

Sin embargo, los extras para el maletero no son las únicas opciones con las que equipar el 1.8 TSI Combi con DSG (a partir de unos 27.000 euros). Aquellos que deseen un completo equipamiento multimedia con navegador de alta tecnología, sistemas de seguridad como el sistema automático de ayuda al aparcamiento o el sistema de advertencia de cambio del carril y extras de confort como los asientos eléctricos alcanzarán rápidamente la marca de los 30.000 euros. El familiar más económico (1.2 TSI de 86 CV) está disponible a partir de unos 17.000 euros.

Conclusión

Mucho espacio, soluciones prácticas y un precio relativamente barato. Todo esto quiere decir que el nuevo Octavia Combi sigue siendo fiel a las virtudes de Skoda. Aquellos que se vean capaces de prescindir de virguerías tecnológicas, un confort elevado o de cualquier tipo de placer al volante encontrará en el modelo básico un milagro del espacio capaz de transportar a cinco personas y abundante equipaje por un precio razonable.

Galería: Primer contacto Skoda Octavia III CombiSin embargo, cabe recordar que hace tiempo que Skoda abandonó la máxima de «solo lo más barato». Los clientes más exigentes encontrarán mecánicas más potentes, como puede ser el gasolina tope de gama, así como numerosos extras de equipamiento con los que mejorar el aspecto y hacer aún más práctico el nuevo Octavia Combi. Y como no puede ser de otra forma, esto tiene su precio.

Sin embargo, incluso habiendo encargado gran parte del equipamiento opcional el Octavia sigue siendo una oferta atractiva capaz de plantarle cara, por ejemplo, a un VW Passat Variant. Y si tenemos en cuenta que el aumento de precio en comparación con la berlina es de tan solo 650 euros, en realidad no hay ninguna razón que nos impida decantarnos por el modelo familiar. Además, por ese pequeño suplemento nos ofrece muchas más soluciones inteligentes.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.