Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Honda HR-V 1.6 i-DTEC 120 CV Executive

Prueba: Honda HR-V 1.6 i-DTEC 120 CV Executive

Un maridaje perfecto para el día a día

20.05.2016

Una carrocería compacta, un diseño sobrio, un espacio interior digno de un monovolumen y un motor muy ahorrador son las principales características que se encuentran en el nuevo HR-V 1.6 i-DTEC. Si ello lo combinamos con conductor urbano al que le gustan las escapadas continuas, obtendremos un perfecto maridaje para el día a día. Así es como Honda ha resucitado a su todocamino compacto con el objetivo de que vuelva a situarse entre los puestos de cabeza de un segmento cada vez más disputado. Nosotros lo hemos probado en profundidad.

La fiebre de los SUV sigue en constante “empequeñecimiento”. No, no nos referimos a que el número de ventas haya decrecido, todo lo contrario, sino a que el segmento de los todocaminos ha sufrido una transformación en su filosofía. Si hace 10 años las carreteras estaban copadas de vehículos mastodónticos, cercanos a los 5 metros de longitud y con masas dignas de los pesos pesados, ahora la tendencia es totalmente la opuesta: crossovers compactos, de poco más de 4 metros de largo y una manejabilidad digna de los mejores urbanos.

En este sentido, uno de los pioneros fue, cómo no, Nissan cuando en 2010 lanzó su afamado Juke. Él se encargó de abrir una caja de pandora de la que no sólo surgieron nuevos vehículos, como el Renault Captur, el Peugeot 2008 o el Opel Mokka, sino que también aparecieron viejos conocidos como el modelo que protagoniza estas líneas: el Honda HR-V. En efecto, tras desaparecer en el año 2006 a causa, precisamente, del auge de los grandes todocaminos, volvió a resurgir a mediados del año pasado.

Galería: Prueba Honda HR-V 1.6 i-DTEC 120 CV Executive

Aunque eso sí, en comparación con su generación precedente, este nuevo HR-V es un vehículo más sobrio, más normal. Nada tiene que ver con una primera generación que deslumbró por ofrecer una línea exterior futurista que se escapaba de lo visto hasta el momento. Modelo que, incluso, contaba con dos carrocerías, de tres y cinco puertas, siendo la primera la que denotaba un carácter más deportivo.

A diferencia de aquel, nuestro protagonista presenta un diseño más redondeado, con una apariencia mucho menos atractiva que la de su antecesor y más en línea con los gustos que imperan ahora mismo en el mercado. Con ello no queremos decir que sea un coche feo, ni mucho menos, pero no es tan sorprendente a la vista como otros rivales suyos como el Jeep Renegade.

  • Ficha Técnica Honda HR-V 1.6 i-DTEC 120 CV

Cilindrada: 1.597 cc

Potencia: 120 CV a 4.000 rpm

Par: 300 Nm a 2.000 rpm

Velocidad Máxima: 192 km/h

0-100 km/h: 10,0 seg.

Consumo (urbano/extraurb./mixto): 4,4 / 3,9 / 4,1 l/100 km

Emisiones CO2: 108 gr/km

Dimensiones: 4.294 / 1.772/ 1.605 metros

Maletero: 470-1.533 litros

Peso: 1.395 kg.

Cambio: Manual de seis velocidades

Depósito: 50 litros

Precio: 28.500 euros

Este HR-V sí que intenta mantener la estela deportiva de su primera generación tal y como se demuestra en el hecho de ‘esconder’ el tirador de la puerta trasera en el marco de la venta, dando la sensación de que estamos ante un vehículo con carrocería de tres puertas. Una solución estética que se combina con unas líneas afiladas a la par que voluminosas. Con un morro casi idéntico al de su hermano mayor, el CR-V, la zaga es la ‘típica SUV’, con un portón de grandes dimensiones, una luneta amplia o un parachoques voluptuoso que, a diferencia de sus rivales, deja el borde de carga a una distancia del suelo más accesible.

Gusto por el espacio

Ahora bien, esta falta de originalidad estética la intenta paliar con uno de los principales puntos fuertes de Honda: la habitabilidad. Resulta sorprendente como un vehículo con una carrocería de 4,29 metros de largo, 1,78 de ancho y 1,60 de alto, puede esconder un interior tan amplio. Más aún cuando, con tu 1,78 metros de altura, te ubicas en su zona trasera y compruebas que hasta el respaldo delantero todavía te sobran cerca de 30 centímetros y hasta el techo hay otros 12 centímetros de hueco. Sí, puede que la anchura general no sea uno de sus puntos fuertes, ya que tres ocupantes irán algo más apretados, pero si solo se ocupa por dos, estos podrán ir con total comodidad incluso si rozan los 1,90 metros de estatura. Esto se debe a que Honda ha decidido colocar el depósito de combustible bajo los asientos delanteros y no bajo los traseros.

Galería: Prueba Honda HR-V 1.6 i-DTEC 120 CV Executive

Y por si eso no fuera suficiente, al abrir el portón, encontrarás un maletero de nada menos que 470 litros. Capacidad que no solo le coloca como líder indiscutible de su segmento, siempre que no incluyamos ni al Dacia Duster ni al nuevo Seat Ateca (con 4,31 y 4,36 metros de carrocería y 475 y 510 litros de maletero, respectivamente), sino que supera con creces a vehículos más grandes del estilo del Nissan Qashqai (430) o Ford Kuga (456). Eso sí, para lograr dicha capacidad hay que sumar el doble fondo que tiene bajo el piso y cuyos 77 litros se consiguen siempre y cuando no se monte la rueda de repuesto. En dicho caso, si el maletero se nos queda corto, siempre podremos optar por cargar determinados objetos en la segunda fila. Sí, has leído bien. Como buen Honda, este HR-V también incorpora la función Magic Seats, o lo que es lo mismo, elevar la butaca contra el respaldo (como ocurría en las sal de cine antiguas) para obtener un hueco de gran tamaño en la parte inferior. Otra opción será abatir esta segunda fila, con un plegado en proporción 40:60, consiguiendo un piso completamente plano que nos permita cargar objetos de hasta 1,90 metros.

Todo en su sitio

Si decides situarte en la parte delantera, lo primero que verás será una consola clara, sencilla y muy moderna. La zona central está presidida por una gran pantalla táctil de 7 pulgadas desde la que manejar las funciones del audio, la navegación o el teléfono (siendo compatible con Android Auto y Apple CarPlay).Por debajo, se halla una superficie acristalada, también táctil, desde la que gestionar todo lo relativo al sistema de climatización. El funcionamiento de ambas pantallas es intuitivo y rápido, sobre todo el del clima, aunque en el caso de la pantalla superior, los comandos situados a la izquierda son algo más toscos.

Galería: Prueba Honda HR-V 1.6 i-DTEC 120 CV Executive

Por lo demás, como decimos, el HR-V presenta un diseño limpio, con todo en orden y a la mano. En este sentido, resulta destacable que se trate de un vehículo que comparte tantos elementos con el Civic, pues el salpicadero de este último es una oda al caos. Lo que no varía con respecto al compacto es la calidad y el ajuste de los materiales. Sí, el HR-V está un punto por debajo, pero la percepción general es muy notable. Además, ofrece varios huecos portaobjetos, como los posavasos situados en el túnel central o el hueco ubicado bajo este (algo más complicado de acceder).

En lo que a postura de conducción se refiere, tanto piloto como acompañante irán bien sujetos en sus asientos, que ofrecen una  combinación entre tela y cuero, al tiempo que el primero gozará de una buena visibilidad. Además, podrá regular la altura del asiento verticalmente e ir colocado o muy arriba o muy abajo.

Como anillo al dedo

Para la realización de esta prueba hemos optado por el motor que creemos mejor se ajusta a las características del vehículo. En este caso no es otro que el conocidísimo propulsor turbodiésel 1.6 i-DTEC de 120 CV. Un bloque que ya mueve con soltura y eficiencia a otros modelos como el Civic o el CR-V y que en este HR-V se adapta a las mil maravillas.

Con 1.597 cm3, genera una potencia de 120 CV a 4.000 rpm y, sobre todo, un par máximo de 300 Nm desde las 2.000 vueltas. No obstante, desde las 1.500 rpm, el conductor ya empezará a notar un empuje que le permitirá circular en marchas largas sin temor a que el motor pierda fuelle. Un aspecto que se combina con una escasa rumorosidad y, principalmente, con un consumo realmente contenido. No en vano, durante nuestra semana de pruebas, la media obtenida fue de 5,2 l/100 km, es decir, 1,1 litros más que la cifra homologada. El motor va acoplado a una caja de cambios manual de seis marchas, bien escalonada y con un excelente tacto pese a lo pequeño y fino del pomo.

Galería: Prueba Honda HR-V 1.6 i-DTEC 120 CV Executive

Dinámicamente, es un vehículo muy a tener en cuenta. Gracias a su tamaño compacto, es ideal para ‘ratonear’ por la ciudad, mientras que si demandas algo más de acción, contarás con un coche realmente aplomado. La estabilidad, tanto en curva como en vía rápida es muy notable gracias al perfecto ajuste de la suspensión. La dirección ofrece un tacto agradable y directo al tiempo que los frenos parecen soportar con solvencia la fatiga.

No le falta de nada

Nuestra unidad equipaba el nivel de acabado Executive, es decir, el más alto de la gama. Ello implica que todos aquellos que quieran optar por este HR-V, deberán desembolsar nada menos que 28.500 euros. Eso sí, se estarán llevando un vehículo al que no le falta de nada, ya que de serie incorpora elementos exclusivos como la cámara de visión trasera, la iluminación delantera de tipo LED, el retrovisor interior autocrómico, el acceso y arranque sin llave, las ventanillas traseras tintadas, el techo solar eléctrico, las barras de techo, el navegador, el sistema multimedia con radio digital…

Galería: Prueba Honda HR-V 1.6 i-DTEC 120 CV Executive

No obstante, si no consideras necesario el equipar dichas opciones, podrás optar por el acabado Elegance que cuesta 2.900 euros menos y que está igualmente muy bien equipado (asientos calefactables, control de presión de neumáticos, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, climatizador bizona, sensores de lluvia y luices, conexión USB…). Además, si buscas seguridad, este HR-V también tiene para ‘dar y tomar’ pues, precisamente, desde el acabado Elegance, incluye sin coste alguno el avisador de cambio de carril, el lector de señales de tráfico, el avisador de colisión frontal con asistente de frenada de emergencia automática, el asistente de luces de carretera o los reposacabezas activos.

Por último, los que lleven una vida más espartana también podrán optar por el acabado Comfort, por un precio que parte de los 23.700 euros pero en el que no se incluyen ni los faros antiniebla, ni los espejos retrovisores exteriores eléctricos, ni el volante y pomo revestidos en cuero, ni la conexión para smartphones, ni la alarma.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.