Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Honda CR-V 1.6 i-DTEC

Prueba: Honda CR-V 1.6 i-DTEC

Todo camino ahorrador

13.03.2014

El Honda CR-V pretende ser el mejor todo camino 'de asfalto'. Para ello, sus grandes argumentos son un nuevo motor diesel 1.6 i-DTEC con 120 CV y una rebaja oficial que llega hasta los 4.700€. ¿Realmente interesa?

Los 18 años y cuatro generaciones que lleva entre nosotros convierten al Honda CR-V en uno de los todocamino con más historia.
Sin embargo, hasta ahora, su última generación contaba con una importante desventaja frente a rivales como el VW Tiguan, el Toyota RAV4: no disponía de una versión diesel básica, sin más potencia de la necesaria y un precio asequible. Para solucionarlo, Honda ha completado su gama con el novedoso motor 1.6 i-DTEC que estrenó el Civic la pasada primavera. Pero: ¿qué ofrece la versión básica de este Honda?

Nunca un Honda CR-V diésel fue tan barato

  • 24.400€
  • 120 CV
  • 182 km/h
  • 4,5 l/100 km

¿Se puede acoger al plan PIVE 5?

Sí, al precio con descuento de este todo camino, Honda añade otros 2.500€ de rebaja si entregas un vehículo usado con más de 10 años. Si te acoges al PIVE, puedes acceder a esta versión diesel por 21.900€ -un precio muy interesante-.

¿Qué acabados hay disponibles?

  • Comfort. El básico: ABS, ESP, 6 airbags, cierre centralizado, climatizador bizona, control de velocidad, dirección asistida, 4 elevalunas eléctricos, kit reparapinchazos, llantas de 17´´, luces diurnas, retrovisores eléctricos y calefactables, ordenador de a bordo, portagafas, radio CD con Mp3 y USB, reposacabezas activos, volante regulable multifunción.
  • Elegance. El interesante: Alarma, asiento del conductor con ajuste lumbar eléctrico, Bluetooth, cámara de visión trasera...
  • Lifestyle. El lujoso: Asientos eléctricos calefactables, control de aparcamiento delantero y trasero, cristales traseros tintados, faros de xenón, luces de giro activas, tapicería mixta cuero alcántara, equipo de audio con subwoofer, llantas de aleación de 18".
  • Executive. Añade gadgets: Luces de carretera automáticas, portón trasero eléctrico, techo solar panorámico.
  • Innova. El tecnológico: Sistema de prevención y mitigación de impactos, de mantenimiento de carril, control de crucero adaptativo ACC.
  • Luxury. El completo: Navegador con disco duro, conexión de vídeo.

OPCIONES

Pintura metalizada (450€)

¿Puede un propulsor 1.6 de 120 CV desplazar con solvencia los 1.541 kilos del CR-V?

Galería: Prueba Honda CR-V 1.6 i-DTECSobre el papel, esta pequeña mecánica de aluminio de cuatro cilindros cuenta con dos pequeñas ventajas frente al 2.2 i-DTEC de 150 CV; con ella, el CR-V resulta 116 kilos más ligero -gracias a que prescinde de la tracción total- y es el todo camino de su tamaño que menos consume: 4,5 l/100 km. Nada más arrancar el motor 1.6 i-DTEC cobra vida de forma suave. En ciudad, el CR-V se mueve mejor de lo esperado para su tamaño: gira en el mismo espacio que un compacto –aunque al maniobrar se echa de menos la cámara de marcha atrás– y su mecánica 1.6 i-DTEC de 120 CV se muestra silenciosa y sin vibraciones incluso al acelerar a fondo.

Por otro lado, esta mecánica equipa un turbo de baja inercia de un tamaño más reducido del habitual. Gracias a ello, su respuesta es instantánea y se mejora el empuje del motor a bajas revoluciones. Desde el volante, eso se percibe en cuanto el motor alcanza 1.500 rpm. A partir de ese momento, el CR-V gana velocidad con una solvencia propia de un motor de mayor cilindrada, algo que hace que acelere con mucha agilidad desde parado y que ofrezca unas prestaciones suficientes para afrontar cualquier desplazamiento –incluso con carga–: acelera de 0 a 100 km/h en 11,2 seg. y alcanza 182 km/h. En lo que al consumo respecta, durante la prueba ha gastado 6,2 l/100 km que, gracias a sus 58 litros depósito, suponen una autonomía de más de 900 km. En conjunto, puede decirse que el propulsor 1.6 i-DTEC es el mejor de su cilindrada –junto con el 1.6 dCi de 130 CV del Nissan Qashqai– por su equilibrio entre consumo, suavidad y prestaciones.

Un especialista en asfalto

La única modificación que recibe esta versión del CR-V en el chasis es una nueva barra estabilizadora trasera rediseñada. Sobre asfalto, este CR-V va aún mejor que las variantes de tracción total: al volante su eje delantero se percibe mucho más ligero -el motor pesa 47 kg menos que el 2.2 i-DTEC- y entra con más facilidad en los giros. Aún así, en carreteras con curvas los movimientos de su carrocería son más amplios que en modelos como el Ford Kuga o el Mazda CX-5. Donde el CR-V supera a todos sus rivales es al afrontar largos desplazamientos de carretera. A alta velocidad, incluso sobre asfalto bacheado, transmite una gran sensación de aplomo y solidez. Además, es de esos modelos que apenas cansan con el paso de los kilómetros gracias a que su suspensión filtra con eficacia las irregularidades. Todo ello, hace que resulte tan cómodo para viajar como una buena berlina.

Por lo demás, la palanca de su cambio manual de seis velocidades está en posición elevada y queda muy a mano, es agradable y tiene la firmeza exacta... aunque no es tan rápido como el de otros Honda. Por otro lado, la dirección, es directa, precisa... aunque mejoraría con un tacto más firme. En conjunto puede decirse que se trata del CR-V más interesante y que resulta más equilibrado que modelos como el VW Tiguan 2.0 TDI de 110 CV, o el Toyota RAV4 120D.

Interior

Galería: Prueba Honda CR-V 1.6 i-DTEC¿Qué radio lleva de serie? Incluye un equipo de audio con radio CD's, MP3, Bluetooth y toma auxiliar y lector de USB. Tiene cuatro altavoces y se puede manejar desde el volante o desde los grandes botones ubicados en el salpicadero. Por calidad de sonido y potencia es correcto. Esta versión no puede equipar, ni en opción, una radio mejor.

La pantalla no es de serie. La pantalla táctil de 5" es de serie a partir del acabado Lifestyle. En la terminación básica Comfort su lugar lo ocupan los mandos de la radio.La buena noticia es que, aunque se trate de la variante de acceso, a simple vista, nadie podrá saberlo: su carrocería de 4,57 metros de largo tiene un aspecto idéntico al de cualquier otro CR-V con acabado Comfort. Eso significa que su imagen es robusta, elegante y de serie incluye elementos como las llantas de 17" con neumáticos 225/65 R17, luces diurnas... Por otro lado, el equipamiento incopora todo lo exigible a un coche de 21.900 euros: climatizador bizona, llantas de 17", 4 elevalunas eléctricos, radio CD, USB...

Y las limitaciones sólo aparecen al mirar un poco más allá. A diferencia de sus hermanos mayores, este motor únicamente está disponible con los tres acabados más básicos de la gama -Comfort, Elegance y Lifestyle-. Además, es el único que no puede equipar, ni en opción, cambio automático o tracción total.

Lo mejor: espacio para cinco pasajeros y su equipaje

Por dentro, el Honda CR-V resulta más sobrio que otros modelos de la marca como el Civic: el salpicadero y los tapizados son de tonos oscuros, la consola central es ordenada y no tiene demasiados botones, y los principales mandos están bien ubicados y son sencillos de accionar sin apartar la vista de la carretera. l Bien hecho Los materiales del interior del CR-V transmiten una sensación de calidad: incluye plásticos blandos en el frontal del salpicadero, todos los botones tienen un accionamiento preciso y cuenta con una superficie acolchada en los laterales de la consola central para proteger las rodillas de conductor y pasajero... Por otro lado, hay bastante plástico duro en el habitáculo; aunque está bien tratado para que resulte agradable al tacto.

Galería: Prueba Honda CR-V 1.6 i-DTECEn cualquier caso, todo está bien ensamblado y no se perciben grillos al rodar por asfaltos bacheados. l Practicidad El CR-V dispone de un buen número de huecos: hay dos guanteras con tapa -la principal es bastante amplia-, bolsas en todas las puertas, un hueco portaobjetos a la izquierda del volante... Además, si accionas un tirador ubicado en el maletero, la banqueta trasera 'bascula' hacia delante y el respaldo se abate hasta dejar un fondo de carga plano -ver en apartado comodidad-. l Mini-defectos El freno de mano es de palanca mientras que muchos de sus rivales emplean uno eléctrico. La versión Comfort no puede equipar botón de arranque.

Maletero

  • Fondo: 91 cm
  • Ancho: 97 cm
  • Alto: 54 cm
  • Repuesto: De emergencia.

Insuperable... Los 589 litros que declara superan a cualquier rival. Además, es regular, aprovechable e incluye ganchos, y un hueco en el lado izquierdo.

Detrás

Matrícula. Por anchura y espacio para las piernas es el todo camino más cómodo para tres ocupantes. Además, el suelo es plano.

  • Longitud: 72 cm
  • Anchura: 146 cm
  • Altura: 100 cm

Delante

Elevada. El conductor va sentado alto y puede controlar el tráfico que hay por delante. Los reglajes del volante son amplios y el asiento cómodo.

  • Altura: 97/100 cm
  • Anchura: 148 cm

¿Interesa el 2.0 gasolina?

Galería: Prueba Honda CR-V 1.6 i-DTECEste propulsor de 155 CV es el más suave y agradable de la gama. Es más rápido que el 1.6 i-DTEC -de 0 a 100 km/h en 10,2 seg. y alcanza 190 km/h-, e incluye tracción total de serie, pero es el menos interesante: como sólo se vende desde el acabado Lifestyle es carísimo: cuesta 34.500 euros y de media gasta 7,6 l/100 km.

¿Y el 2.2 i-DTEC de 150 CV?

Interesa si buscas las máximas prestaciones -acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 seg. y alcanza 190 km/h- o circulas de forma habitual por carreteras nevadas o heladas puesto que incluye tracción total de serie. Sin embargo, no tiene el equilibrio del 1.6 i-DTEC: gasta 1,1 l/100 km más y cuesta 3.300e más caro.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.