Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Toyota Yaris Facelift

Primer contacto: Toyota Yaris Facelift

Otro look, pero el mismo dilema

29.07.2014

¿Diésel o híbrido? Esta es una pregunta que los compradores europeos se han podido hacer varias veces en los últimos diez años. Incluso en el segmento de los vehículos pequeños cada vez es más habitual encontrar alternativas híbridas frente a motores diesel. El Yaris de Toyota es uno de esos ejemplos, y desde 2013 ofrece una alternativa realmente ecológica en el segmento B. En 2014 llega un facelift de este modelo al mercado y nosotros ya hemos podido comparar el híbrido frente a los dos motores diesel que se ofrecen como alternativa.

La evolución es más que evidente nada más ver el Yaris, cuya carrocería e interior llevaban casi tres años sin tocarse. Las líneas de equipamiento más elevadas se caracterizan por nuevas luces LED delanteras y traseras, un paragolpes delantero más prominente y algunos retoques en la zaga. Hay nuevas opciones de pintura y llantas con diseños renovados, es decir, las típicas cosas que suelen incluir en un facelift.

Algo parecido sucede en el interior, que sigue contando con su estructura clásica pero con ligeros retoques que le hacen parecer más fresco y actual. Entre otras cosas, se han retocado los paneles interiores de las puertas, mientras que se han añadido superficies suaves a la parte superior del salpicadero y se han añadido nuevos detalles cromados. Un detalle que no nos ha gustado demasiado es que se ha vuelto a recurrir a la clásica palanca de cambio, grande y de color negro en lugar de la pequeña palanca azulada de los híbridos Prius o Auris. En el caso del Yaris híbrido, la transmisión automática también es de serie.

Gran demanda en Europa

Galería: Primer contacto Toyota Yaris FaceliftEsta versión híbrida (“eléctrica a tiempo parcial” es una descripción que nos gusta mucho más) ha sido creada especialmente para mercados como el alemán, donde hasta un 40% del mix de ventas del Yaris podría quedar ya reservado exclusivamente a la versión híbrida.

El Yaris Hybrid no ha cambiado técnicamente con respecto al modelo anterior, así que tras este facelift el consumo mixto homologado seguirá siendo de 3,3 litros cada cien kilómetros. Aunque este es un valor sobre el papel, la realidad nos ha demostrado que se pueden asumir consumos por debajo de 4 litros de una forma bastante factible, e incluso se puede conseguir circular durante casi 70 kilómetros sin consumir una sola gota de combustible. Para ello han de darse las circunstancias óptimas de tráfico, carretera e inclinación de la vía por la que circulemos. Y viajar sin el aire acondicionado puesto, por cierto.

Fácil manejo

Galería: Primer contacto Toyota Yaris FaceliftLa combinación del cambio CVT con la unidad eléctrica y el motor de gasolina 1.5 es bastante armoniosa y por lo general silenciosa.  Tan sólo se percibe un sonido parecido al de una turbina cuando se produce la recuperación de energía, pero apenas es perceptible en conducción urbana.

En los primeros kilómetros de recorrido de pruebas el Yaris Hybrid reflejó un consumo mixto de 6,5 litros, es decir, casi el doble de lo prometido en la ficha técnica. Sin embargo, a medida que pasaban los kilómetros la cifra se reducía décima a décima hasta cifras que por lo menos dan sentido a una inversión como ésta. Después de una distancia media, el ordenador de a bordo mostraba 4,2 litros de media, un valor decente pero no excepcional. Los últimos kilómetros los pudimos realizar siguiendo la estela de un camión, mientras que los metros finales ya en terreno urbano pudieron realizarse únicamente en modo eléctrico. Esto permitió conseguir redondear la cifra y llegar a clavar el ordenador en los 4,0 litros.

Sin duda este es un dato al que no pueden llegar la mayoría de conductores, cuyas medias de consumo están entre los 5 y los 6 litros. Pero, ¿vale la pena la inversión que hay que hacer al comprar un Yaris híbrido frente a otro con motor diésel?

Veamos el caso. Realizamos el mismo recorrido a bordo de un Yaris con motor diesel 1.4 D-4D de  90 cv y cambio manual, con las mismas condiciones de tráfico e incluso con el aire acondicionado también apagado. Aquí nos sorprendió que el diesel se mantiene en cifras más bajas en un principio, incluso pueden bajar un poco el dato de 3,8 litros pero de forma temporal. En el momento en el que salimos del escenario ideal de conducción (carreteras llanas de 90-100 km/h sin tráfico) y entramos en zonas urbanas, la cifra va aumentando poco a poco. El start-stop por sí solo no pudo contener el gasto provocado por los continuos arranques y parones y, al final, nuestro consumo medio fue de 4,2 litros.

Depende

Galería: Primer contacto Toyota Yaris FaceliftLa proximidad de un valor y otro hace que sea realmente difícil tomar una decisión sobre cual interesa más. Técnicamente, los valores de dinámica longitudinal caen un poco a favor del diésel, ya que incluso con 10 cv de potencia menos puede firmar una aceleración de cero a cien en 10,8 segundos, es decir, un segundo menos del tiempo que necesita invertir el híbrido. Incluso la velocidad máxima es superior en 10 km/h en el caso de la versión diesel, consiguiendo puntas de hasta 175 km/h. El híbrido tiene la ventaja de que hace menos ruido en ciudad, no vibra y además puede gestionarse con un cambio automático que, aunque no es un prodigio de suavidad en las transiciones, ahorra mucho trabajo en las maniobras urbanas. Nuestra impresión es que la mayoría de los conductores preferirán el comportamiento clásico del diesel.

La principal razón de esto es que el diesel es además menos costoso. Según nuestra comparativa, el coste por cubrir 100 km sería de algo más de cinco euros en el caso del diesel y seis euros en el caso del híbrido. No obstante, depende totalmente del escenario de conducción que vayamos a abordar con más frecuencia. Si la conducción es mayoritariamente por ciudad, interesa el híbrido. Si es en recorridos por autovía o directamente en autopista, entonces interesa el diesel.

Precio

Galería: Primer contacto Toyota Yaris FaceliftComparando ambos modelos con carrocería de cinco puertas y acabado Advance, la diferencia de precio de partida también debe ser considerada, ya que supone casi 2.00 euros de diferencia. El Yaris 90D Advance está disponible desde 16.650 euros, mientras que el Hybrid supone un desembolso de al menos 18.290 euros, un sobrecoste que se justifica entre otras cosas por el cambio automático y por el climatizador dual.

Estos precios representan el tope de gama, pero si buscamos un Yaris más barato podemos bajar la cantidad a pagar hasta acercarse a los 10.000 euros. El modelo más económico corresponde a la versión 1.0 de 69 cv con carrocería de tres puertas, por la que es necesario pagar 10.990 euros. Pasar a una carrocería de cinco puertas supone 500 euros más.

Conclusión

Galería: Primer contacto Toyota Yaris Facelift85 millones de euros invertidos y 576 mil horas de trabajo es lo que Toyota dice haber invertido en el facelift del nuevo Yaris. El pequeño modelo de la marca japonesa cuenta ahora con un exterior que deja un conjunto mucho más sólido así como un interior renovado y mejorado en cuanto sensación de calidad. En cuanto a conducción, con todos sus motores es un coche más tranquilo, estable y manejable que el anterior.

Sobre la pregunta de si interesa o no un híbrido frente a un diesel, la respuesta es que depende de la conducción de su dueño y del escenario por donde vaya a moverse con mayor frecuencia. No obstante, hay que tener en cuenta que tanto el diesel de 90 cv como el híbrido de 100 cv no pueden conseguirse por menos de 16.650 euros o 18.290 euros, cifras más que considerable si tenemos en cuenta que estamos solo en el segmento B de vehículos.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.