Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Kia Sorento 2.5 CRDi

Prueba: Kia Sorento 2.5 CRDi

Acertado rejuvenecimiento

02.07.2007

Antiguamente, un todoterreno se encontraba a sus anchas fuera de la carretera. Incluso se le permitía revolcarse en el barro y escalar montañas. Hoy en día a eso ya no se le llama todoterreno, sino SUV, y la carretera se ha convertido en su tercer territorio.

El KIA Sorento es más un “onroad” que un “offroad”. Sobre todo por la tracción permanente a las cuatro ruedas y la reductora, que lo convierten en un vehículo apto para la conducción fuera de pista. Hemos sometido a prueba el modelo que Kia ha renovado durante el pasado verano.

La remodelación es decente y efectiva. Con nuevos faldones en su parte delantera y trasera, unos faros mejorados y - por fin -, un parachoques con el mismo color que el vehículo (al menos en los vehículos de color negro o gris metalizado), el Sorento se presenta en su nueva gama con un aspecto renovado. Este Kia ha crecido apenas dos centímetros y  presenta ahora una longitud de 4,59 metros. Aunque la distancia entre ejes ha permanecido igual (2,71 metros), los pasajeros traseros cuentan con más espacio para las piernas gracias a la modificación de los asientos delanteros.

Galería: Prueba Kia Sorento 2.5 CRDiPor lo demás, el habitáculo ha permanecido sin cambios señalables. La única novedad son las aplicaciones de aluminio y madera, así como la nueva tapicería de los asientos. No era necesario cambiar más, el diseño funcional del salpicadero convencía de por sí, así como la calidad de los materiales y el acabado. A excepción de su complicado sistema de navegación opcional – el denominado Clarion -, el manejo del Sorento es muy simple e intuitivo.

Asientos poco cómodos

Si bien el volante sólo puede regularse en altura, no hay ninguna dificultad para encontrar la posición correcta del asiento. El confort de los asientos se ve afectado por su acolchado demasiado blando y su insuficiente estabilidad lateral. La segunda línea de asientos no es adecuada para trayectos largos pese a su generosa oferta de espacio. Existen urgentes puntos de mejora en el acolchado y la banqueta posterior excesivamente corta.

Galería: Prueba Kia Sorento 2.5 CRDiAl menos  es posible abatirla en una proporción 40:60, ampliando de esta forma el volumen de carga a un respetable espacio de 1.751 litros. No obstante, es necesario abatir los asientos y desmontar los reposacabezas por separado. Esta mula coreana puede tragar unos 570 kilos, completándose su espacio de carga con diversas bandejas y cajones.

Fuerte y  refinado

Galería: Prueba Kia Sorento 2.5 CRDiEl motor diesel de cuatro cilindros y dos litros y medio de cilindrada se encarga de la tracción de este vehículo -de dos toneladas de peso-. Este motor tan desenvuelto en los niveles más altos de revoluciones es capaz de ofrecer 170 CV desde que fuera sometido a su remodelación. Y gracias a sus 50 Nm de par motor adicionales (el Sorento es ahora capaz de transmitir 392 Nm al cigüeñal a 2.000 revoluciones), el Kia se eleva más allá de los niveles inferiores de revoluciones. Dentro del margen entre 1.300 y 4.000 revoluciones por minuto se dispone como mínimo de 290 Nm que aseguran un empuje agradable y homogéneo, sin retardo alguno en el turbo.

El fuerte motor del Kia lo convierte en un animal de tiro perfecto: en combinación con el cambio de cinco marchas (algo impreciso y vacilante), el Sorento puede remolcar cargas de hasta tres toneladas. Con el sistema automático de cambio de cinco marchas opcional (1.760 euros tan sólo para el equipamiento EX), es capaz de remolcar incluso 3.500 kilos, lo que permite llevarse al caballo de vacaciones (quien lo tenga).

Confort  blando

La suspensión confortable del Kia hace que oscile un poco, sin que llegue a resultar desagradable. Esto sirve para transmitir exactamente la sensación de conducción propia de un SUV. Además ofrece un perfecto contraste con la rigidez exagerada de muchos de los vehículos de la competencia. La tracción permanente a las cuatro ruedas garantiza un agarre perfecto a la carretera (de serie en la línea EX) con un embrague de discos múltiples en cárter húmedo, controlado electrónicamente, para conseguir la mejor tracción.

Galería: Prueba Kia Sorento 2.5 CRDi

La fuerza se reparte entre el eje delantero y trasero según la necesidad y los neumáticos de 245 la transmiten a la carretera. La desmultiplicación para todoterreno garantiza una salida airosa de cualquier situación. Al entrar con rapidez en una curva, el Sorento se mantiene en su carril y si el peso tiende a desplazarlo demasiado hacia el exterior, entra en escena el ESP de serie. A pesar de su suspensión con gran capacidad de absorción, el Sorento no presenta apenas cabeceo.  

Desplazamiento equilibrado en línea recta

Sobre la autopista, el Kia se muestra muy equilibrado. Este vehículo coreano alcanza su velocidad máxima de 182 km/h sin ningún tipo de problemas, desplazándose en línea recta de forma obediente sin verse afectado por las marcas de rodadas en el piso o el viento lateral. Solamente las ondulaciones longitudinales en el asfalto hacen que el Sorento oscile un poco. Sus frenos de disco sobredimensionados garantizan una frenada segura.

Galería: Prueba Kia Sorento 2.5 CRDiLa dirección es típica para un SUV: extraordinariamente suave, si bien poco consistente e indirecta. Casi tres vueltas y media entre ambos extremos. Realizar maniobras con este vehículo es una tarea pesada debido a los doce metros de su radio de giro. Por el contrario, su consumo es aceptable: 7,9 litros de gasoil según los datos oficiales de Kia, no obstante, nuestro ordenador de a bordo mostraba un consumo medio de 8,3 litros.

Filtro de partículas a cambio de recargo en el precio

El comprador cuenta tendrá que elegir entre dos líneas de equipamiento. Como característica típica en Kia, el equipamiento básico LX por 30.750 euros es óptimo. Incluye sistema combinado de radio y CD con cambiador de seis CDs, elevalunas eléctrico en todas las puertas, aire acondicionado y llantas de aluminio. La versión EX, por un precio de 34.200 euros, cuenta además con climatizador automático, ordenador de a bordo y tracción permanente a las cuatro ruedas.

Galería: Prueba Kia Sorento 2.5 CRDiOtros elementos de la lista de extras son el sistema automático antes citado, el techo corredizo transparente, el equipamiento parcial de cuero con asiento del conductor regulable eléctricamente y calefacción en los asientos delanteros (sólo para el EX), así como el sistema de navegación (radio, disco duro, manos libres y monitor de gran tamaño).

En resumen

El Sorento se ha convertido en la pequeña obra maestra de Kia y ofrece un generoso espacio, un gran volumen de carga y una capacidad de remolque ejemplar. Su fuerte motor funciona de forma equilibrada y su comportamiento durante el desplazamiento es el esperado en un SUV. Y todo ello por un precio relativamente económico. Todo aquel que desee adquirir un animal de carga robusto por un precio moderado, no puede equivocarse comprando el Sorento. Solamente cabría destacar como puntos negativos sus poco confortables asientos y su dirección.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.