Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Suzuki Kizashi 4X4

Primer contacto: Suzuki Kizashi 4X4

Algo diferente

03.02.2011

Ser diferente. Muchos sueñan con ello y sólo unos pocos lo consiguen. La compra de un automóvil es un ejemplo claro de ello. A todos los gustaría conducir un coche especial. Querríamos que fuese extravagante, que no se viese en todas las equinas y que tuviese ese «algo» que le hiciese diferente. Sin embargo, la mayoría de las veces terminamos estampando nuestra firma en un contrato con VW, Mercedes, Opel o Skoda. No son demasiados los que en Europa acaban recurriendo a Suzuki, y eso que con su Kizashi 4x4 los nipones cuentan con un modelo especial dentro del segmento intermedio.

Si contamos a nuestro círculo de amigos que conducimos un Kizashi, lo que obtendremos a cambio serán miradas compasivas e interrogantes o que a partir de ese momento nadie nos siga escuchando. Sin embargo, si a esto le añadimos que lo que conducimos es una berlina deportiva de 180 CV con tracción integral, cambio automático, asientos en piel y llantas de aleación de 18", entonces la cosa cambia. La ficha técnica del Suzuki Kizashi 4x4 promete lo que muchos otros fabricantes ni siquiera se atreven a soñar.

En realidad, único

Galería: Primer contacto Suzuki Kizashi 4X4En la clase media de 4,65 metros sólo existen unos pocos automóviles que ofrezcan tracción integral y además la combinen con una caja de cambios automática. Si a esto le añadimos un precio máximo de 30.000 euros (esto es lo que cuesta el Kizashi completamente equipado), entonces la lista se reduce al Subaru Legacy 2.0 (150 CV). Sin embargo, este modelo no es capaz de plantarle cara al Suzuki en términos de equipamiento. El Skoda Superb 1.8 TSI 4x4 (160 CV) sólo está disponible con cambio manual. Todas las demás berlinas 4x4 de esta categoría de precios se enmarcan en otros segmentos.

Visto de esta forma, el Kizashi sí merece una mayor atención. Además de su excelente relación calidad-precio, este japonés nos ha encantado (aunque esto siempre es cuestión de gustos) por su aspecto exterior y, además, también ofrece una conducción sólida. Aunque el chasis no se muestra sumamente dinámico ni tampoco mima a los ocupantes con un confort excesivo – algo que no nos sorprende si tenemos en cuenta la elección de neumáticos –, nadie se atreverá a quejarse de su configuración.

Llega donde los demás no lo hacen

La principal ventaja del Suzuki Kizashi reside en que llega a lugares donde otros vehículos de tracción a dos ruedas tienen ciertas dificultades o simplemente no llegan. La tracción integral de este japonés de 1.600 kilogramos de peso procede del SX4 y pretende ser inteligente.

Galería: Primer contacto Suzuki Kizashi 4X4Esto significa que, en principio, el conductor no debe preocuparse de nada. Al menos mientras esté activada la tracción integral, algo que se hace pulsando el botón situado a la izquierda del volante. Todo esto también es posible únicamente con tracción delantera y uno se pregunta por qué, puesto que en modo 4x4 el eje trasero también trabaja sólo cuando realmente es necesario. Es decir, cuando el eje delantero amenaza con perder adherencia. La inteligencia del sistema i-AWD reside en detectar con antelación, y con ayuda de diferentes parámetros como la demanda de potencia y el ángulo de giro, si las ruedas delanteras patinarán o no.

En tales circunstancias el embrague de discos múltiples electromagnético se cierra rápidamente y traslada al eje trasero tanta fuerza como sea necesaria para que ninguna rueda pierda adherencia. Sin embargo, en principio esto no ocurre nunca, ya que el cambio automático de variador continuo montado de serie es tan sensible al deslizamiento que, en caso de generarse demasiada resistencia (por ejemplo cuando el Kizashi se cala), permite que la potencia del motor se esfume en el convertidor e impide que el Suzuki se mueva ni un centímetro. No obstante, se trata de situaciones excepcionales de las que el conductor del Kizashi ni siquiera se enterará. En cambio, sí disfrutará de una excelente estabilidad en carretera, sobre todo con el firme mojado.

Triste pero sólida estrategia de un solo motor

Sin embargo, pocas satisfacciones ofrece el único motor disponible. Este anticuado cuatro cilindros de 2,4 litros desarrolla los ya mencionados 178 CV y genera un par motor de 230 newtons/metro a 4.000 revoluciones. Lamentablemente, no transmite nada de esto, algo que tiene que ver, por un lado, con el cambio automático y, por otro, con el propio motor. Así las cosas, la velocidad máxima de 205 km/h resulta suficiente para un automóvil de 180 CV.

Galería: Primer contacto Suzuki Kizashi 4X4Aunque en realidad esto deja al conductor indiferente, ya que el motor tampoco anima a conducir muy rápido. En la zona alta de revoluciones se muestra demasiado ruidoso, de forma que una velocidad de crucero de 130 km/h parece ser lo más oportuno. En este caso, el consumo homologado de 8,3 litros resulta bastante realista. Éste, además, se encuentra 0,4 litros por encima de la variante de tracción delantera con cambio manual.

En cambio, su interior no da pie a casi ninguna crítica. Parece que Suzuki ha encontrado una línea nueva, aunque todavía se puede reconocer, por ejemplo, al nuevo Swift. El salpicadero está realizado con buenos materiales y convence gracias a su funcionalidad. No obstante, su interior no tiene el mismo aspecto deportivo que su exterior, con unos tubos de escape y unas taloneras de grandes dimensiones. El perfil de los asientos tampoco es realmente deportivo, sino que en realidad la zona del asiento ha quedado demasiado corta. En cambio, la oferta de espacio tanto delante como detrás y en el maletero (461 litros) resulta más que suficiente.

Conclusión

Las ventajas del Kizashi son evidentes. Equipamiento completo, tracción integral, cambio automático, precio reducido y ausencia de extras con sobreprecio. Por un poco menos de 32.000 euros uno tiene todo o nada. Tan sólo la pintura metalizada se puede adquirir de forma opcional. No obstante, no sabemos si esto será suficiente para alcanzar su reto inicial de ventas. El problema es que sobre todo los compradores alemanes se muestran demasiado conservadores a la hora de tomar una decisión en un segmento en el que el precio todavía es un aspecto a tener en cuenta. En este caso, prefieren un tracción delantera, sin piel, con un motor más pequeño y un cambio manual, pero de fabricación (presumiblemente) alemana.

En realidad es un pena, porque el Kizashi se merece algo más que pasar desapercibido y ser ignorado, pese a que quizá no todo en él sea alta tecnología. Además, tampoco es necesario. Ser diferente también debería ser un argumento de compra, sobre todo cuando no hay nada malo en la elección.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.