Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Ford Tourneo Custom 2.2 TDCi

Prueba: Ford Tourneo Custom 2.2 TDCi

Espacio sin límites

16.05.2014

Hace pocas semanas, Mercedes-Benz dejaba abierto a todo el mundo presentando la nueva Clase V con una calidad, lujo y confort sin precedentes en el segmento de vehículos comerciales. Con un listón tan elevado como éste nos aventuramos a probar la alternativa de Ford.

Antes de nada hay que decir que en la actualidad existe un poco de confusión con la terminología utilizada por Ford en algunos de sus modelos.  Nos gustaría aclarar que cualquier cosa con el apellido Transit tiene el carácter de vehículo comercial puro, mientras que las versiones con muchos asientos y adaptadas especialmente a las necesidades de los vehículos de transporte de pasajeros se denominan Tourneo. Dicho esto, el modelo más grande de la gama es a día de hoy el Custom Tourneo, que llega hasta los 5,34 metros de largo y presenta hasta nueve plazas. Lo hemos probado con el diesel más potente y equipamiento Titanium.

Más de 6.000 litros

Galería: Prueba Ford Tourneo Custom 2.2 TDCiAl igual que el mencionado Clase V, este gigante de Ford actualizado a principios de 2013 también demostró un gran avance en cuanto a estética. El Tourneo Custom se caracteriza por una línea lateral ascendente que recorre toda la carrocería y que subraya una gran superficie acristalada. Los prominentes pasos de rueda, los cristales tintados y los finísimos grupos ópticos traseros son otros detalles que aportan frescura al conjunto. En realidad, todos los detalles son bienvenidos siempre que sean para disimular unas formas exteriores tan cuadradas que son inevitables si se pretende maximizar el espacio.

¡Y tanto que se ha maximizado! Con 1,98 metros de altura, el Tourneo ofrece unos gigantescos 6.336 litros de capacidad máxima siempre que elijamos la versión con batalla larga. Por otro lado, hay tres filas de asientos con ocho butacas individuales que ofrecen total amplitud para piernas, para los hombros y también en altura libre al techo. Opcionalmente se puede añadir otra plaza en la primera fila, la del conductor. Los asientos traseros tienen todos anclajes Isofix, asientos con buena sujeción y respaldos ajustables así como cinturones de seguridad de tres puntos de anclaje.

Elegante, pero no exquisito

Galería: Prueba Ford Tourneo Custom 2.2 TDCiEl espacio es un punto a favor en este coche al igual que la calidad del interior, algo que ocurre en prácticamente todos los modelos de Ford. Sin embargo, si lo comparamos con el Clase V de Mercedes el Ford no sale del todo bien parado ya que no ofrece todo lujo de detalles. A pesar de que los asientos son de cuero, con tan sólo 10.000 km ya presentaban evidencias claras de desgaste, por lo que quizá contar con unos de tela sea una decisión más acertada. En cuanto a los materiales, las terminaciones son buenas y parecen resistentes, pero abunda el plástico duro y podía haberse refinado un poco. El Tourneo Custom es sin duda moderno y muy cómodo, aunque por mucho que quiera no puede dar la enorme sensación de calidad que el Clase V.

En el puesto de conducción todo se presenta en la línea habitual de Ford, así que si ya venimos de otro modelo de la gama no nos veremos invadidos por la ingente cantidad de botones del salpicadero, de la consola central y del volante. Por suerte y para simplificarlo está a nuestra disposición el sistema Ford Sync de control de voz, con el que se puede emparejar fácilmente un dispositivo Bluetooth, iniciar una llamada o reproducir un archivo de audio desde el USB.

Mucho equipamiento

Galería: Prueba Ford Tourneo Custom 2.2 TDCiVolante de cuero, toma de 230 voltios, parabrisas calefactable, asientos con calefacción, luz de curva dinámica, control de crucero y un gran número de asistentes proporcionan un buen nivel de relax y seguridad. Entre estos sistemas de asistencia incluidos en el equipamiento Titanium destaca el de cambio involuntario de carril o la advertencia ante la fatiga del conductor. También disponemos de cámara de marcha atrás y de aviso acústico de estacionamiento para que aparcar no sea en ningún caso un problema.  Esto se agradece especialmente porque este tipo de furgonetas suele tener un radio de giro más bien corto que puede poner en problemas a cualquiera a la hora de maniobrar.

Y en cuanto al motor, se trata del más potente de los dos diesel ofrecidos en la gama, el 2.2 TDCi de 155 cv y 385 Nm de par (el otro tiene 125 cv). Es un propulsor potente pero bastante ruidoso, ya que incluso en caliente mantiene un nivel bastante alto de sonoridad. El único silencio se obtiene en los semáforos gracias al start & stop, que funciona correctamente y además es rápido. Por lo demás, la transmisión es manual con seis desarrollos y está bien escalonada para lo que el motor es capaz de dar. Es verdad que el arranque de las 2,2 toneladas es bastante lento (16 segundos en alcanzar los 100 km/h), pero una vez alcanzado el ritmo de crucero las recuperaciones son enérgicas y rápidas. La velocidad máxima que puede conseguir con él es de 157 km/h.

El peso pasa factura

Galería: Prueba Ford Tourneo Custom 2.2 TDCiAunque este vehículo está diseñado para viajar a plena carga, lo cierto es que el chasis requiere bastante atención por parte del conductor una vez salimos a la autopista. En situaciones con un asfalto irregular o con baches es necesario llevar las dos manos en el volante, ya que la suspensión no es capaz de absorber con normalidad los rebotes del suelo. Esto también es aplicable a las zonas de curvas lentas, donde muy pronto (demasiado quizá) llegamos a los límites de velocidad para afrontar una trazada con seguridad. En este sentido, es más un vehículo de conducción relajada de fin de semana que para llevar a un ritmo alegre en zonas de montaña. Además, la carga de las masas hacen que el la retención del motor sea insuficiente en descensos pronunciados y requiera la ayuda de los frenos. La parte positiva es que el habitáculo está bien insonorizado por debajo de 130 km/h. Por encima de esa velocidad, y hasta llegar a tope, será necesario ir levantando el volumen de nuestra conversación.

En cuanto al consumo, no hay que esperar milagros, sobre todo porque la gran superficie frontal y el peso requieren una gran cantidad de energía. El consumo homologado es de 6,5 litros, pero nada más lejos de la realidad, ya que será necesario asumir entre 8 y 10 litros de gasoil cada cien kilómetros, y eso sin contar con que el vehículo circule a plena carga. El gran depósito de 80 litros ayuda un poco a sentir cierta independencia de las gasolineras.

Desde 34.170 euros

Galería: Prueba Ford Tourneo Custom 2.2 TDCiQuien quiera una Ford Tourneo Custom deberá pagar un mínimo de 34.170 euros, precio que corresponde a la versión de carrocería corta y motor diesel de 125 cv. Sin embargo, quien necesite espacio y capacidad de cara a tope tendrá que decantarse por la opción de 155 cv, la más potente, y por la distancia ampliada entre ejes. Pasar de una opción a otra no es tan caro como parece, ya que por menos de 2.500 euros contamos con 500 litros más de capacidad de carga y un motor que puede literalmente con todo lo que le echemos. Eso sí, el consumo de combustible no debe olvidarse si vamos a viajar siempre hasta arriba de pasajeros y de maletas.

Y ya que antes hemos mencionado tantas veces al Clase V, no sería justo hablar de la diferencia de precio que existe con respecto al Tourneo Custom. Los clientes de Mercedes deberán pagar al menos 10.000 euros más  por una motorización similar aunque también por un equipamiento y un acabado que no tiene a día de hoy competencia en el mercado.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.