Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Toyota Yaris Hybrid

Primer contacto: Toyota Yaris Hybrid

Tan pequeño... y ya híbrido

07.06.2012

No sin razón a la marca Toyota se la considera pionera en esto de la tecnología híbrida. Ya en 1997 los japoneses lanzaron al mercado la primera hornada del Prius y ahora, junto con su filial de lujo Lexus, cuentan con numerosos modelos bimotor en su gama de productos. Sin embargo, a la hora de «hibridizar» los utilitarios Honda les tomó la delantera con su modelo Jazz. Ahora Toyota se atreve con el Yaris en ese mismo segmento.

El nuevo Yaris Hybrid, disponible en versión cinco puertas con frontal individual, que incluye una parrilla más ancha, y nuevos grupos ópticos traseros tipo LED (a partir de la segunda línea de equipamiento), ha tomado prestado su sistema híbrido del Prius y del Auris. Para su utilización en el pequeño utilitario los respectivos componentes han sido sometidos a una reducción, no solo de peso, sino también de potencia. En este sentido, el propulsor del Yaris pesa un 20% –o lo que es lo mismo 42 kg– menos que la versión del Auris.

Tecnología híbrida conocida

Galería: Primer contacto Toyota Yaris HybridEn lugar de una mecánica de 1,8 litros, el Yaris monta el motor de gasolina de 1,5 litros que ya conocemos de la segunda generación del Prius. El motor eléctrico de apoyo también se ha sometido a medidas de reducción, por lo que ahora solo proporciona 45 kW en lugar de 60 kW. Juntas, ambas fuentes de energía generan un total de 100 CV, convirtiendo al Hybrid en el modelo más potente de toda la gama Yaris. En cambio, el título de modelo más eficiente ha de compartirlo con la variante diésel de 90 CV, puesto que en caso ideal ambos consumen 3,5 litros de combustible. De esta forma el diésel resulta más eficiente, pero el Hybrid más limpio: las emisiones de CO2 del modelo eléctrico alcanzan los 79 gramos por kilómetro, es decir 30 g/km menos que la variante de gasóleo.

Al igual que en el Prius y el Auris, el Yaris Hybrid también almacena su electricidad en una batería de níquel-hidruro metálico algo anticuada situada debajo del banco trasero. Con 120 –en lugar de 168– celdas, es bastante más pequeña que la del Auris, por lo que los 286 litros de volumen del maletero habitual para este segmento no se ven afectados. Por este motivo, para un banco trasero desplazable, como en la generación anterior, la batería supone un obstáculo.

Dos kilómetros en funcionamiento eléctrico

Galería: Primer contacto Toyota Yaris HybridEl Yaris Hybrid desarrolla todo su potencial allí donde se siente en casa: en la ciudad. Al llegar al semáforo el Hybrid detiene el motor de gasolina y para arrancar de nuevo utiliza siempre el eléctrico. Este Toyota puede recorrer un máximo de dos kilómetros en modo 100% eléctrico y su modo EV funciona hasta los 50 km/h, algo en lo que el Yaris supera al Jazz Hybrid. Los que consigan conducir a menudo su Yaris Hybrid en modo eléctrico lograrán incluso un consumo urbano de solo 3,1 litros. Sin embargo, el conductor tendrá que saber controlarse para acariciar el pedal del acelerador y no exigir demasiada potencia al conjunto, puesto que entonces el propulsor de gasolina arrancaría en cuestión de segundos.

Ambas mecánicas conforman un equipo bien armonizado. Con su par motor (169 Nm) disponible desde parado el propulsor eléctrico demuestra al motor de aspiración lo que significa una buena progresión y, a partir de las 3.600 vueltas, éste último contribuye con sus 111 Nm. Así, el Hybrid resuelve su tiempo de aceleración en 11,8 segundos, de forma que se sitúa entre el gasolina algo más lento de 99 CV con cambio automático y el diésel de 90 CV equipado con cambio manual. La velocidad máxima del Hybrid es de 165 km/h.

Ruidoso a plena carga

Galería: Primer contacto Toyota Yaris HybridSin embargo, las disciplinas en las que destaca el Yaris Hybrid no son precisamente las aceleraciones fuertes o los trayectos a gran velocidad. Al pisar a fondo el acelerador el cambio variable continuo hace que el motor aumente de forma espontánea sus revoluciones y la aguja del indicador de energía del cuadro de instrumentos pase rápidamente de la zona «Eco» a la zona de máxima potencia. Si bien todo este proceso provoca mucho ruido, la aceleración del Yaris Hybrid de 1,2 toneladas de peso no resulta realmente vigorosa. En cambio, si uno mantiene su pie derecho bajo control y acelera suavemente, la mecánica de gasolina resulta prácticamente inaudible.

Al otro lado de la escala ecológica, que en el Yaris Hybrid sustituye al cuentarrevoluciones en el cuadro de instrumentos, se encuentra el modo «Charge». Durante el tiempo que la aguja se encuentre en esta zona el motor eléctrico funciona como un generador y alimenta la batería. Esto ocurre sobre todo al frenar. Al situar la palanca de selección del cambio en la posición B el Yaris recupera y desacelera de forma más evidente y, por lo tanto, genera más electricidad. Un indicador verde señaliza además el modo 100% eléctrico, que no solo está disponible en el momento de arrancar, ya que si en régimen de inercia si el Yaris considera que la energía eléctrica es suficiente para deslizarse sobre el asfalto, entonces el propulsor de gasolina se desacopla y se detiene.

Buena estabilidad en carretera

El hecho de que el Yaris Hybrid sea unos cuantos kilos más pesado que su hermano no afecta para nada a su comportamiento en marcha. Su suspensión rígida proporciona una buena estabilidad en carretera, aunque también hace partícipes a los ocupantes del estado de la calzada. En cambio, en marcha la dirección podría ofrecer una mejor respuesta, aunque su suavidad resulta ventajosa a la hora de maniobrar. A diferencia del Yaris convencional, el Hybrid cuenta de serie con frenos de disco en el eje trasero, si bien los frenos podrían dosificarse algo mejor. El control electrónico de estabilidad también está disponible de serie.

Galería: Primer contacto Toyota Yaris HybridEntre los componentes que configuran su equipamiento básico (15.900 euros) también encontraremos espejos exteriores eléctricos, elevalunas eléctrico delantero, un asiento del conductor regulable en altura, así como un volante ajustable tanto en altura como en profundidad y un climatizado. La radio y la pantalla táctil están disponibles desde la versión de acceso «Active»  y puede complementarse con un navegador por 700 euros. La versión Advance (17.600 euros) añade el volante y palanca en piel, llantas de 16 pulgadas y una iluminación más completa del habitáculo.

Conclusión

Con el Yaris Toyota avanza un poco más en la democratización de la propulsión híbrida. Si bien su precio de 15.900 euros se puede considerar económico para un modelo de doble propulsor, no lo es tanto para un integrante del segmento de los utilitarios. Sin embargo, esta tecnología está en buenas manos en este segmento, ya que los utilitarios suelen utilizarse en ciudad y allí es precisamente donde los híbridos pueden desarrollar todo su potencial.

Al arrancar a menudo el motor eléctrico se utiliza masivamente y al frenar mucho la batería se recarga continuamente. Siempre que el Yaris Hybrid se desplace con moderación la combinación de propulsor de gasolina y motor eléctrico funcionará de forma armónica y silenciosa. Solo las demandas de potencia elevadas hacen que el Yaris resulte molesto por el ruido. Y, además, para conseguir los 3,5 litros de consumo prometidos también hay que saber controlarse. Tras nuestra prueba, y manteniendo un estilo de conducción normal, el ordenador de a bordo mostró una cifra de 4,4 litros, algo que en la práctica también constituye un consumo bastante bajo.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.