Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Audi A3 Sportback 1.8T S-Line

Prueba: Audi A3 Sportback 1.8T S-Line

Detalles que marcan la diferencia

14.02.2008

Es difícil encontrar coches en los que, antes de arrancarlos, obtengas la confirmación de lo bien que se han hecho.  Puede parecer absurdo, pero no lo es. En el Audi A3 S Line hemos encontrado razones de mas para que su precio no se convierta en un inconveniente, sino en una mera explicación de por qué a veces merece la pena invertir un poco más...

Audi fabrica el A3 en carrocerías de tres y cinco puertas (Sportback). Recientemente ha presentado una variante cabrio para este modelo. La gama de precios va desde los 23.810 euros del motor 1.6 de 102 cv hasta los 41.130 euros del 3.2 V6 de 250 cv.

El 1.8 Turbo cuenta, además de la sobrealimentación, con el sistema de inyección directa FSI del grupo Volkswagen. Este procedimiento permite, gracias a una cámara de combustión optimizada, mejorar las prestaciones al mismo tiempo que mejora la gestión del combustible (si se conduce de forma adecuada se puede necesitar hasta un 25% de gasolina).

Galería: Prueba Audi A3 Sportback 1.8T S-LineEl acabado S Line que hemos probado monta el cambio automático S Tronic de seis desarrollos. Se puede controlar de forma totalmente automática o con unas pequeñas levas tras el volante.

Aislamiento absoluto

Decir que no hace falta arrancar el coche para demostrar que la calidad es inmejorable es difícil en un coche que por sus cifras de ventas podría ser de todo menos exclusivo. ¿Y qué pasa cuando subes a él? Pues que el ruido de la ciudad en hora punta se convierte en absolutamente nada, es decir, que el habitáculo se transforma en una burbuja acústica. Y no es sólo eso, porque ¿alguna marca pone atención al elegir las luces de lectura del interior? No. Pues Audi si, y comprobar que con tan sólo la izquierda puedes leer tranquilamente un libro en la derecha no hace falta decir más. Son pequeños detalles (opcionales, sí), pero marcan la diferencia.

Galería: Prueba Audi A3 Sportback 1.8T S-LineLos asientos, sin ser de regulación eléctrica (la opción cuesta 920 euros), disponen de un ajuste bueno tanto en altura como en profundidad y dejan bastante espacio para las plazas traseras (por lo menos en la versión Sportback). Los que necesiten una posición de conducción muy baja aquí la tienen garantizada.

El techo solar se recoge hasta quedarse abierto en 2/3. Es una opción que cuesta 970 euros y el mecanismo no hace apenas ruido en funcionamiento.

Sportback + S-Line + S-Tronic

El paquete deportivo que opcionalmente puede añadirse al Audi A3 personaliza el exterior del coche (con un paragolpes más agresivo, los detalles S-Line  en las molduras, las llantas y el techo negro) y la suspensión (25 mm más baja y con muelles reforzados). En el interior, el pomo de la palanca de cambio es de cuero perforado y el volante de tres radios lleva el logotipo S-Line así como levas en la parte trasera (con cambio S-Tronic).

Con esta suspensión mas baja el chasis se muestra muy rígido y estable. Al volante da la sensación de ser un coche ligero y los balanceos al recuperar la trayectoria o hacer contravolantes son mínimos. La dirección es electromecánica con dirección asistida en función de la velocidad (Servotronic). Es muy cómoda en ciudad, muy maniobrable por vueltas de volante (tiene un diámetro de giro de 10,7 metros) y tiene toda la firmeza necesaria en carretera.

Audi instala en este coche el sistema de luces de Xenon con apagado retardado, una función equivalente al “Follow me home” que tarda unos 30 segundos en apagar las luces del coche.

Galería: Prueba Audi A3 Sportback 1.8T S-LineEl cambio S-Tronic funciona gracias a dos embragues multidisco (no por convertidor) y no funciona nada mal con este motor turbo. No da tirones al descender varias marchas de golpe en modo manual con levas, lo cual da mucha más comodidad en ciudad. El corte de inyección lo tiene en las 6.300 vueltas aproximadamente, alcanzando su potencia máxima entre un largo margen de 5.000 y 6.000 vueltas. En cualquier caso, a partir de 1.000 revoluciones ya está operativo y alcanza el par máximo sin darnos apenas cuenta de ello. El cambio automático es más rápido que el manual y permite acelerar hasta los 100 en 0,2 segundos menos (8 segundos exactamente)

El A3 con esta caja de cambios pesa 1375 kg, lo cual da una relación peso potencia de 8,59, un dato importante para entender por qué las prestaciones de este coche son tan satisfactorias. Su velocidad máxima es de 220 km/h, la recuperación de 80 a 120 en cuarta es una de las mejores de su segmento porque puede hacerlo en menos de siete segundos (en sexta lo hace en 11,5 segundos).

Audi cifra el consumo medio en 7,5 litros, aunque nuestra media no ha bajado de 9 litros en ningún momento.  

Desde el mes de Enero, Audi ha incorporado a la gama A3 y A3 Sportback este nuevo motor 1.8 TFSI de 160 caballos de potencia. Al igual que en otros motores TFSI del grupo Volkswagen, su funcionamiento está basado en la inyección directa y en la sobrealimentación por turbocompresor. La versión básica de este motor con cambio manual es de 26.500 euros.

Galería: Prueba Audi A3 Sportback 1.8T S-Line

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.