Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Toyota GT 86

Primer contacto: Toyota GT 86

Como los de antes

09.05.2012

Con el GT 86, Toyota pretende rescatar las sensaciones puras de sus deportivos más emblemáticos. Se trata de un compacto potente con motor de aspiración normal en lugar de turboalimentado, que cuenta con 200 cv aplicados directamente al eje trasero. Es un auténtico caramelo para los amantes del drifting y para todos aquellos que necesiten coches “como los de antes”…

Galería: Primer contacto Toyota GT 86Por si todavía queda algo de confusión entre los más despistados, éste no es el nuevo Celica. El GT 86 (ya bautizado como Toyobaru o Subayota) ha sido concebido para devolver la esencia del Corolla Levin AE86 a los acérrimos de Toyota. Esto es, conjugar un motor delantero de aspiración normal con una tracción trasera y una carrocería compacta muy pegada al asfalto. No obstante, sería injusto reducir a un solo modelo las influencias del GT 86, sobre todo con una herencia deportiva tan importante como la de la marca nipona. Modelos como el Sports 800 (tracción trasera y motor bóxer) o el 2000GT (motor 2 litros y seis cilindros en línea) tienen directa o indirectamente su ADN en este nuevo modelo, sin olvidar al Supra, al MR2 e incluso al propio Celica.

Para entender con más exactitud la procedencia del GT 86 hay que remontarse a los años 90, década en la que los segmentos de automóviles empezaron a fusionarse para dar lugar a ideas más o menos arriesgadas y donde empezó a cocinarse la idea de realizar algo como esto. En el año 2005 llegó la alianza de Subaru con Toyota, con la que se pretendía abaratar costes y que fuera rentable la creación de un modelo deportivo. El objetivo era crear un sucesor digno de los arriba mencionados arriesgando lo mínimo posible. Dicho y hecho. En el acuerdo empresarial, Toyota se ha encargado de la planificación del producto mientras que Subaru ha participado más en el diseño técnico y la parte de ingeniería, en la cual su motor de cilindros opuestos se ha convertido en la auténtica piedra angular.

4,2 metros

Galería: Primer contacto Toyota GT 86

Entre otras, el nuevo GT 86 ya tiene la medalla de ser el coupé de cuatro plazas más compacto del mundo. Aunque su longitud es de tan sólo 4,2 metros, los más de 2,5 metros de batalla sirven para que al menos se puedan colocar dos plazas traseras meramente testimoniales. En el exterior de su musculosa carrocería (que sólo se diferencia por detalles con el Subaru BRZ) destacan los faros delanteros de descarga de alta intensidad, luces LED diurnas, un alerón con dos nervios en sus externos, el techo con dos volúmenes que ayuda a canalizar el flujo de aire y los dos tubos de escape cromados así como el logotipo del modelo, que representa dos pistones enfrentados y refleja el número 86 en las aletas delanteras.

Galería: Primer contacto Toyota GT 86En cuanto al habitáculo, el acceso al mismo no es lo más cómodo del mundo debido a su baja altura, pero tampoco obliga a retorcer el cuerpo entero como ocurre en algunos biplaza. Una vez encajados en los baquet, el volante sorprende por lo pequeño que es (36 cm de diámetro) y la atmósfera general es la de un vehículo muy deportivo gracias a los asientos de gran sujeción, al panel de instrumentación de tres esferas con velocímetro digital dentro del tacómetro y a que prácticamente todo está orientado hacia el conductor. Todo está a mano y está bien acabado, pero tampoco busquemos lujos porque no los hay. Nos ha gustado especialmente que la superficie donde apoya la rodilla derecha vaya acolchada y que los pedales estén lo suficientemente separados entre sí. Por último, el volante dispone de regulación en profundidad y en altura y el maletero, por su parte, ofrece un volumen inicial de 240 litros.

Sensaciones, no prestaciones

Galería: Primer contacto Toyota GT 86Con el GT 86, los ingenieros del “equipo 86” no han estado obsesionados con las prestaciones en ningún momento. El objetivo no ha sido el de pulverizar datos dentro de este reducido segmento de vehículos, sino más bien ofrecer la mayor cantidad de sensaciones al volante. Para ello se han servido de todo un seguro de vida, un motor 2.0 de cuatro cilindros tipo bóxer que ofrece de partida una relación exacta de 100 cv por cada litro de cilindrada sin recurrir a un turbocompresor y un ratio de compresión elevado (12,5:1), además de un régimen máximo de giro muy alto (7.400 rpm) que define la raza y la casta de este coche. Como evidencia de sus intenciones, la marca ha introducido un resonador por primera vez usado en un Toyota que mete el sonido del motor directamente en el habitáculo.

Para controlar este bloque “cuadrado” (recordemos que el diámetro y carrera son 86 mm x 86 mm, de ahí su nombre), Toyota ha puesto un cambio manual de seis marchas con recorridos muy cortos y precisos o bien un convertidor de par automático controlable con levas tras el volante. Con el primero de ellos se puede obtener una velocidad máxima en circuito de 226 km/h y una aceleración de 7,6 litros, prácticamente el mismo tiempo que invierte un Peugeot RCZ THP de 200 cv y casi un segundo más de lo que tarda un Scirocco 2.0 TSI de 210 cv. Por su parte, el cambio automático hace que el GT 86 sea cuatro décimas más lento (8,2 segundos) y que no pueda superar los 210 km/h de máxima.

Como una tabla

Galería: Primer contacto Toyota GT 86Después de muchas pruebas por parte de los ingenieros, los escasos 1.239 kilos de peso del GT 86 se distribuyeron de forma 53/47 entre ambos ejes. A priori nos parece una configuración excelente, ya que realizar transferencias de pesos de forma correcta no supone demasiada complicación para conductores poco experimentados y garantiza mucha diversión con el mínimo esfuerzo para las manos con más pericia que busquen un drifting constante. A esto ayuda lógicamente que el centro de gravedad es muy bajo (gracias a la colocación tan baja del motor y de los asientos), al diferencial Torsen de deslizamiento limitado y que, gracias a una suspensión muy firme con esquema McPherson - doble triángulo, no hay apenas inercias que corregir al realizar cambios de dirección bruscos.

Por tanto, es un coche para disfrutar curvas, pero no para andar obsesionados con los tiempos. Y es que los 200 cv de potencia y los 205 Nm disponibles son más que suficientes para sentir toda la adrenalina al volante y salir con contundencia después de cada giro, pero no podrán catapultarnos con la inmediatez de un turbo en las rectas. En nuestra toma de contacto, realizada en el circuito Parc Motor de Castellolí, pudimos impulsar nuestro GT 86 “sólo” hasta los 181 km/h en una recta donde se podían haber superado ampliamente los 200 km/h. Mención aparte merece el cambio manual, muy rápido y con recorridos duros y cortos. Los escalonamientos entre marchas están bien configurados, incluso mejor que en el automático, pero al estar obligados a llevarlo siempre por encima de las 5.000 vuelvas al final se recurre demasiado a la tercera marcha. Por su parte, la sexta debería tener algo más de desahogo, ya no por el consumo, sino por dulcificar un poco el ruido en velocidad de crucero.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Toyota GT 86   Toyota GT 86
Versión   Manual, 6 velocidades   Automático, 6 velocidades
Especificaciones        
Longitud/anchura/altura (mm)   4240 / 1775 / 1285   4240 / 1775 / 1285
Distancia entre ejes  (mm)   2.570   2.570
Radio de giro (m)        
Peso (kg)   1.239   1.262
Volumen del maletero (l)   247   247
Neumáticos de serie   215/45 R17   215/45 R17
Motor        
Cilindrada (cc)   1.998 (bóxer 4 cilindros)   1.998 (bóxer 4 cilindros)
Potencia (cv)   200 cv a 7.000   200 cv a 7.000
Par máximo (Nm/rpm)   205 a 6.400   205 a 6.400
Tracción   Trasera   Trasero
Transmisión   Manual, 6 velocidades   Automático, 6 velocidades
Consumo        
Combustible   Gasolina   Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   10,4 / 6,4 / 7,8   9,6 / 5,7 / 7,1
Emisiones CO2 (gr/km)   181   164
Consumo durante test (l/100km)   N.D.   N.D.
Características        
Aceleración 0-100 km/h (s)   7,6   8,2
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.   N.D.
Capacidad depósito (l)   50   50
Velocidad máxima   226   210
Equipamientos extras disponibles        
Euros   29.990   33.490
Equipamientos extras disponibles        
 
Más datos
Menos datos
 

Adictivo, con o sin electrónica

Galería: Primer contacto Toyota GT 86Una de las mejores sensaciones de este coche es que la dirección eléctrica, lejos de ser nerviosa, tiene un tacto muy sensible y deportivo pero que no exige esfuerzo a los brazos del conductor. Esperábamos un tacto más agresivo y menos cómodo del coche en general (también de la suspensión), pero la puesta a punto deja un punto de suavidad y neutralidad que beneficia a la conducción tranquila por carreteras secundarias.

Con un Cd excelente (0,27) el ruido aerodinámico es más bien nulo, sólo oyes ligeramente el aire que choca en las carcasas de los retrovisores y el ruido de los neumáticos en el asfalto. Por cierto, las gomas que monta Toyota tienen las mismas medidas que las del Prius (Michelin Primacy HP 215/45 R17), algo que responde únicamente al ahorro tanto en el precio “psicológico” (que debía estar por debajo de 30.000 euros) como en el consumo de combustible.

Galería: Primer contacto Toyota GT 86En cuanto a la electrónica, el GT 86 ofrece dos modalidades de conducción configuradas para mostrar diferentes equilibrios entre diversión y seguridad. El modo VSC Sport, que se acciona desde la consola central mediante un simple botón, permite un mayor deslizamiento lateral del eje trasero, si bien es cierto que cortará la diversión antes de tiempo. La parte buena es que si queremos desplazar la trasera a nuestro antojo o enlazar curvas totalmente “de lado” los controles de tracción y estabilidad son totalmente desconectables.

Desde 29.990 euros

Galería: Primer contacto Toyota GT 86El GT 86 no supondrá un gran porcentaje en la facturación total de Toyota, sino que más bien servirá para conseguir una mayor asociación de la deportividad a la marca. Por eso necesitaba partir de un coste “psicológico” justo por debajo de los 30.000 euros. A cambio de este precio inicial, el equipamiento es bastante completo: llantas de 17”, luces LED y faros de xenón, asientos calefactables, climatizador dual, diferencial trasero Torsen, acceso sin llave, terminaciones de cuero,etc.

El cambio automático cuesta 33.490 euros, y en este precio se incluye obligatoriamente la tapicería de Alcántara en los asientos. A esto se le pueden sumar otras opciones, como la pintura metalizada (500 euros), el navegador (750 euros) o una protección cerámica  para la carrocería y las llantas (450 euros). Ya en el concesionario, el cliente también podrá mejorar el equipo de sonido, poner sensores de aparcamiento trasero o instalar adhesivos exteriores.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.