Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Skoda Superb Combi

Primer contacto: Skoda Superb Combi

Muchas sorpresas

23.10.2009

Los aficionados a los familiares han esperado mucho tiempo la llegada de este Skoda. El primer Superb, que todavía tenía mucho que ver con el Passat, logró convencer a los más entendidos. Desde 2008, la limusina actual entusiasma a muchos compradores y, desde este momento, el Skoda Superb Combi debería cautivar a todas las personas cuyas necesidades de transporte van en aumento.

Con unas dimensiones exteriores sin cambios (4,83 metros de longitud), el interior del Skoda Superb Combi resulta más amplio que la ya de por sí generosa limusina. Cabe destacar, en especial, el aspecto del incremento del precio. Los aproximadamente 600 euros de diferencia con respecto a la más o menos clásica berlina resultan bastante aceptables. Aunque, desde el punto de vista técnico, el portón trasero doble de la limusina resulta claramente más complicado que la puerta del modelo familiar.

Al nivel de un Rolls Royce

Galería: Primer contacto Skoda Superb CombiEn cambio, el Superb Combi presenta una oferta de espacio única en el segmento. En especial, los pasajeros que viajan en los asientos traseros tendrán más espacio para las piernas que en un Rolls Royce Phantom. Justo detrás de los asientos delanteros uno podría sentarse incluso en el suelo.

Y realmente enorme es la zona situada detrás del asiento trasero. En posición normal, debajo de la cubierta inteligente del maletero la capacidad es de 633 litros. Inteligente porque, al abrir el portón trasero, ésta se desliza 30 cm hacia adelante dejando libre la zona de carga. Por el contrario, el cierre de la cortinilla sólo se puede hacer manualmente, aunque la apertura del portón es eléctrica –con el consiguiente sobreprecio claro está–. No obstante, podemos ahorrarnos este dinero ya que la apertura y el cierre automáticos son muy lentos.

El paraíso del transporte

Galería: Primer contacto Skoda Superb CombiEn la zona para el equipaje encontramos todo lo que los amantes del transporte pueden imaginar, aunque muchas cosas sólo están disponibles con recargo, como el ingenioso sistema de fijación de equipaje fácil de usar, pero que cuesta unos 200 euros más. Gracias a sus barras corredizas, cintas extensibles y anillas de amarre, podremos sujetar prácticamente cualquier bulto. Unos pequeños ganchos situados en los laterales del maletero mantienen sujetas maletas y bolsas. Debajo del piso de carga –extraíble si así se desea– encontramos otros compartimentos adicionales. En el lateral izquierdo del maletero Skoda ha integrado una luz que, por un lado, ilumina el maletero y, por otro, se puede utilizar como una pequeña linterna de LED si la extraemos (al igual que ocurre en los modelos de Citroën o Peugeot).

Sin embargo, la zona de carga no ha sido perfeccionada. Por lo tanto, para ampliar el volumen del maletero hasta un total de 1.865 litros todavía tendremos que levantar el asiento trasero en dirección a los asientos delanteros antes de poder plegar el respaldo. Incluso así nos encontramos con un escalón, a no ser que encarguemos el modelo con piso de carga doble. Todo esto no cambia nada en el hecho de que, gracias a su inmenso volumen de carga, el Superb Combi supere a rivales de categoría. El Passat Variant presenta (con 6 centímetros menos de longitud exterior) hasta 130 litros menos de capacidad de almacenamiento.

“Se cae” uno de los motores

Galería: Primer contacto Skoda Superb CombiTan extraordinaria como nos pueda parecer la zona de carga del Superb Combi, así de “corriente” es también su programa de motorizaciones. Lo que, en este caso en concreto, no debería tener connotaciones negativas.

El motor básico es el 1.4 TSI. Los que conocen de verdad el mundo de VW ya han chasqueado alguna vez la lengua al oír hablar de este modelo. Este pequeño motor de gasolina turbo se encuentra desde hace aproximadamente tres años entre los mejores de su clase, y a un precio razonablemente aceptable dentro del mercado de los motores de gasolina. Este motor de inyección directa de 125 CV es silencioso, potente gracias a par motor de 200 Nm y, sobre todo, económico. El consumo normal es de 6,9 litros. El motor resulta suficiente para impulsar la tonelada y media de peso de este Combi (de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos), y para alcanzar una velocidad de 200 km/h. Por lo tanto, el pequeño TSI es la recomendación que hacemos para el cliente particular, dado que por unos 24.000 euros no encontrará en ningún otro sitio “un milagro de espacio interior” con un motor similar.

En un escalón superior se encuentra el 1.8 TSI. Según el fabricante, este motor de gasolina consume 7,3 litros. Con una potencia de 160 CV y un par motor de 250 Nm, es capaz de satisfacer algunos requisitos dinámicos exigentes y, si es necesario, alcanza los 220 km/h. El hermano mayor, el motor de gasolina V6 de 260 CV, nos lo podemos ahorrar. En marcha resulta mucho más ruidoso que el gasolina turbo, para tener 260 CV no es realmente rápido y se queda sin aliento a los 200 km/h. Y lo que es peor: el consumo normal es aproximadamente 3 litros superior al de los motores de gasolina más pequeños. Aunque hay algo que debemos tener en cuenta. Sólo el V6 ofrece la combinación de caja de cambios de doble embrague (DSG) y tracción integral.

Fuera de lo común

Galería: Primer contacto Skoda Superb CombiLa mayoría de los clientes se decantarán por el diésel. En oferta: dos motores 2.0 TDI, es decir, en ambos casos un par motor elevado y un consumo reducido y, sin embargo, los dos TDI presentan grandes diferencias. El motor diésel de 140 CV procede de tiempos ya olvidados. Boma-inyector es la palabra que a algunos conductores de TDI les pone el vello de punta y que no deja en muy buen lugar al Superb. Este motor sólo cumple la normativa Euro 4 y con sus formas duras y su desarrollo poco uniforme de la potencia sólo logrará entusiasmar, en el mejor de los casos, a los fanáticos del mencionado concepto bomba-inyector.

Mientras Skoda no introduzca, como por ejemplo en el caso del Yeti, el motor TDI common-rail en el Superb de 140 CV, a los interesados sólo podemos recomendarles el motor diésel de 170 CV por unos 1.400 euros más. Gracias a su inyección common-rail logra cumplir la normativa Euro 5 y, en términos generales, su desarrollo es más equilibrado y silencioso. Además, con un consumo de sólo 5,9 litros, éste diésel consume 0,2 litros menos que el modelo de bomba-inyector.

¿Demasiado rígido?

Galería: Primer contacto Skoda Superb CombiPor su parte, en el apartado del chasis Skoda ha alcanzado un nivel muy competitivo. Aunque en ocasiones la limusina parece estar equipada con una suspensión muy rígida, el Superb Combi con motor de gasolina convence con su excelente mezcla de confort y agilidad. Incluso con las gomas de 18". Sin embargo, los motores diésel son otra historia. Debido a su peso, los TDI repercuten en el dinamismo del eje delantero. En este caso, la respuesta insensible y casi rígida resulta incluso molesta. Recomendación: neumáticos de serie de 16".

En cuanto al equipamiento, la dotación de serie de la versión básica denominada “Confort” es buena, pero en ningún caso abundante. Así, de serie en todos los modelos dispondremos de siete airbags, ESP, anclajes Isofix, evalunas eléctrico en todas las ventanillas, faros antiniebla, climatizador y ordenador de a bordo. Sin embargo, la radio CD-MP3 cuesta aproximadamente 400 euros en la versión básica, y otros elementos como el Tempomat (unos 180 euros) o los airbags de cortina hay que solicitarlos por separado.

Conclusión

Galería: Primer contacto Skoda Superb CombiMuchas sorpresas en el nuevo Skoda Superb Combi. El hecho de que vaya a tener mucho éxito es algo que está fuera de toda duda. La pregunta es más bien cuántos clientes cambiarían de un VW a un Skoda, dado que con un precio de salida aproximado de 24.000 euros el Skoda Superb Combi es algo más barato que el VW Passat Variant 1.4 TSI, que presenta unos acabados no mucho mejores y una habitabilidad claramente menor. Además, este gran Skoda sólo cuesta un poco más que el VW Golf Variant 1.4 TSI con un equipamiento similar.

Las únicas pegas son el antiguo motor diésel de 140 CV, que comenzará a sustituirse cuando VW elimine por completo los motores de bomba-inyector, y el eje delantero de los TDI, que resulta muy rígido.

Galería: Primer contacto Skoda Superb Combi

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.