Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Volkswagen Up!

Primer contacto: Volkswagen Up!

¿El nuevo urbano?

20.10.2011

Un Volkswagen por menos de 10.000 euros. Los de Wolfsburgo vuelven a poner sobre la mesa algo que dejó de existir hace mucho tiempo. Sin embargo, el VW Up! no ha llegado a cumplir las expectativas tan ampliamente alimentadas por la casa alemana a través de innumerables estudios previos, ya que parece ser que carece de ese «algo» especial.

En el aspecto puramente estético, se puede afirmar que la única carrocería disponible en estos momentos para el VW Up! (dos puertas) no es ningún descubrimiento. Más bien al contrario, ya que su rechoncha silueta se nos antoja bastante familiar y nos recuerda a otros utilitarios como el Citroën C1 o el Suzuki Alto. Cierto es que sus 3,54 metros de longitud no ofrecen demasiada libertad creativa.

Galería: Primer contacto Volkswagen Up!Además, la oferta de espacio ha de ser buena. Y eso es algo donde el VW Up! sí acierta de pleno. La primera fila de asientos ofrece espacio suficiente para los ocupantes de mayor envergadura y si el conductor no es de los más grandes, entonces el banco trasero puede alojar cómodamente a pasajeros de hasta 1,93 metros de altura. Si la parte trasera no está ocupada, entonces se puede abatir el respaldo del asiento (en la versión básica de una sola pieza, por lo demás dividido de forma asimétrica) a fin de aumentar el volumen del maletero de 251 a 700 litros.

El único inconveniente es que aquellas personas que tengan los brazos cortos podrían tener ciertos problemas para encontrar la posición de conducción óptima, ya que el volante – incluso en la versión superior – sólo se puede regular en altura, pero no en longitud. Y si el conductor desea abrir la ventanilla de la puerta del copiloto también necesitará tener el brazo largo. El motivo es que, incluso si uno adquiere el VW Up! con elevalunas eléctrico, en el lado del conductor no existe ningún botón para la ventanilla derecha.

Poco acogedor

Galería: Primer contacto Volkswagen Up!El hecho de que los asientos con reposacabezas integrados de la primera fila causen una buena impresión a primera vista resulta agradable, pero esto no puede ocultar el hecho de que, por lo demás, el VW Up! resulta bastante poco acogedor. Algo atípico para la marca de Wolfsburgo es su paisaje de plástico en el que encontramos elementos conocidos tales como las recargadas rejillas de ventilación que ya pudimos ver hace años en el Golf. En las versiones superiores, no obstante, el aspecto mejora con algunas inserciones brillantes.

Sin embargo, dicha decoración no parece ser demasiado resistente a los arañazos y, en general, al paso del tiempo, por lo que a día de hoy no nos podemos hacer una idea del aspecto que tendrá el salpicadero en unos cuantos años. Además, los acabados cumplen el estándar del segmento, pero no se encuentran a la altura de la calidad a la que nos suelen tener acostumbrados los de Wolfsburgo.

Lo positivo del VW Up! es su vocación práctica, lo que salta a la vista gracias a la multitud de compartimentos disponibles. Incluso la parte trasera cuenta con útiles portavasos. Si además del banco trasero plegamos también el respaldo del asiento del copiloto, entonces el pequeño VW Up! nos permitirá transportar objetos de hasta dos metros de longitud. Su diseño cúbico con un portón trasero vertical posibilita no sólo un aprovechamiento óptimo del espacio, sino una buena visibilidad, por lo que los sensores de aparcamiento dejan de ser imprescindibles.

Frena solo

Galería: Primer contacto Volkswagen Up!El equipamiento por excelencia de este modelo consiste en un sistema de frenada de emergencia, algo único hasta el momento en el segmento de los urbanos. Funciona hasta una velocidad de 30 km/h y en caso de colisión inminente activa los frenos a fin de evitar un choque frontal o, al menos, minimizar la gravedad del accidente. El precio de este sistema es de 420 euros, pero la inversión merece la pena.

Los que no puedan prescindir del aire acondicionado deberán pasar del modelo básico «move up!» (9.720 euros con control de estabilidad incluido) a la versión «highup!», de manera que también podrán disfrutar de regulación eléctrica de retrovisores, llantas de 15” o algunos detalles del interior en piel, como el volante o la palanca de cambios. El suplemento asciende ligeramente por encima de los 1.000 euros y se sitúa en 10.790 euros como mínimo.

Por otros 1.100 euros más (11.830 euros para el motor menos potente), VW comercializa las versiones «black up! y white up!» que añaden carcasas de los retrovisores en el color de la carrocería, llantas de 16”, lunas traseras tintadas y un navegador portátil.

Batalla corta y escasa comodidad

Galería: Primer contacto Volkswagen Up!En algunos mercados se podrá elegir una opción de chasis deportivo (altura rebajada 15 mm) que, por cierto, no le hace ningún favor a los ocupantes, ya que lo único que consigue es que el VW Up! (que ya de por sí es algo incómodo debido a su distancia entre ejes de tan sólo 2,42 metros) resulte todavía más duro. Esto hace que el VW Up! bote alegremente al pasar por encima de tapas de registro, juntas transversales y pavimentos adoquinados, transmitiendo así a sus ocupantes todo tipo de detalles acerca de la superficie por la que rueda. Sería genial que la dirección fuera igual de directa, pero ésta se muestra bastante sintética e insensible.

La paleta de motorizaciones del VW Up! es de momento bastante limitada. Por ahora sólo dispone de un motor de gasolina de tres cilindros y 999 cm3 con dos niveles de potencia. Independientemente de la variante por la que uno se decida – 60 o 75 CV –, su par motor es siempre de 95 Nm disponibles a partir de 3.000 revoluciones. Ambos motores están asociados a un cambio manual de cinco velocidades. Parece que en 2012 llegará a los concesionarios la versión de gas natural de este tres cilindros que tan sólo emitirá 79 g/km de CO2. En cambio, la versión eléctrica no estará disponible hasta 2013.

Suficiente, aunque sin llegar a satisfactorio

Tal y como cabía esperar de estas cifras, el VW Up no es un coche que ofrezca una gran diversión al volante. El tiempo de aceleración es, respectivamente, de 14,4 y 13,2 segundos mientras que el límite de velocidad alcanza los 160 y 170 km/h. Esta potencia es más que suficiente para circular por ciudad, así como para trayectos cortos por autopista, aunque es evidente que no hará las delicias de los aficionados a pisar el acelerador.

Ni siquiera VW se atreve a pronosticar por cuál de los dos motores se decantará el grueso de la clientela. De hecho, la diferencia es bastante pequeña y el motor menos potente (600 euros más barato) se muestra incluso más rápido en ciudad, dado que éste desarrolla su potencia máxima alcanzadas las 5.000 revoluciones y no ha de esperar hasta las 6.200 vueltas como el otro. Además, al pisar al fondo el acelerador su sonido no es tan molesto como el de su hermano más potente.

Galería: Primer contacto Volkswagen Up!Realmente poco eficiente

Además, con un consumo homologado de 4,5 litros, el gasolina de 60 CV resulta un poco más eficiente que el propulsor más potente, que consume 4,7 litros. Si bien no es una gran diferencia, sí merece la pena tenerlo en cuenta. Algo que resulta de todo punto incomprensible es que el sistema de parada y arranque automático sólo esté disponible de forma opcional y no de serie como debería ser. Durante nuestra primera toma de contacto con el VW Up! de 75 CV por carreteras interurbanas, el ordenador de a bordo registró un consumo de 5,2 litros, mientras que con el motor menos potente y por la ciudad de Roma a hora punta el ordenador arrojó una cifra de casi 10 litros.

Conclusión

Que a un pequeño utilitario no se le puede exigir lo mismo que a un modelo superior es algo evidente. Sin embargo, si tenemos en cuenta los prometedores estudios realizados por VW, debemos reconocer que esperábamos algo más. No cabe duda que el VW Up! es un buen automóvil para su segmento, pero no se puede decir que sea realmente mejor que sus competidores. Y precisamente eso es lo Volkswagen lleva prometiendo desde que hace ya cuatro años anunciara por primera vez la llegada del Up!

eVote

 

Que el confort de marcha no llega al nivel del Passat, que la dirección podría ser más precisa y que los motores podrían tener más empuje son cosas que no afectarán en gran medida a la decisión de compra en este segmento. Sin embargo, lo que le falta al VW Up! es ese «no sé qué» extra que le convertiría en un coche especial. Si bien es el único que su segmento que ofrece el sistema de frenada de emergencia, esto no supondrá un gran aliciente a la hora de decidir hacerse o no con uno. Un sistema de plegado flexible para los asientos, puertas correderas o el motor trasero mostrado en alguno de los estudios serían ideas con más chispa que permitirían al VW Up! destacar entre todos sus contrincantes. Y esto es algo que seguramente se podría haber conseguido con la calidad habitual de VW.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.