Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 184 CV

Prueba: Kia Sportage 2.0 CRDi 184 CV

Un éxito

08.05.2013

El éxito comercial del Sportage nos había hecho analizar en un par de ocasiones la versión 2.0 CRDi 4x4 de 136 CV, el diésel "estándar" disponible con tracción total.

Galería: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 184 CVPero, además de esta mecánica, el coreano también puede montar un motor 1.6 de gasolina y un 1.7 diésel –disponibles únicamente con tracción delantera, por lo que para nosotros es como si no existieran–, así como una versión de 184 CV del diésel 2.0, disponible únicamente con el equipamiento más completo –Emotion–, tracción total y cambio automático, configuración que traemos a estas páginas.

A priori, el motor más potente asociado al cambio automático representa un aliciente para quienes vayan a requerir las máximas capacidades fuera del asfalto de este todocamino. En la práctica, el cambio sí supone una apreciable ayuda, ya que nos hace despreocuparnos del embrague, algo crucial en un vehículo cuya masa en orden de marcha ronda los 1.700 kilos. Pero el motor nos ha dejado fríos; no hemos encontrado la garra que esperábamos en una mecánica que promete 184 CV. Tampoco nos ha gustado la monta de neumáticos, cuya medida (235/55-18) es poco adecuada para salir del asfalto, con un flanco de apenas 13 centímetros.

El cambio, además, si bien es un aliado fuera del asfalto o en medio de un atasco, se ha mostrado demasiado lento tanto en ciudad como en carretera, reduciendo las prestaciones e incrementando los consumos de forma apreciable. No es un mal cambio automático, pero no está a la altura de lo que ofrecen algunos rivales. Si a esto le añadimos un incremento de precio de 3.337 euros respecto a la versión manual de 136 CV con el mismo equipamiento, pocos optarán por esta configuración.

Es mejor la versión Drive

Galería: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 184 CVPero, aunque esta no sea la configuración ideal, el Sportage es un vehículo formidable que dará numerosas satisfacciones a su propietario. Desde nuestro punto de vista, el acabado Drive con el motor diésel de 136 CV es más acertado; tiene todo lo necesario –excepto GPS y faros de xenón– y cuesta 7.782 euros menos.

Salvo por el ruido que achacamos al brazo de palanca del reposacabezas activo cuando apoyamos el cuerpo contra el respaldo, el asiento es cómodo, el interior amplio y los mandos sencillos. El volante tiene un aro algo fino, pero los kilómetros a bordo pasan sin el menor rastro de cansancio.

Dinámicamente, este Kia es superior a la media de sus rivales y se presta a practicar una conducción dinámica, con una suspensión firme y un tren delantero bien guiado, si bien mejoraría con una dirección más rápida y un ESP menos restrictivo.

Banco de potencia

El banco ha confirmado nuestras sensaciones y el motor no ha alcanzado los valores prometidos. Si nos olvidamos de las cifras oficiales, el rendimiento es satisfactorio, con una entrega de par muy generosa en la zona baja del cuentavueltas que acusa una suave pendiente descendente a lo largo de todo su margen de uso.

La opinión TT

Los cambios automáticos son siempre un plus en los modelos menos capacitados para salir del asfalto, pero en este caso solo se ofrece asociado al equipamiento más completo, que nos obliga a pagar por cosas que no queremos, como las llantas de 18". El motor de 184 CV no merece la pena; es mejor que te decantes por el de 136 CV.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.