Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Citroën DS3 Cabrio

Prueba: Citroën DS3 Cabrio

Ideal para la primavera

06.03.2013

Citroën ha elegido el 20 de marzo –día en el que se pone fin al invierno– para sacar a la venta el primero de los descapotables de su gama DS, el DS3 Cabrio. Pero antes, la marca nos desplazó hasta Valencia –lugar escogido estratégicamente por su buen tiempo- y así descubrir cómo va.

Galería: Prueba Citroën DS3 CabrioLa gama DS está respondiendo bien, y así lo avalan las 300.000 unidades vendidas en sus 30 meses de vida. De estas, dos tercios de las mismas corresponden al Citroën DS3. No es de extrañar que sea este el elegido para estrenar carrocería descapotable. Sí, porque Citroën es muy dado a tener descapotables en los segmentos más pequeños, y si no, recordemos el C3 Pluriel, el cual tuvo su pequeño nicho de mercado pese a una estética tan peculiar.

Ahora con el DS3 Cabrio, el fabricante francés sigue con su "toma y daca" constante para plantar cara al Mini –sea cual sea su carrocería-, un hecho que parece estar logrando gracias a ofertar un productor atractivo por un precio más competitivo que el del inglés.

16 segundos y cinco plazas al descubierto

Galería: Prueba Citroën DS3 CabrioEso sí, la francesa mantiene su concepto de descapotable "a medias". El frontal del DS3 Cabrio, e incluso el lateral, no ofrecen ningún cambio con respecto a su variante cerrada. Las diferencias se centran en su zaga, donde se introducen unas nuevas ópticas con efecto tridimensional gracias al uso de dos espejos colocados frente a frente –dando esa sensación de luz que se extiende hacia el infinito-. Este elemento es de serie en el acabado más alto mientras que en los más básicos, habrá que pagar unos 300 euros. En poco tiempo, los DS3 normales también lo tendrán disponibles.

El otro punto es la sustitución del portón del maletero por una tapa que se abre verticalmente –la del Mini Cabrio lo hace hacia abajo, al estilo pick-up-. La capacidad de carga es de 245 litros -40 menos- siendo suficientes para guardar cuatro maletas de mano, e incluso cinco si tenemos una visión muy de Tetris. Eso sí, la boca de carga es demasiado estrecha, con sólo 20 cm de alto, lo que imposibilita tener un acceso cómodo.

Aunque la principal característica del DS3 Cabrio es su techo de lona que se puede desplegar y recoger hasta 120 km/h, una operación que realiza en 16 segundos. Durante la toma de contacto, hicimos varias pruebas y circulando a dicha velocidad, el mecanismo funcionó correctamente, lo cual supone una ventaja frente a sus competidores, ya que por ejemplo, el Mini Cabrio sólo se puede accionar hasta 50 km/h. Además, es el único, de momento, que ofrece cinco plazas reales, aunque la central trasera sea útil para trayectos cortos. Con el techo completamente abierto, la visibilidad trasera queda completamente suprimida.

Cuatro motorizaciones

Galería: Prueba Citroën DS3 CabrioDesde su comercialización, estará disponible con tres motores de gasolina, el tricilíndrico VTi de 82 CV, el atmosférico VTi de 120 CV y el turboalimentado de 155 CV; mientras que en los diésel, de momento, sólo se podrá adquirir con el e-HDi de 90 CV y sistema Start&Stop. Más adelante, este último motor podrá asociarse a una transmisión manual de cinco marchas con la que reducirá sus emisiones de CO2 hasta los 95 gr/km –cuatro menos que con el manual pilotado-.

Durante la toma de contacto sólo estaba disponible el THP de 155 CV. A nivel prestacional, no se notan diferencias respecto al DS3 "cerrado", ni siquiera pese al aumento de peso de 25 kg, aunque es cinco km/h más lento -209 frente a 214- tarda medio segundo más en alcanzar los 100 km/h desde parado -7,7 frente a 7,3-. En marcha y circulando por carreteras sinuosas, el comportamiento tampoco varía demasiado. En cambios de dirección rápidos sí parece sufrir un poco más, sobre todo en el tren trasero donde se filtra algún que otro "crujidito" de la carrocería. En autopista, la vibración del viento chocando con el techo plegado puede llegar a ser bastante molesta, incluso con el deflector sacado, mientras que con el techo cerrado el nivel de aislamiento es casi perfecto.

En lo que a personalización se refiere, mantendrá el configurador de su variante cerrada añadiendo tres colores para el techo –negro, azul y con bordados DS- y uno para el interior, en azul. De momento no hay precios aunque todo apunta a que podría partir desde los 16.500 o 17.000 euros, es decir, entre 1.500 y 2.000 euros más que los DS3 actuales.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.