Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Toyota RAV4 Facelift

Primer contacto: Toyota RAV4 Facelift

Simplemente estética

07.05.2010

El RAV4 fue, en su origen, un vehículo nacido para ser simplemente un todoterreno. Ya lo decía su propio nombre, Recreational Active Vehicle 4 Wheel Drive, cuando se lanzó al mercado en 1994. Pero los tiempos cambian y las necesidades del mercado mandan. Así, aunque Toyota sigue comercializando el 70% de este modelo con tracción total, la tendencia observada en el resto de marcas avisa de que el “espíritu offroad” puede durar poco tiempo en los SUV de pequeño tamaño. La tracción a un solo eje es más ecológica, reduce considerablemente el precio del coche y, en la mayoría de los casos, tampoco supone una ventaja tan evidente. Este ligerísimo facelift sirve, entre otras cosas, para que la imagen urbana del RAV4, que no se tocaba desde 2006, se vea reforzada para combatir con los intocables Nissan Qashqai y Ford Kuga, los líderes indiscutibles de un segmento gobernado casi en solitario…

Nuevo diseño

Galería: Primer contacto Toyota RAV4 FaceliftPero vamos antes de nada a lo importante. El RAV4 actualizado costará sólo 150 euros más que el anterior a igualdad de motor y equipamiento, es decir, el precio comienza en 23.300 euros con un motor de gasolina y tracción delantera. A juzgar por los escasos cambios que ha sufrido la carrocería y el interior, tampoco sería justo que Toyota pidiera mucho más dinero de lo que ya venía haciendo. La gama sigue siendo únicamente de cinco puertas (la de tres desapareció en la anterior generación) con  dos carrocerías que afectan sólo a la parte trasera. La versión Cross Sport (que incluye un kit de reparación porque no lleva rueda de repuesto ni barras en el techo) y Standard (con barras  superiores, rueda de repuesto y carcasa protectora en el portón trasero). El cliente podrá elegir indistintamente una u otra sin preocupaciones, ya que ambas cuestan lo mismo.

Galería: Primer contacto Toyota RAV4 FaceliftComo ya hemos dicho más arriba, las novedades no abundan pero  son suficientes para observar una apariencia más fresca y sobre todo más robusta en este SUV. El cambio principal está en la parte delantera, donde la parrilla cambia de forma y además viene adornada con remates cromados tanto en el frente como en la parte inicial del capó. El paragolpes, que cuenta con unos antinieblas retocados dentro de unas molduras más grandes, ha crecido tres centímetros en profundidad alterando en esta misma medida la longitud total del coche (que pasa a ser de 4,44 metros). Las ópticas delanteras también son de nuevo diseño, así como la colocación de los faros dentro de las mismas. En el lateral, sin embargo, no se podrán observar diferencias a menos que se equipen opcionalmente las llantas de 18 pulgadas.

Interior

Galería: Primer contacto Toyota RAV4 FaceliftTampoco en el interior abundan las novedades. El RAV4 sigue siendo un coche de mucha calidad en el que únicamente se han mejorado las juntas entre los paneles para mejorar la sensación de calidad visual y la resistencia al paso del tiempo. La otra novedad destacable sólo será visible para aquellos que elijan el acabado más alto (Executive) ya que se incluye en éste una tapicería mixta de cuero y Alcántara que hasta ahora no podía equipar.

El portón trasero de apertura lateral sigue siendo una de las señas de identidad de este modelo, y con ese mismo propósito se ha conservado para esta generación. Con las ventajas e inconvenientes que este sistema de apertura conlleva (por ejemplo facilita labores de carga pero no puede aprovecharse en cualquier plaza de garaje), el RAV4 ofrece un volumen de carga muy generoso (586 litros) ampliable cómodamente gracias a unos tiradores en el propio maletero (hasta más de 1700). La capacidad para ocupantes, en cuanto a altura y espacio para las piernas, sigue siendo la misma, conservando la ventaja de que la banqueta trasera se puede tambier desplazar longitudinalmente algunos centímetros. .

Motores

Los motores en la gama siguen siendo un diesel 2.2 D4D 150 cv y un gasolina VVT-i de 158 cv, ambos disponibles con cambio manual de seis desarrollos o automático. En el caso de las transmisiones automáticas, se puede optar por un cambio tipo CVT (en el caso del gasolina) y por un variador de par en el caso del diesel. Aunque ambos incluyen un valioso control de descenso en pendientes, tienen la pega de que sólo están disponibles con los acabados más altos de la gama, con lo que el precio inicial de un RAV4 automático es de 32.600 euros, algo muy alejado del precio inicial.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Toyota RAV4   Toyota RAV4
Motor   2.0 VVT-i 158 cv 4x2   2.2 D-4D 150 cv 4x4
Especificaciones        
Longitud/anchura/altura (mm)   4445 / 1815 / 1685   4445 / 1815 / 1685
Distancia entre ejes  (mm)   2.560   2.560
Diámetro de giro (m)        
Peso (kg)   1490   1650
Volumen del maletero (l)   586   586
Neumáticos   225/65R17   235/55R18
Motor        
Cilindrada (cc)   1.987 (4 en línea)   2.231 (4 en línea)
Potencia (cv)   158   150
Par máximo (Nm/rpm)   198/4.000   340/2000
Tracción   Delantera   Total
Transmisión   Manual, 6 velocidades   AutoDrive S, 6 velocidades
Consumo        
Combustible        
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   9,4 / 6,2 / 7,4   8,8 / 6,2 / 7,2
Emisiones CO2 (gr/km)   174   189
Consumo durante test (l/100km)   (-)   (-)
Características        
Aceleración 0-100 km/h (s)   10,2   10,2
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª        
Capacidad depósito (l)   (-)   (-)
Velocidad máxima   185   185
Precio (sin extras)        
Euros   23.300   35.350
Equipamiento extra        
 
Más datos
Menos datos
 

Los motores no presentan cambios en cuanto a consumo, emisiones o prestaciones. En el caso del más ahorrador, el motor diesel combinado con tracción delantera homologa un consumo mixto de 5,7 litros a los cien y unas emisiones de 150 gramos de CO2 por kilómetro. La diferencia con respecto al motor de gasolina es considerable, por lo que a la larga puede ser recomendable pagar la diferencia de casi 2.000 euros entre uno y otro. El 2.0 de 158 cv consume, como mínimo, 7,4 litros de combustible cada cien kilómetros.

En marcha

A pesar de que el voladizo delantero ha crecido tres centímetros, las cotas offroad del RAV4 se mantienen como hasta ahora, es decir, siguen siendo más que aceptables y mejores que las de muchos de sus competidores. En este sentido, las cualidades dinámicas tanto por cotas como por la capacidad de sus motores, el RAV4 es uno de los vehículos más preparados para circular sin problemas por zonas complicadas de arena, barro y piedra, siempre y cuando los neumáticos sean los adecuados, claro.

Galería: Primer contacto Toyota RAV4 FaceliftHemos podido probar los dos motores con cambio automático durante un recorrido que combinaba carretera y pistas de arena algo complicadas, en igualdad de condiciones. Aunque su consumo no es del todo elevado, la verdad es que no hemos encontrado ninguna ventaja clara del motor de gasolina con respecto al diesel, ni siquiera a nivel de ruido percibido en el interior. El motor diesel responde con más soltura a cada pisotón del acelerador (se nota fundamentalmente en carretera, tal vez porque el tipo de cambio automático es determinante en este sentido) y además es más cómodo fuera de pista por su buena respuesta en bajas revoluciones.

En nuestra toma de contacto no encontramos demasiado barro en nuestro camino y más bien nos dedicamos a comprobar la buena calidad de la suspensión en zonas con piedras de importante calibre donde se circula muy lentamente. No hubo golpes en los bajos de la carrocería, tan sólo algún pinchazo entre algunas unidades del grupo que rápidamente fueron solventados. Durante los 300 kilómetros aproximadamente que duró nuestro recorrido, el RAV4 con motor de gasolina consumió una media de 9,9 litros cada cien kilómetros. El diesel pudo hacer lo mismo, al mismo ritmo, con casi dos litros menos de gasoil.

Galería: Primer contacto Toyota RAV4 FaceliftMecánicamente, agradecimos el sistema activo del RAV4 (ofrecido de serie en todas las versiones 4x4) que analiza y modifica varios parámetros de conducción, como el sistema de tracción total, el control de estabilidad o la cantidad de asistencia a la dirección. Así, puede repartir gracias a un acoplamiento magnético la cantidad de par que reciben las ruedas traseras cuando el eje delantero comienza a deslizar. De la misma forma se puede alterar la asistencia que recibe el volante o la actuación del pedal de aceleración. Lo que no varía, en este caso, es el reparto de tracción con respecto a la generación anterior, que puede caer al cien por cien sobre el eje delantero hasta un máximo del 45% en el eje trasero.

Equipamiento

Galería: Primer contacto Toyota RAV4 FaceliftLos precios de la nueva gama van desde los 23.300 hasta los 35.350 euros. Todos los RAV4 de la gama, desde el equipamiento Active más básico incluyen de serie siete airbags (uno de ellos es el de rodilla para el conductor), reposacabezas activos, control de estabilidad y tracción y asistente de arranque en pendiente.  Pagar los casi 3.000 euros de diferencia por el equipamiento Advance supone  añadir climatizador, llantas de 17”, control de crucero, luz y lluvia y conexión bluetooth. Como opción, aquí se pueden añadir el techo solar eléctrico (900 euros) y el navegador integrado (1275 euros).

Sólo en el equipamiento Executive, disponible a partir de los 29.700 euros, se podrá disfrutar de los nuevos asientos de cuero y Alcántara, reglajes eléctricos y techo eléctrico.  En la lista de opcionales destacan las llantas de 18 pulgadas y el pack de navegación avanzado con disco duro de 10 gb que incluye cámara de visión trasera y el sistema de entrada y arranque inteligente (2.500 euros).

Resumen

Los objetivos de Toyota para esta generación del RAV4, que no sufría cambio alguno desde 2006, pasan por contribuir a una mejora global de la marca y vender más de 5.000 unidades a lo largo de 2010. El RAV4 sigue siendo el mismo coche de calidad, con los mismos motores y con una capacidad dinámica que puede justificar la diferencia de precio con respecto a sus rivales. Además, su diseño ha sido ahora puesto a punto para plantar cara a los líderes del segmento. La pega (por poner alguna) de este “facelift” es que tanto las transmisiones automáticas como los nuevos elementos de equipamiento sólo están disponibles para las versiones más lujosas. Además, si se pretende que a partir de ahora las versiones de tracción delantera triunfen sobre las 4x4, no le habría venido mal un retoque en los consumos o un dispositivo de arranque y parada automático del motor.

Galería: Primer contacto Toyota RAV4 Facelift

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.