Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Nissan Pixo

Prueba: Nissan Pixo

Básico

25.09.2009

Es tan básico para el conductor como asequible para el bolsillo. En el interior del Pixo (el coche más barato que ofrece Nissan en este momento) no caben florituras,  adornos ni tampoco adelantos tecnológicos.  Tan sólo un motor 1.0 con 68 cv que puede dar un rendimiento mejor de lo que imaginamos...

Hasta que llegue el TATA Nano, en el mercado sólo hay tres modelos que resulten más baratos que un Pixo: el TATA Indica, el Chevrolet Matiz y el Suzuki Alto (más…). En cualquiera de los casos, la diferencia es muy reducida, por lo que la batalla sigue abierta sin un líder claro en el segmento. Todos ellos quedan por debajo de la barrera de 7.500 euros en su versión básica y se caracterizan por lo mismo: motores mínimos, equipamientos casi inexistentes y prestaciones básicas pero…. ¿suficientes?.

La alianza entre Suzuki y Nissan para ofrecer un coche barato de verdad llegó hace varios meses a Europa materializada en simpáticos nombres de cuatro letras. Alto y Pixo. Ambos coches son prácticamente lo mismo, con las pequeñas diferencias que cada marca ha otorgado a su exterior e interior a modo de sello personal. Así, la decisión entre uno u otro debe entrar sólo por los ojos y por algunos cambios en el equipamiento de serie.

Galería: Prueba Nissan PixoTotalmente idénticos

En una vista lateral, el Pixo es totalmente idéntico a su hermano gemelo Alto. Sólo pueden diferenciarse desde una vista frontal (donde el plástico negro inferior y la parrilla típica de Nissan lo acerca a modelos superiores como el Note) y estudiando al detalle el interior (donde encontraremos que el Pixo cuenta con cuatro airbags de serie en lugar de los dos que equipa el Alto).

De igual forma que en su hermano gemelo, el Pixo da la sensación de ser un coche de tres puertas por la elevación de la línea de cintura en la parte trasera. Y es que no estamos hablando de un microcoche, puesto que su longitud es considerable (3,56 metros) y tiene cinco puertas, lo que quiere decir que los accesos son cómodos y que se sigue buscando confort a pesar de todo. Desde luego, lo que menos acompaña a su estética son los tapacubos de llantas de 14 pulgadas y las ventanillas traseras con una apertura lateral mínima.

Galería: Prueba Nissan PixoEquipamiento inicial escaso

Comprar el Pixo básico (llamado Visia) quiere decir renunciar a prácticamente todo.  Por muy poco exigentes que seamos, en él faltan cosas imprescindibles para cualquier mortal como el aire acondicionado, la radio, los faros antiniebla o el control de estabilidad. Para hacernos con estas características, el Pixo superior (Acenta) ya se coloca por encima de los 9.000 euros, pero sigue sin incluir de serie el ESP o los airbags laterales (se ofrece en un pack por 700 euros). De esta forma, y con la pintura metalizada incluida, el Pixo supera la frontera de los 10.000 euros.

Interior

Galería: Prueba Nissan PixoEl espacio disponible para el conductor es suficiente si hablamos de estaturas “normales”. Un conductor de 1,75m se sentirá cómodo, tendrá espacio para las piernas y una altura al techo suficiente para no pagar los baches pronunciados que el Pixo asume con dificultad.  Sin embargo, en las curvas la única sujeción que tendrá será la del cinturón de seguridad, ya que los asientos agarran más bien poco.

Es muy poca la información que se ofrece al conductor. No existe un indicador de revoluciones, tan sólo un pequeño ordenador de a bordo para indicar nivel de gasolina y kilómetros recorridos. Los retrovisores son manuales y los elevalunas eléctricos no se pueden manejar desde una sola puerta. Así, si sólo viaja una persona y quiere bajar las dos ventanillas tendrá que estirar el cuerpo hasta la puerta del acompañante.

Galería: Prueba Nissan PixoEn cuanto a los compartimentos, son más que suficientes. La guantera, aunque deja al descubierto su interior, permite llevar documentación y algún estuche para cedés (en el caso de que puedas utilizarlo). En la consola central hay un espacio pequeño para vaciar los bolsillos (móvil, llaves, etc) y en la parte central otro para ceniceros o latas de refresco.

En lo que se refiere a espacio de carga, el volumen del maletero es de 129 litros, suficiente para una maleta individual y un par de bolsas. Los asientos traseros pueden quedar con el respaldo abatido gracias a un tirador de tela y permiten que este espacio se amplíe si sólo necesitamos las dos plazas delanteras. El mayor inconveniente es que la boca de carga obliga a levantar demasiado la maleta hacia arriba para luego dejarla caer hacia dentro.  

Motor

Galería: Prueba Nissan PixoNo hay opciones posibles. Nissan  equipa en el Pixo un único motor 1.0 de tres cilindros y 68 cv. Sus prestaciones prometen más bien poco, pero en una utilización urbana es más satisfactoria que deficiente. A bajas velocidades, el tacto fácil del cambio permite darle uso sin reparos y en ciudad consume como un mechero. Según lo que hemos podido intuir (puesto que no hay un medidor de consumo), el Pixo puede estar en torno a los 5,5 litros si la conducción es sólo urbana y puede bajar esa cifra hasta los 4,5 si combinamos con recorridos por vías rápidas.

Galería: Prueba Nissan PixoLas impresiones del Pixo al volante son prácticamente las mismas que en el Alto (más…). En general es un motor poco refinado porque hace ruido y se notan claras vibraciones (en la foto se puede ver como uno de los conductos en el vano motor vibraban considerablemente) pero es agradable de conducir y cumple sobradamente con las exigencias obligadas. No le cuesta acelerar rápido porque mueve muy poco peso (no llega a una tonelada), frena de forma aceptable y su radio de giro es de sólo 4,5 metros. Toda la relación con el motor tendrá que hacerse de oído, puesto que no hay cuentavueltas, lo cual tiene su punto si lo vemos desde una perspectiva optimista.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Nissan Pixo
Acabado   1.0 Acenta
Especificaciones    
Longitud/anchura/altura (mm)   3565 / 1630 / 1470
Distancia entre ejes (mm)   2360
Diámetro de giro (m)    
Peso (kg)   925
Volumen del maletero (l)   129
Neumáticos   155/65 R14
Motor    
Cilindrada (cc)   997
Potencia (cv)   68 / 6.000
Par máximo (Nm/rpm)   90 / 3.400
Tracción   Delantera
Transmisión   Manual, 5 velocidades
Consumo    
Combustible   Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   5,5 / 3,8 / 4,4
Emisiones CO2 (gr/km)   103
Consumo durante test (l/100km)   5,5
Características    
Aceleración 0-100 km/h (s)   14
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D
Capacidad depósito (l)   35
Velocidad máxima   155
Precio (sin extras)    
Euros   9.050
Equipamiento extra   Control de estabilidad (700 euros)
 
Más datos
Menos datos
 

Desde un primer momento hay que olvidarse de las proezas con este coche. Aunque no es nada difícil conseguir los 130-140 km/h, poco más se puede pedir. Su velocidad máxima es de 155 km/h y la aceleración hasta los cien la consigue en 14 segundos.  Por supuesto, el Pixo no pagará impuesto de matriculación, ya que sus emisiones son de 103 gramos de CO2 por kilómetro.

Resumen

Si tenemos en cuenta el Plan 2000E del gobierno,  un Nissan Pixo puede llegar nuestras manos por 5.900 euros, lo cual hace de él un atractivo considerable para aquellos que quieran un coche aceptable por lo mínimo posible. El problema viene al comprobar que en esa factura no se incluirá el equipamiento básico que cualquiera (por muy poco exigentes que seamos) necesita. Lujos como el aire acondicionado, los faros antinieblas, la radio o el control de estabilidad harán que sean casi 8.000 euros, también con el descuento pertinente. Si no podemos acogernos a esta ayuda, el precio de un Pixo decentemente equipado será de 10.000 euros y su atractivo caerá por su propio peso.

Galería: Prueba Nissan Pixo

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.