Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Ford Fiesta ST

Prueba: Ford Fiesta ST

Un deportivo al alcance de todos

03.04.2013

Hemos tenido la oportunidad de probar el Fiesta ST por carreteras de la costa azul francesa, recorriendo muchos tramos del exigente Rally de Montecarlo y parte de la ruta de Napoleón, la que muchos consideran la mejor carretera de Europa para disfrutar de la conducción deportiva.

Galería: Prueba Ford Fiesta STEsta versión equipa un motor 1.6 turbo de 182 CV asociado a un cambio manual de seis velocidades y transmitiendo su fuerza al eje delantero, secundado por un diferencial autoblocante electrónico capaz de distribuir la fuerza entre las ruedas motrices en función de la adherencia disponible en cada momento. De esta forma, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y alcanzar una velocidad punta de 220 km/h, todo con un consumo medio oficial de 5,9 l/100 km –aunque, como pudimos comprobar durante la prueba en ruta, esta cifra más bien ronda los 8 l/100 km, registro igualmente destacable–.

Por fuera, los rasgos que lo distinguen de sus hermanos más ´modestos´ son unas llantas específicas de 17´´, una enorme parrilla delantera con el logotipo ST, un difusor trasero pintado parcialmente del color de la carrocería y una doble salida de escape agrupada a la derecha. La única carrocería disponible para nuestro mercado será la de tres puertas.

Galería: Prueba Ford Fiesta STPor dentro, los protagonistas principales son unos asientos deportivos fabricados por el especialista Recaro que, si bien roban algo de espacio para las piernas en las plazas traseras, lo compensan con una postura de conducción magnífica y una sujeción más que correcta sin llegar a ser incómodos. Además, el volante cuenta con el logotipo ST en su parte inferior, la instrumentación es ligeramente distinta, los pedales mezclan metal y goma, y los pasos de las puertas muestran una decoración específica.

En marcha, dos cosas llaman poderosamente la atención nada más echar a andar. Lo primero es un sonido muy sugerente, que llega al habitáculo con claridad gracias al sistema ´sound symphoser´, que traslada el sonido del motor directamente al interior del coche. Lo segundo es la fuerza del motor a bajas revoluciones, lo que procura una capacidad para recuperar velocidad en marchas largas impresionante. No en vano, los 240 Nm de par máximo -puede llegar a 290 Nm durante 20 segundos si pisamos a fondo el acelerador- están disponibles desde apenas 1.500 rpm. Así, la inmediatez de respuesta es muy agradable y permite no tener que estar pendiente del cambio a la más mínima caída de revoluciones.

Galería: Prueba Ford Fiesta STPor su parte, el comportamiento destaca por una agilidad muy agradable en zona de curvas siempre con unas reacciones seguras y al alcance de cualquier conductor -afronta los cambios de dirección con una fluidez encomiable-. Es de esos coches que son muy sencillos de llevar rápido. Además, las ayudas electrónicas están bien puestas a punto -hay tres niveles de ´intervención´: normal, sport y apagado- e intervienen, de forma sútil, sólo cuando realmente es necesario. A la salida de las curvas más lentas, el autoblocante electrónico permite pisar el acelerador nada más alcanzar el vértice, con un nivel de motricidad destacable.

Al final de la ruta de pruebas queda esa sensación de diversión que pretenden dejar este tipo de vehículos pero que no todos consiguen.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Garantía Sellada

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.