Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Audi RSQ3 Performance

Prueba: Audi RSQ3 Performance

Genética de competición

06.06.2017

En un principio, los todocaminos fueron concebidos por su versatilidad para poder rodar por cualquier terreno. Sin embargo, hace dos años, Audi, puso el segmento patas arriba con la llegada de su RSQ3 que añadía un gen deportivo de lo más extremo. Ahora, ese modelo ha sumado el sello Performance, convirtiéndole en todo un potro desbocado. Abróchate el cinturón porque despegamos.

Si hay algo que caracteriza a Audi, además del cuidado por los detalles y la exquisitez, es la deportividad. Una característica que, desde hace más de 20 años, viene siempre acompañada de las siglas RS. Unas letras que comenzaron a utilizarse en 1994 cuando la marca de los cuatro aros desarrolló, en colaboración con Porsche, el sublime RS2. Dos décadas después, la abreviatura de RennSport -Racing Sport en inglés- ha conseguido que todos los modelos de Audi que la portan hayan entrado en los libros de historia del automóvil.

Porque hablar de RS es hacerlo de radicalidad y prestaciones. No en vano, cada uno de los vehículos que inscribe dichas siglas en su carrocería, se convierte instantáneamente en la versión más bestia de su gama. Ahora bien, la alemana jamás se había atrevido a emplear dicha nomenclatura en un modelo que no fuera un turismo. Hasta que hace dos años se ‘lio la manta a la cabeza’ y decidió que su nuevo Q3 también era merecedor de incluir una versión RS en su gama.

Galería: Prueba Audi RSQ3 Performance

¿El motivo? Romper el mercado con su apuesta. Sí, porque aunque suene raro, hace dos años no existía ni un solo SUV compacto que contara con una versión de altas prestaciones. Audi fue el primer fabricante en lanzar un modelo de estas características y el reflejo en el que más tarde, rivales directos como Mercedes o Porsche, se mirasen para sacar al mercado sus GLA 45 AMG y Macan Turbo, respectivamente.

Confianza ciega

Ahora, cuatro años después de aquel hito, la marca vuelve a superarse y, aunque no estemos ante el SUV deportivo más potente de su segmento, honor que recae sobre los 381 CV del mencionado Mercedes-AMG GLA 45 4MATIC, sí ha conseguido acercarse a su rival y compatriota. Para ello, ha vuelto a confiar en el motor 2.5 TFSI de cinco cilindros en línea, un viejo conocido que la marca ya ha empleado en otros modelos como el RS3 Sportback o el TT RS, el cual, gracias a las ligeras modificaciones en su programación electrónica, así como al rediseño del radiador y de la bomba de gasolina, ha conseguido aumentar su potencia hasta los 367 CV, es decir, 57 más que al principio. Por su parte, el par máximo pasa a ser de 465 Nm, estando disponibles desde las 1.625 hasta las 5.500 rpm.

Galería: Prueba Audi RSQ3 Performance

Una ganancia de potencia de la que damos fe en el preciso instante en el que conectamos el contacto. Justo en ese momento, un sonido ronco hace vibrar el capó delantero al tiempo que, de sus escapes, se desprende un ligero petardeo que nos transporta hasta los circuitos más emblemáticos del mundo. Sólo hay que pulsar ligeramente el acelerador para que dicha melodía retumbe en nuestros oídos cual sinfonía perfectamente acompasada.

Pero más allá de las evocaciones musicales que nos suscita este motor, lo cierto es que estamos ante un bloque que rezuma deportividad. Ofrece una respuesta muy contundente casi desde parado estirando todo su potencial hasta más allá de las 7.000 rpm, llegando con total desahogo hasta las 6.800 rpm, punto en el que entrará en la zona roja del cuentarrevoluciones para, ya, no dar más de sí. No obstante, sólo tendremos que echar mano de las levas del volante, que vienen de serie con la transmisión automática S-Tronic de siete marchas, para engranar la siguiente relación y proseguir con nuestra ascensión de velocidad. Así, en solo 4,4 segundos habremos alcanzado los 100 km/h y eso es un valor del que muy poquitos deportivos pueden presumir.

Despegamos

Porque aunque estemos subidos a un todocamino -una postura elevada frente al volante así nos los indica-, lo cierto es que si cerráramos los ojos -algo que no es aconsejable- la sensación que percibimos es la de estar montados en un superdeportivo. Para lograr ese efecto, Audi ha trabajado concienzudamente en conseguir una estabilidad y un chasis que esté acorde con la potencia que entrega su motor. De esta forma, además de contar con una amortiguación específica y con unos muelles más cortos, que rebajan la altura de la carrocería en 20 mm, monta un potentísimo equipo de frenos en el que sus discos delanteros tienen un perfil ondulado y están acompañados por unas pinzas de ocho pistones que están pintadas en un llamativo color rojo.

Galería: Prueba Audi RSQ3 Performance

El resultado, tener entre las manos un deportivo de los de ‘pata negra’, que cuenta con unas reacciones muy nobles, con un comportamiento muy aplomado y con el que siempre tendremos la confianza de ir un poco más allá de nuestros límites. ¿Y si los superamos? Simplemente hay que frenar ligeramente, corregir la trayectoria con decisión -el montar una dirección muy directa también ayuda- y entrar con confianza en la siguiente curva.

Detalles que le delatan

Como decimos, puede que no sea el SUV compacto deportivo más potente de su segmento, pero el modelo alemán no necesita serlo puesto que en compensación ofrece otras muchas virtudes: desde el comentado sonido de sus escapes y el dinamismo de su carrocería pasando por la exclusividad y finura de su habitáculo y diseño.

Galería: Prueba Audi RSQ3 Performance

Sí, porque toda esa deportividad que destila una vez nos ponemos en marcha, se diluye en el instante en el que nos ponemos a compararle con otro Q3 ‘normal’. Dejando de lado los logos RS que presiden tanto la parrilla delantera como el portón trasero, lo cierto es que los elementos que le diferencian de una variante ‘convencional’ casi los podemos contar con los dedos de una mano.

En este sentido, la distinción la ponen las ya comentadas pinzas de freno en color rojo, que se esconden bajo unas imponentes llantas de 20 pulgadas, -opcionales- montadas sobre neumáticos en medida 255/35 20 y por los detalles en negro brillante que adornan tanto el frontal -incluyendo la parrilla y las tomas de aire inferiores-, como el difusor posterior, los marcos de las puertas o las barras del techo. En el habitáculo, percibiremos la distinción con el resto de modelos al sentarnos es sus butacas deportivas tapizadas en cuero Nappa en gris roca, observar las inserciones en fibra de carbono del salpicadero, consola central y paneles de las puertas o al tocar y sentir tanto el volante deportivo como los pedales en aluminio.

Con todo ello, este RSQ3 se convierte en un todocamino de lo más discreto que, sin embargo, esconde una fiera bajo su capó. Puede que la lógica no impere en un modelo de estas características, pero Audi no buscó la lógica sino demostrar que la deportividad y el nervio también pueden estar representados en otros segmentos.

Galería: Prueba Audi RSQ3 Performance

  • Ficha Técnica Audi RSQ3 Performance

    Motor: Gasolina, cinco cilindros en línea, turbo

    Cilindrada: 2.480 cm3

    Potencia: 367 CV entre 5.500-6.800 rpm

    Par: 465 Nm entre 1.625-5.550 rpm

    Velocidad Máxima: 270 km/h

    0-100 km/h: 4,4 seg.

    Consumo (urbano/extraurb./mixto): 11,6 / 6,4 / 8,4 l/100 km

    Emisiones CO2: 198 gr/km

    Dimensiones: 4.411 / 1.841/ 1.580 milímetros

    Maletero: 356-1.261 litros

    Peso: 1.730 kg.

    Cambio: Automática, de doble embrague, siete velocidades

    Depósito: 64 litros

    Precio: 70.360 euros

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.