Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Prueba: Ford Focus Sportbreak S

Prueba: Ford Focus Sportbreak S

Más estilo y confort

06.01.2007

Porque un familiar no tiene por qué perder un solo ápice de deportividad. Aquí tenemos el “S” del Sportbreak Focus. Un coche con un propulsor de 2 litros y 136 caballos que desprende un sinfín de buenas sensaciones. Será por el alerón trasero, por la forma de llevar esas llantas de 18 pulgadas o por la comodidad de los asientos deportivos, pero lo cierto es que este coche es difícil que no le guste a alguien. El nuevo Focus Sportbreak S está dirigido a los clientes entusiasmados con el diseño de un familiar y con la deportividad propia de los vehículos compactos de altas prestaciones. Todo esto aliñado con una carrocería que ofrece un uso más amplio y con un motor diesel de alto rendimiento.

Conservar el concepto Focus

Ford ha querido acercar aún mas este modelo a la versión ST del Focus tradicional. Está mas entendida para conseguir ese aire deportivo pero sin tener abandonar la economía de un diesel de medio caballaje. Sinceramente, sus 136 cv parecen más y su par máximo (320 Nm/2.000 rpm) hacen de cada pisada al acelerador una auténtica delicia. Aunque coja el par máximo a 2000 revoluciones, desde algo antes ya podemos notar la fuerza del motor capaz de colocarnos a 190 km/h en un suspiro y sin esfuerzo, y pudiendo llegar a los 205 km/h si lo deseamos.

Al llevar el mismo motor que el Focus Coupé S, hemos podido comprobar en qué pierde y en qué gana esta carrocería “wagon”. En resumen, son 200 kilos más de peso sin pérdida apreciable de eficiencia (la evolución de uno a otro es de 0,2 segundos más en alcanzar los 100km/h y la misma velocidad máxima, aunque eso sí con algo más de consumo).

El nivel de sonoridad del motor es idóneo a velocidades inferiores a 140 km/h. A partir de ahí, puede aumentar aunque en ningún caso supone una molestia, sino un mero condicionante y añadido de la conducción rápida. En general, los factores ruido y vibraciones del motor de este coche son mas favorable en carretera que en ciudad.

En cuanto a la caja de cambios, se hace muy confortable sobre todo el juego a gran velocidad de la sexta marcha. Es una relación de desahogo para el motor pero que no pierde salida a bajo régimen después de una frenada ligera, por ejemplo, a 120 km/h (no exige reducir para recuperar la velocidad, tiene capacidad para remontar).

Mas y más kilómetros... de confort

La carrocería “wagon” de este Sportbraeak tiene unas medidas de 447 cm de largo, 184 de ancho y 150 de alto. La batalla es de 2,64 metros. Es varios centímetros más corto y 30 kilos mas ligero que un Fiat Stilo MW, pero dispone de más volumen de carga con asientos abatidos y en nuestra opinión, mejor aprovechamiento del espacio para pasajeros. La habitabilidad es muy buena y la capacidad de carga supera en unos 50 litros la que ofrece el italiano (exactamente aquel ofrece 1480 y éste 1525). A pesar de esto, hay otros coches como el Renault Megáne Gran Tour que alcanzan sin problemas los 1600 litros de volumen con las plazas traseras recogidas y hasta 530 con asientos desplegados.

Y es que la esencia del interior del Focus Sportbreak radica en la idea de viajes de largo alcance y como protagonista del tiempo de ocio. Es por eso por lo que se ha diseñado el “kit S” en el que se incluyen (entre otras cosas) los controles de velocidad, el climatizador bizona, volante de cuero de cuatro radios y asientos deportivos de regulación eléctrica. Detalles que harán de los kilómetros una ventaja en vez de un inconveniente.

Nuestra unidad la sometimos a una prueba por autopista de unos 1500 kilómetros, una cifra más que suficiente para notar síntomas de cansancio y fatiga en conducción, pero que quedaron reducidos al mínimo. Al probar el puesto de conducción, la impresión inmediata es que resulta algo recargado a primera vista. Son numerosos controles que en un primer momento pueden parecer tener un difícil manejo. Pero nada mas lejos de la realidad, porque una de las mejores cosas de este coche es la pasmosa facilidad que tiene para integrar a los ocupantes, máxime aún si hablamos del piloto.

La segunda fila de asientos no ha quedado desatendida ya que se aprecia el cuidado que se ha puesto. Las medidas entre ambas filas son generosas, se pueden extender las piernas por debajo de los asientos delanteros y existen dos pares de huecos portaobjetos (uno a cada lado de la fila trasera), además de la bolsa elástica del respaldo de los asientos. Además, detrás se puede disfrutar de un sistema de audio independiente con toma de auriculares y controles autónomos (una opción que cuesta 150 euros y que es 100% recomendable si se viaja a menudo con niños).

El paquete de visibilidad opcional (algo más de 200 euros extra) mejora notablemente el control y la seguridad en carretera. Éste incluye retrovisor interior antideslumbramiento o automatismos de luz y lluvia. Para los asientos traseros, se pueden instalar dos cortinillas parasoles que mejoran la estancia considerablemente. En cuanto a la seguridad de la mecánica, ésta depende casi íntegramente del paquete IVD (que incluye sistema de control de estabilidad, el control de tracción TCS y la distribución electrónica de frenado EBD).  Además, el habitáculo dispone de 8 airbags (3 para conductor, 3 de copiloto y 2 de cabeza en asientos traseros).

Buen rival entre los familiares

El consumo no superó los 7 litros a pesar de ir por encima de 140 km/h durante algunos tramos del viaje (en concreto nosotros hicimos un registro de 6,8). No es excesivo para tener esta cilindrada, aunque no es el mejor si lo comparamos con otros de sus rivales (el R. Grand Tour 2.0 Dci de 150 Cv consume casi medio litro menos a pesar de tener algunos caballos mas de potencia).

El precio es una de los mayores atractivos de este coche. Con un equipamiento de serie (con el kit “S”), podemos hacernos con él a partir de 23.300 euros. Si queremos completarlo con alguno de los equipamientos opcionales que hemos comentado, entonces el abanico se abre hasta llegar al tope de los 29.100 euros (navegador, llantas de 18”, cuero y extras del interior).

En principio uno de los que más sombra le hace (a nivel de precio por igual motor) es el Fiat Stilo Multi Wagon (con un motor 1900 ofrece una potencia de 140 CV a menos de 20.000 euros).

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.