Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto BMW i3s

Primer contacto: BMW i3s

Más diversión siempre es bienvenida

17.01.2018

La movilidad eléctrica está todavía en pañales. Con la posible excepción de alguna marca como Tesla, la mayoría de fabricantes aún está presentando sus planes de electrificación para un futuro a diez años vista. Las autonomías de los coches siguen siendo bajas, los puntos de carga aún siguen siendo pocos y los tiempos de recarga de las baterías siguen poniendo las cosas un poco difíciles a los compradores a la hora de tomar decisiones de compra. Y luego está el tema del diseño. ¿Por qué se empeñan los fabricantes en ligar eléctrico a futurista, como si este tipo de vehículos no fuera el presente, sino lo que nos espera dentro de cien años? El BMW i3 es un adelantado a su tiempo, y ahora, con la versión S, es incluso un poco más rápido que antes.

Nada más ver este coche nos preguntamos cuánto añadirá la S al rendimiento del i3, un eléctrico bastante potente de por sí si lo comparamos con otros eléctricos de longitud similar. La potencia final del BMW i3 sube diez kilovatios con respecto a la variante convencional, dando un total de 135 kW. De la misma manera, el par motor pasa a ser ahora 20 Nm mayor, es decir, llega a sumar un total de 270 Nm. Y, antes de juzgarlo dinámicamente, con estas cifras nos preguntamos si realmente necesita un vehículo ‘cero emisiones’ tan potente como éste un aumento en su rendimiento.

Algo más rápido y mejor en recuperaciones

Echemos un vistazo antes de nada al i3 convencional. Estamos ante un coche fabricado en fibra de carbono que acelera hasta los cien en 7,3 segundos y que recupera de 80 a 120 km/h en 5,1 segundos. Son datos que ya comprobamos cuando hicimos la comparativa con el Volkswagen e-Golf y, para un vehículo de estas dimensiones, son más que suficientes para la gran mayoría de los conductores. Pero no para todos.

Galería: Primer contacto BMW i3s

BMW todavía podía hacer algo más ‘animado’. Así, el nuevo BMW i3 S supera con holgura a su hermano más débil en una aceleración desde parado. Tarda 0,4 décimas menos en alcanzar los 100 km/h, logrando bajar de los siete segundos (6,9) y también – aquí es donde se encuentra la mayor diferencia - recupera de 80 a 120 km/h en sólo 4,3 segundos, casi un segundo menos que el i3 normal. Sea mucha o poca la diferencia para los clientes, ambas versiones garantizan una gran agilidad para moverse en ciudad y una patada muy enérgica desde parado.

Galería: Primer contacto BMW i3s

Para que se pueda distinguir la versión S de la normal, los diseñadores han colocado un guardabarros negro, han rebajado la altura de la carrocería 1 centímetro y la han ensanchado otros cuatro y se han colocado unas llantas todavía más grandes que las que ya traía el i3, de 20 pulgadas en lugar de 19. En conjunto, es un coche un poco más agresivo que antes y sus nuevas cotas le dan un poco más de aplomo en carretera abierta.

Galería: Primer contacto BMW i3s

Elegir esta versión S tiene un sobrecoste de 3.650 euros con respecto a la normal, pasando de un precio de partida de 38.200 euros a 42.900. El BMW i3s puede recorrer hasta 280 kilómetros con una sola carga gracias a la batería de 94 Ah, pero, una vez más, la variante de autonomía extendida REX, también está disponible para maximizar las capacidades del BMW i3s.

La diversión también tiene sus contras

Lógicamente, el consumo de esta versión S se ve un poco penalizado por el aumento de la potencia. En este caso el aumento llega al 13%, lo cual nos parece mucho. La cifra de homologación es de 14,3 kWh, frente a 13,1 kWh. Por tanto, la autonomía total del i3 también desciende considerablemente, de unos teóricos 312 kilómetros pasamos a 280 en el mejor de los casos. Con un uso realista, en el cual atravesemos varios escenarios (ciudad, carretera, etc) y en diferentes condiciones de temperatura (verano, invierno) este BMW asegura un mínimo de 200 km, lo cual puede ser suficiente en muchos casos pero poco si tenemos en cuenta el dinero que cuesta.

Galería: Primer contacto BMW i3s

Lo que no tiene que demostrar este I3 s es su agilidad. A lo largo de un pequeño circuito de pruebas, este eléctrico nos demostró que cuenta con un chasis muy firme y que su capacidad de acelerar al salir de la curva puede sacarle los colores a más de un quemado de la gasolina. Con él podemos realizar adelantamientos rápidos con seguridad o forzar zigzags a una velocidad considerable sin comprometer la estabilidad del coche. Ni las curvas más cerradas parecen comprometer al i3, que con esta versión demuestra que la movilidad eléctrica puede ser también divertida.

Galería: Primer contacto BMW i3s

Conclusión

BMW ha puesto encima de la mesa argumentos suficientes para demostrar que diversión y movilidad eléctrica no se contradicen. Esta versión S del i3 permite un poquito más de agilidad gracias a algunas mejoras en sus cotas (es más bajo y un poco más ancho) y ofrece algunas prestaciones mejoradas, como por ejemplo su capacidad de recuperación. Lo que nos cuesta más creer es que, dada la autonomía inicial que ofrece (poco más de 200 km) alguien esté dispuesto a renunciar a algunos de estos kilómetros por ganar un poquito de potencia. La diferencia, como ya hemos dicho más arriba, se traduce en un sobrecoste de 3.650 euros. Que cada cual valore sus prioridades.   

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.