Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Nissan Cube

Prueba: Nissan Cube

Cubemanía

08.04.2010

La fiebre en Japón por este vehículo es tal que Nissan ha decidido traerlo por primera vez al viejo continente. Imagen aparte (para gustos, colores) es un monovolumen menos amplio de lo que parece pero es cómodo, funcional, está bien equipado y tiene un comportamiento en carretera más que aceptable…

No, no es una broma. Aunque estoy seguro que el 99% de la gente que acabe de ver por primera vez el Cube en estas fotografías aún no salga de su asombro, este vehículo es una realidad pura y dura que circula por nuestras carreteras desde principios de año, momento en el que arrancó su comercialización en España. Pasen y vean, porque este vehículo no tiene desperdicio...

A lo hecho, pecho

Galería: Prueba Nissan CubePese a que aquí sea un completo desconocido, lo cierto es que estamos ante la tercera generación de un vehículo que causa auténtico furor en las tierras del sol naciente, al estilo de lo que despierta en España, por poner algún ejemplo, un Mini o un Fiat 500 en una jovenzuela que acaba de cumplir la mayoría de edad.

El problema es que la cultura oriental y la occidental tienen más bien poco que ver y, a priori, parece como mínimo una apuesta más que arriesgada traer este vehículo por nuestros lares. En cualquier, Nissan no ha dudado ni un momento y, haciendo caso al dicho popular de que al fin y al cabo somos todos iguales (“comemos, bebemos, dormimos, nos reproducimos”…) se ha volcado en cuerpo y alma para introducir el Cube en el mercado europeo. De hecho, tienen previsto vender en España ni más ni menos que 1.000 unidades.

Dando el cante

Galería: Prueba Nissan CubeEste pequeño monovolumen japonés es un espectáculo visual sobre ruedas, para bien y para mal, aunque normalmente, atendiendo a los comentarios de la gente, la balanza se inclina hacia el lado más negativo. En el primer caso, cuando la multitud lo ve por la calle, lo más positivo se traduce en alguna que otra sonrisa que se dibuja en el rostro de los allí presentes o la exclamación de algún o alguna “loc@ bajit@” que balbucea comentarios del tipo “-mamá, papá, ¡¿pero eso qué es?!-” lleno/a de asombro y felicidad.

En el lado contrario las superfluas disquisiciones más escuchadas son los típicos “qué feo”, “vaya furgoneta rara y fea” y, de nuevo, “¿dónde vas con eso? que choche más feo”. Sin duda, si quiere salir de lo convencional en lo que a imagen se refiere, el Cube es su coche. Y que la gente diga lo que quiera.

Galería: Prueba Nissan CubeComo su propio nombre indica, la silueta de este coche tiene forma de cubo; nada de formas angulosas o trazos elegantes, agresivas líneas rectas “de toda la vida” (eso sí, algo redondeadas) que le otorgan una personalidad única e intransferible. Quizás un Kia Soul (más…) y, en menor medida, un Toyota Urban Cruiser (más…) sean lo más parecido que hay hoy día en el mercado.

Apariencia aparte, su principal peculiaridad radica en el diseño de su luneta trasera asimétrica, según Nissan con una finalidad práctica. Al dejar un pilar C casi invisible en la parte derecha (queda prácticamente oculto por un vidrio tintado, dando la sensación de que toda la superficie está acristalada) tenemos mucha mayor visibilidad a la hora de realizar maniobras hacia ese lado, facilitando el aparcamiento por ejemplo. Una solución lógica al menos, ya que en los Cube con el volante a la derecha la asimetría de la parte trasera está invertida.

Calidad aceptable

Galería: Prueba Nissan CubePor dentro también encontramos una atmósfera muy personal, con formas esta vez circulares, que según su creador “simulan el efecto que crea una gota de agua al caer”, algo que se puede observar sobre todo en las formas de los huecos para las bebidas (por cierto, tenemos hasta diez).  Metáforas a un lado, lo primero que llama la atención nada más acceder al habitáculo es la sensación de luminosidad que se percibe, merced a un techo de cristal fijo (de serie) que posee una superficie de 96 cm. Está acompañado de una cortinilla (con dos diseños diferentes a elegir) con la que podemos cubrirlo por la parte interior, aunque en cualquier caso siempre deja penetrar algo de luz.

El salpicadero presenta una forma ondulada muy característica pero su aspecto general es más simple y sobrio de lo que cabría esperar. Tiene algunos detalles originales como la agrupación en círculo de los mandos del sistema de climatización. Por su parte, se ha instalado una pantalla en la consola central de pequeño tamaño pero está situada en una posición elevada, lo cual no desvía la atención de la carretera. El cuadro de instrumentos hace gala de un cuentarrevoluciones en color blanco (que simboliza la luna) y un velocímetro con fondo azul (que simboliza el planeta Tierra), dos peculiaridades de las que ya les hablamos en nuestro primer contacto con el vehículo.

Galería: Prueba Nissan CubeLa calidad de los materiales es aceptable pero por lo que cuesta el Cube se podría esperar algo más. No hay zonas acolchadas por ninguna parte, abundan los plásticos duros (incluido el volante y la palanca de cambios) y se echan de menos algunos detalles, como por ejemplo una guantera iluminada y/o con llave. De cualquier forma, el ajuste de las diversas piezas está bien resulto y en general todo el conjunto presenta un tacto agradable.

Espacio y maletero

Las plazas delanteras son relativamente espaciosas, quizá se eche en falta algo de holgura longitudinal, pero tanto la anchura como la altura es muy satisfactoria.  El conductor va sentado en una posición elevada, a la altura típica de un monovolumen, desde donde goza de gran visibilidad.

Puede que algunas personas no encuentren una posición ideal de conducción, no tanto por los reglajes que permite el asiento sino porque el volante sólo se regula en altura (por cierto, me sorprendió sobremanera y hasta me asustó, que al liberar el anclaje para regularlo, éste cayera bruscamente de golpe, supongo que debido a que pesa muchísimo). Una cosa muy positiva; el acceso al habitáculo es muy cómodo. Dos negativas: los asientos no sujetan prácticamente nada y los parasoles, excesivamente grandes, quedan lejos y nos obligan a estirarnos cual serpiente para cogerlos.

Detrás, es menos espacioso de lo que parece desde fuera. En cualquier caso, dos adultos de más de 1,80 pueden viajar con normalidad. Peca en anchura; la persona que vaya en el centro irá incómoda por la presencia de los anclajes de los cinturones, aunque en general salvan el hueco para las piernas y, de nuevo, la altura.

Galería: Prueba Nissan CubeEn cuanto al maletero,  ofrece una capacidad algo pobre, con sólo 255 litros. Eso sí, gracias a la banqueta trasera corredera podemos aumentar este volumen hasta los 403. Es muy hondo, pero sus formas son algo irregulares y le restan practicidad. Mención aparte merece el portón, con una original forma de apertura parecida a la de una nevera. Un detalle poco práctico puesto que, para poder abrirlo, obliga a disponer de suficiente espacio respecto al coche que tenemos aparcado detrás.

Motor y sensaciones a bordo

El Cube sólo está disponible con dos motorizaciones, una diésel y otra de gasolina, las dos con 110 CV. Ambos bloques (1.6 G y 1.5 dCi), aunque con potencias ligeramente distintas merced a retoques menores, se utilizan  en otros modelos de Nissan, como por ejemplo el Qashqai (donde ofrecen 115 y 106 CV respectivamente). La variante de gasolina, que es la que nosotros hemos probado, lleva asociada de serie un cambio manual de cinco relaciones (opcionalmente por 2.200 € podemos equipar una transmisión automática de variador continuo).

Galería: Prueba Nissan CubeEsta mecánica, que rinde los 110 CV a 6.000 rpm. y posee un par motor de 153 Nm a 4.400. no es especialmente brillante pero si más que solvente para un uso fundamentalmente por ciudad (hábitat natural de este vehículo) que tampoco desmerece en vías rápidas o autopistas. Proporciona cierta sensación de empuje intenso a partir de las 3.500 vueltas aunque superadas las 5.000 decae de manera sensible. Desde luego, no es un prodigio en aceleración (es muy lento sobre todo a la hora de recuperar) y es algo ruidoso, pero se trata de un motor progresivo que mueve con relativa soltura al vehículo si sabemos jugar adecuadamente con el cambio, que a mi juicio tiene unas relaciones muy acertadas.

El fabricante anuncia 175 km/h de punta, un 0 a 100 en 11,3 segundos y un gasto medio de combustible en ciclo mixto de 6,6 litros a los 100 Km. Si somos exigentes con el acelerador y rodamos con cierto tráfico en ocasiones el ordenador de abordo marca registros medios por encima de los 8 litros. También es cierto que, en un recorrido tranquilo a una velocidad constante y sin ir necesariamente a punta de gas es factible bajar de los 7 litros con suma facilidad (6,8 / 6,7).

Galería: Prueba Nissan CubeEn marcha, se percibe desde el primer momento que se desenvuelve con mucho más garbo en la ciudad que fuera de ella. Es más ágil de lo que se puede esperar a priori y maniobrar con él es mucho más sencillo de lo que parece, facilitándonos sobremanera la labor a la hora de afrontar recorridos urbanos. Su dirección, excesivamente blanda, está pensada para ello. Por encima de todo, es un coche con una suspensión muy cómoda que absorbe bien las irregularidades del asfalto. La cara; viajando a ritmo sosegado trata “con mucho cariño” a sus ocupantes. La cruz; en cuanto forzamos lo más mínimo el ritmo, la carrocería comienza a tener unos movimientos demasiado acusados, tanto de cabeceo como de balanceo.

Algo a lo que nos deberemos acostumbrar una vez que abandonemos el casco urbano. En este sentido, deja claro su carácter y que no es un coche pensado para que le busquen las cosquillas. En cambios bruscos de apoyo o frenadas fuertes el “ajetreo” es mucho más que evidente. Hay que decir que la propia estructura del Cube le penaliza en cuestiones aerodinámicas; a partir de 120 Km/h al vehículo le cuesta muchísimo ganar velocidad con facilidad y, por su parte, cuando hay fuertes rachas de viento las sacudidas bastante más palpables que en cualquier otro vehículo. No he tenido la ocasión de probar a fondo un Note, con el que comparte plataforma y estructura, pero la mayoría de compañeros coinciden en que en éstos ámbitos el Cube es menos eficaz.

Equipamiento y precio

Galería: Prueba Nissan CubeComo decíamos al inicio, estamos ante un vehículo muy bien equipado de serie y con unas opciones muy interesantes en algunos casos propias de segmentos superiores. Sólo hay disponible un acabado denominado “Tekna”, con un precio base de 16.950 €. Incluye, entre otros elementos, airbags frontales, laterales y de cortina, ESP, faros antiniebla, control de crucero, aire acondicionado, techo solar, radio cd con mp3  y manos libres Bluetooth.

A su vez, encontramos dos packs de opciones no excesivamente caros y muy recomendables. Por un lado tenemos el paquete “Premium” (800 €), que añade navegador con pantalla táctil de 5 pulgadas, entrada USB y un interesantísimo sistema de aparcamiento trasero con cámara y por otro el “Urban” (1.200 €), que suma el climatizador automático, los sensores de luces y lluvia,  llave inteligente y botón de arranque, llantas de aleación de 16” y las lunas traseras tintadas.

También encontramos multitud de accesorios “sueltos” para dejar el Cube a nuestro gusto, como unas barras laterales cromadas (592 €) o un alerón para el techo (256 €). Con motivo del lanzamiento del vehículo, se creó una edición especial de sólo 25 unidades con una terminación llamada “Limited Edition” que incluye el paquete “Urban” e incorpora una exclusiva tapicería “Lounge Brown” con el interior en beige y los distintivos “Cube” presentes en las alfombrillas y otras partes del vehículo. Tiene un precio de 18.860 € y a fecha de esta publicación, aún quedan 6 unidades.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Nissan Cube
Acabado   Tekna
Especificaciones    
Longitud/anchura/altura (mm)   3.980 / 1.695 / 1.670 (1.685 llantas 16")
Distancia entre ejes (mm)   2.530
Diámetro de giro (m)    
Peso (kg)   1.246
Volumen del maletero (l)   255/ 403
Neumáticos   195/60 R15   (195/55 R16)
Motor    
Cilindrada (cc)   1.598
Potencia (cv)   110
Par máximo (Nm/rpm)   153 / 4.400
Tracción   Delantera
Transmisión   Manual 5 velocidades
Consumo    
Combustible   Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   8,3 / 5,6 / 6,6
Emisiones CO2 (gr/km)   151
Consumo durante test (l/100km)   7,2
Características    
Aceleración 0-100 km/h (s)   11,3
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.
Capacidad depósito (l)   52
Velocidad máxima   175
Precio (sin extras)    
Euros   16.950
Equipamiento extra   Pack "Premium" (800 €), pack "Urban" (1.200), pintura "Blanco Perlado" (350 €)
 
Más datos
Menos datos
 

Por cierto, para el que todavía ande un poco perdido, comentarle que algunos de los rivales más “directos” (si es que puede tener alguno) de este vehículo serían un Citroën C3 Picasso, un Lancia Musa o los citados Kia Soul y Toyota Urban Cruiser. En todos los casos, incluyendo nuestro protagonista cómo no, estamos hablando de mini-monovolúmenes / utilitarios pertenecientes al segmento B.

Conclusión

Galería: Prueba Nissan CubeNissan ya tenía entre su gama de vehículos un modelo de características muy parecidas al Cube. Nos referimos al Note, con una cualidades dinámicas ligeramente superiores y con un precio, para más inri, menor (más de 2.000 € de “ahorro” a igualdad de equipamiento). Así pues, parece claro cuál sería la compra racional.

Sin embargo, el Cube ofrece como argumento principal algo que nunca nadie había ofrecido hasta la fecha; un diseño completamente fuera de lo común. Si quiere un monovolumen seguro, cómodo, funcional, bien equipado y con un comportamiento en carretera aceptable, tiene en el mercado muchas opciones. Si quiere todas esas cualidades pero además busca algo estrambótico, transgresor y casi “de otro planeta”, ya tiene la respuesta.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.