Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Prueba: Nissan Navara 2.5 DCi Auto

Prueba: Nissan Navara 2.5 DCi Auto

Dueño y señor del Off-Road

14.05.2007

La imagen del Navara sigue siendo, si no la mejor, una de las mayores demostraciones de la robustez y fuerza que puede llega a existir en un coche. La ejecución de un concepto, el de poder con todo lo que se ponga por delante, aunque estemos hablando de mas de 2 toneladas de peso y 5,2 metros de longitud. Una bestia que no peca de torpe y con la que el off road se convierte en el nuevo pasatiempo de los atrevidos. Es el relevo de lo que venía haciendo el Pick-Up, que ahora reduce su gama y se queda con la etiqueta de industrial. El Navara, sin embargo, pasa al grupo de los polivalentes.

Un diseño sin secretos

Prueba Nissan Navara 2.5 DCi AutoAquellos que no hayan reparado nunca en las virtudes de un Navara deben saber que no es fácil conseguir que un “monstruo” parezca atractivo. Nissan se ha cuidado mucho de poner en orden sus rasgos y resaltar las virtudes de la carrocería. Para ello ha redondeado sus formas, ha aligerado el frontal suavizando sus curvas y ha puesto músculos titánicos por encima de sus ruedas. Además no ha olvidado que la esencia de este coche es su ________ y ha elaborado un catálogo con alrededor de 30 accesorios para contentar a cada usuario. Desde la afamada capota rígida, que otorga al conjunto un perfil distinguido (nuestra unidad de pruebas, una LE de doble cabina, no la incorporaba) hasta enganches, portaobjetos o las mismas barras antivuelco.

Entrando a valorar las proporciones, lo mejor es sin duda su altura libre al suelo. Son 24 centímetros que sacan los colores a los demás y que permiten olvidarse relativamente del estado del terreno. Este es un punto en el que numerosas marcas trabajan para vender un serio valor de identidad. De hecho, Porsche ya ha conseguido que el nuevo Cayenne alcance, gracias a su suspensión, distancias máximas al suelo de 27 impresionantes centímetros.

Espectacular motor DCi con caja automática

Prueba Nissan Navara 2.5 DCi AutoEl Navara es, junto con el Toyota  Hilux DC 3.0, lo más potente que se puede encontrar en carrocerías Pick-Up. Ambos tienen 171 cv de potencia que, aunque parten de cilindradas diferentes, dibujan el horizonte al que debemos mirar cuando comparamos este tipo de coches. Por encima no hay mas, y aún así, no son los mas caros. Podemos hacernos con cualquiera de los dos por menos de 28.000 euros mientras que SsangYong ofrece su Sport PickUp 200Xdi Limited Auto (un modelo 2.0 con 140 cv) por casi mil euros mas, una diferencia notable si tenemos en cuenta lo que dan los motores de uno y otro.

Para dar fe de ello, podemos comparar el par que entregan uno y otro. El SsangYong ofrece 310 Nm mientras que el Navara alcanza los 403. Visto así puede no sorprender, pero lo cierto es que sólo con esta última cifra podemos conseguir arrastrar 3 toneladas de peso, o lo que es lo mismo, podemos ser capaces de tirar de embarcaciones o remolques sin esfuerzo.

El motor es único en la gama y es idéntico al que monta el Pathfinder. Un propulsor de 2488 cm3 de cilindrada, con 171 cv y con la característica sobresaliente de entregarse por completo a bajas revoluciones. Lo hemos sentido muy sólido, con un sonido muy personal que se hace presente en cada uno los envites que conlleva la conducción “fuera de pista”.  Acelerador a fondo y desde parado, hemos comprobado su relativa pereza para alcanzar las 2200 revoluciones, esto es, hay que dejar que se lo piense en algo más de un segundo, y que sea partir de ahí cuando de verdad cuente lo que vale. Una vez metido en vereda, es enérgico, responde a la perfección en situaciones adversas y puede holgadamente con los 2140 kilos que pesa.

A la espera y con ganas de poder probar la caja manual (de 6 desarrollos), hemos tomado nota de lo que la automática supone como ventajas e inconvenientes. La mayor de sus ventajas la muestra en campo, donde el rango de revoluciones debemos buscarlo mas abajo y en el que gracias a la reductora consigue sacar su nervio de muy buenas maneras. La pega es ese “retardo” de reacción que debemos asumir.

En cuanto a consumo y teniendo en cuenta su exceso de proporciones (tanto de peso como de motor), no es precisamente un ejemplo cualquiera de derroche. De hecho, supera por poco los 10 litros en el mixto y se asegura la autonomía con 80 litros en el depósito. Un defecto que hemos comprobado es que al indicador de combustible le falta precisión, oscila muy bruscamente y puede darnos una sorpresa en un corto espacio de tiempo. En cualquier caso, es solo algo que hay que aprender a controlar y que se aprende con unos cuantos depósitos de experiencia.

Interior cuidado y mejora de la carga

Prueba Nissan Navara 2.5 DCi AutoLa jubilación de la cabina individual corrobora sin duda el rotundo éxito que ésta carrocería, la de nuestra prueba, ha supuesto para Nissan. Se ha duplicado el espacio interior, pasando de 2 a 5 plazas y se ha equipado con todo lo que un turismo de gama alta cuenta hoy en día. A saber, control de crucero, climatizador dual, volante con inclinación regulable, cierre centralizado con control remoto y otras opciones de confort como el asiento de conductor con soporte lumbar. Nuestra unidad traía regulación eléctrica de asientos delanteros, una muy buena opción, pero cara (2.670 euros) y que en esta versión LE debería traer de serie.

Precisamente orientado a la comodidad, Nissan ha desarrollado el sistema C-Channel compuesto por guías en la plataforma de carga, la pared frontal y las paredes laterales  sobre las que se desplazan unos anclajes para fijar cualquier tipo de carga.

Esto es importante como explicación a lo que más arriba comentábamos, el cambio de concepto que ha sufrido este modelo y que ahora o nunca tendrá que defender a capa y espada. Nuestra opinión es que sí que “puede con todo”, pero a su ritmo. Mover con agilidad 5 metros de coche en una ciudad es difícil, el radio de giro es muy largo y la maniobrabilidad se queda corta, por no hablar de aparcar. El campo es otra cosa y aquí no hace falta que nadie nos convenza, por eso, vemos su sentido en un segundo coche orientado al fin de semana o como vehículo principal en zonas rurales. Salirse de eso será perder importantes puntos en comodidad.

Esta versión LE automática puede comprarse a partir de 33.000 euros, aunque la gama comienza en algo menos de 28.000. Como dijimos mas arriba, no tiene rival en potencia y juega con la altura libre al suelo como una de sus mejores bazas. Su mejorado y a la vez equipado espacio de carga es sólo otro aliciente mas.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.