Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d

Prueba: Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d

Enemigos de la gasolinera

12.03.2010

Son las referencias indiscutibles en el mercado de los compactos premium tanto por comportamiento como por placer de conducción y ahora, además, tienen un nuevo aliado a su favor. Como se dice vulgarmente, con las nuevas motorizaciones de acceso que han incorporado a sus respectivas gamas, “gastan como un mechero”…

No cabe duda; los fuertes impuestos aplicados a los automóviles con mayores emisiones, el cada vez más alto precio de los carburantes o las cada vez más estrictas leyes anticontaminación, están obligando a las marcas a centrar todos sus esfuerzos en fabricar vehículos más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

Galería: Prueba Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d  Es cierto que la crisis ha obligado a muchos a reducir drásticamente el empleo del transporte particular. Según los datos publicados por la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), entre noviembre de 2008 y noviembre de 2009 el consumo de gasóleo bajó un 5,3 %, lo que significan alrededor de 23.600 toneladas menos de este preciado combustible. Sin embargo, no es menos cierto que una pequeña parte de este acusado descenso se debe también a la nueva coyuntura que están generando todos los fabricantes de vehículos. Ahora el camino a seguir está muy claro: el objetivo es crear automóviles que, sin renunciar a unas prestaciones más que básicas, consuman lo menos posible. Sin ir más lejos, nuestros dos protagonistas, son un claro ejemplo de ello.

De sobra conocidos

Por dentro, por fuera, en lo que a acabados se refiere, habitabilidad, maletero…estas versiones son exactamente iguales respecto a cualquier otro Serie 1 (más…) o cualquier otro A3 (más...) y por tanto no nos detendremos en estos aspectos, ya de sobra conocidos por todos. Por algo son los dos compactos más envidiados y también los más caros. Su atractiva imagen de marcados tintes deportivos, la calidad de sus terminaciones y esa inconfundible “atmósfera premium”,  no dejan lugar a dudas. Excepto en la capacidad del maletero (mejor en el A3), los dos están a la par.

Galería: Prueba Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d  Así pues, la verdadera diferencia que encontraremos en estas versiones respecto a sus hermanos de gama, radica en la frecuencia con la que acudiremos a la gasolinera, todo gracias a las refinadas mecánicas de las que hacen gala. Ahora bien, estos modernos propulsores están enfocados claramente a perseguir un gasto de combustible muy reducido, dejando en parte de lado el excelente dinamismo de marcha al que nos tenían acostumbrados.

Distintos caminos

A priori, y atendiendo a la numeración que acompaña a ambos vehículos (116 d y  1.6 TDI), podríamos pensar que los dos se han decantado por la cada vez más de moda tecnología del “downsizing”, apostando por una reducción en la cilindrada de sus motores. Sin embargo, en este caso han tomado caminos muy distintos; si bien Audi sí que responde fielmente a este concepto con su nuevo motor de 1,6 litros, en BMW han mantenido el mismo bloque de 2 litros que montan el 118d, el 120d o el 123d, modificándolo para sacrificar unos cuantos caballos a cambio de ajustar al máximo el consumo de combustible.

Galería: Prueba Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d  El motor de este A3 cubica 1.598 cm3 y entrega una potencia de 105 CV, con un par de 250 Nm constantes entre 1.500 y 2.500 revoluciones. Toma el relevo del 2.0 TDI de 110 CV, que también tenía common-rail y filtro de partículas. Como veremos a continuación, consigue un consumo realmente muy bajo, menor que el de su predecesor y el del propio BMW 116d. Se trata de una mecánica suave y elástica,  que “estira” con facilidad por encima de las 4.200 rpm (en realidad no merece la pena superar las 4.000 vueltas) pero que en comparación con el anterior 2.0 TDI de 110 queda muy atrás en lo que a empuje y personalidad se refiere. Éste se caracterizaba por ser más contundente y tener más "patada" y con él podíamos llanear en quinta a menos de 100 km/h con cierto desahogo. Ahora debemos reducir incluso hasta a 3ª para no quedarnos “muertos” por debajo de las 1.500 revoluciones. A cambio, se ha ganado en agrado de uso fundamentalmente por la notable reducción de la sonoridad; en este sentido me parece sin duda uno de los mejores de su categoría.

Galería: Prueba Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d  Por su parte, los también cuatro cilindros pero 1.995 cc. de la mecánica del BMW ofrecen 115 CV y un par 10 Nm superior (260 Nm constantes entre 1.750 y 2.500 rpm). Principalmente, los diversos ajustes realizados en la electrónica y la centralita son los “culpables” de esta nueva versión del conocido bloque motor de 2 litros de los alemanes. Al contrario de lo que podíamos pensar, este motor responde de forma satisfactoria a las solicitaciones del pie derecho incluso por debajo de las 1.800 vueltas y demuestra cierto poderío. La entrega de potencia es lineal y contundente, si bien resulta algo “descafeinado” con respecto a las sensaciones que percibimos, por ejemplo, con un 120d. Tampoco destaca por su refinamiento, siendo sensiblemente ruidoso hasta que alcanza la temperatura de servicio.

Frente a frente

Hablemos ahora de consumos. En el caso del Audi, en autovía, practicando una conducción eficiente en un recorrido de unos 150 kilómetros a una velocidad constante (aproximadamente 120 Km/h), la media que marcó el ordenador de a bordo fue de 4,3 litros. En conducción “deportiva” por carreteras sinuosas, aprovechando la máxima capacidad de aceleración y apurando a fondo las marchas, en ningún caso superó los 7,7 litros. Si hablamos de trayectos urbanos, el coche gastó cerca de 5,6 l de media. En cuanto al BMW, los registros medios que marcó el vehículo en situaciones similares fueron de 4,6, 8 y 5,9 respectivamente.

Galería: Prueba Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d  Una vez conocidos los entresijos de ambas mecánicas es momento de extraer conclusiones. A grandes rasgos podemos decir que el A3 con esta motorización 1.6 TDI es un coche adecuado para viajar a ritmos tranquilos o conducir a velocidades legales buscando practicar una conducción eficiente. Ahora bien, bajo mi punto de vista no te permite salir en ningún momento de ese guión. Por ejemplo, no posee en ningún caso una respuesta contundente para, por ejemplo, cambiarnos rápidamente de carril en ciudad o adelantar sin problemas en una autopista. En el caso del 116d, las limitaciones son también palpables pero en ningún momento tan evidentes como en su rival.

Galería: Prueba Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d  Así pues, comparándolos entre sí, el motor del BMW (sólo con 10 CV más) resulta bastante superior en prestaciones y respuesta,  con un gasto de combustible irrelevante en proporción. Los largos desarrollos del A3 (con sólo 5 marchas frente a las 6 de su rival) también lo dejan en evidencia. Eso sí, el propulsor del Audi es superior claramente en silencio de funcionamiento y suavidad.  Lo mismo sucede con el sistema starp/stop que ambos equipan de serie, mucho más refinado en el caso del compacto de Inglostadt. Además de este dispositivo, BMW incorpora en su 116d algunos de los elementos de su conocido paquete de medidas “Efficient Dynamics”, como la recuperación de energía en las frenadas. Por su parte, el A3 con este motor también se comercializa en una versión que riza el rizo de la eficiencia y el bajo consumo (sólo 3,8 litros de media) denominada A3 1.6 TDIe, que ya incluye elementos específicos orientados a reducir el máximo posible el gasto de combustible, como los neumáticos de baja resistencia a la rodadura o una carrocería rebajada.

Equipamiento y precio

Desde hace ya bastante tiempo, el Audi A3 se ofrece con tres niveles de acabado (denominados Attraction, Ambiente y Ambition) y con esta nueva motorización sucede exactamente lo mismo. El precio básico es de 23.380 € (24.750 para la variante de 5 puertas) y como ya sabrán, el equipamiento que viene de serie, quitando los ya habituales sistemas electrónicos de ayuda a la conducción, es a todas luces escaso (ni siquiera incluye llantas de aleación).

Galería: Prueba Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d  Nuestra versión contaba con la terminación Ambiente, algo más completa pero a nuestro juicio aún pobre para el desembolso que se pide a cambio (26.300 €). Cómo no, lo realmente jugoso e interesante queda en el apartado opcional. Siempre a cambio de un buen bocado a nuestra cartera, podemos dejar nuestro A3 como un vehículo de auténtico lujo: 2.495 € por el sistema de navegación por DVD, 1.870 € por el paquete exterior S-Line... Nuestra unidad, por ejemplo, contaba con los asientos delanteros deportivos con tapicería en Alcantara/cuero (1.185 €), el sensor de aparcamiento trasero (440 €) o el asistente de arranque en pendientes (120 €), por citar algunos elementos.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Audi A3   BMW Serie 1
Acabado   (3p.) Ambiente   (5p.)
Especificaciones        
Longitud/anchura/altura (mm)   4.238 / 1.765 / 1.421   4.239 / 1.748 / 1.421
Distancia entre ejes (mm)   2.578   2.660
Diámetro de giro (m)        
Peso (kg)   1.355   1.380
Volumen del maletero (l)   350 / 1.080   330 / 1.150
Neumáticos   225/45 R17   205/50 R17
Motor        
Cilindrada (cc)   1.598   1.995
Potencia (cv)   105   115
Par máximo (Nm/rpm)   250 / 1.500 - 2.500   260 / 1.750 - 2.500
Tracción   Delantera   Trasera
Transmisión   Manual 5 velocidades   Manual 6 velocidades
Consumo        
Combustible   Gasóleo   Gasóleo
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   5 / 3,7 / 4,1   5,3 / 3,9 / 4,4
Emisiones CO2 (gr/km)   109   118
Consumo durante test (l/100km)   4,9   5,2
Características        
Aceleración 0-100 km/h (s)   11,4   10,3
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.   N.D.
Capacidad depósito (l)   55   50
Velocidad máxima   194   200
Precio (sin extras)        
Euros   26.300   25.900
Equipamiento extra        
 
Más datos
Menos datos
 

Galería: Prueba Audi A3 1.6 TDI vs. BMW 116d  En el BMW 116d sucede exactamente lo mismo. Su precio arranca en 24.200€, mientras que la versión de 5 puertas, la que probamos, lo hace en 25.900 €. En este caso no hay posibilidad alguna de seleccionar acabados y hemos de conformarnos con el que viene de serie (de nuevo se mire por donde se mire muy limitado) e ir añadiendo elementos en opción. 2.801 € por el sistema de navegación profesional,  492 € por el sensor de aparcamiento trasero, 295 € por el control de crucero,  656 € por los faros de xenón, 3.336 € por el paquete deportivo M… Incluso el soporte para bebidas que se puede apreciar en la foto de nuestra unidad (44 €), forma parte de una lista de elementos prácticamente interminable.

Resumen

Aunque se tata de las versiones de “acceso” a sus respectivas gamas diésel, el desembolso que hay que realizar por cualquiera de estos dos modelos es muy elevado. Tanto el A3 1.6 TDI como el BMW 116d son dos vehículos pensados para exprimir cada gota de gasóleo a conciencia. Queda claro que el objetivo prioritario es la búsqueda de la “eficiencia energética” a cambio de dejar en un segundo plano el dinamismo de marcha, sobre todo en el caso del Audi. El motor 1.6 TDI sobresale por su escasa sonoridad y suavidad mientras que el del BMW no es tan brillante en estos aspectos pero resulta mucho más contundente y lleno de “fuerza”. Ambos tienen un consumo muy moderado.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.