Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Peugeot 308 GTI

Prueba: Peugeot 308 GTI

El rey león

14.09.2018

Pocos GTI compactos recordamos que nos hayan dejado tan buen sabor de boca. Peugeot nos demuestra, de nuevo, que sabe cómo hacer un buen uso de las siglas Gran Turismo Inyección con un 308 GTi by Peugeot Sport que es emocionante a la par que cautivador. Nosotros lo hemos probado en profundidad para ti.

Puede que no fuera el creador del término ‘Gran Turismo Inyección’ o GTI para los más petrolheads, pero sin duda Peugeot es una de las pocas marcas que ha sabido sacarle todo el gusto a dichas siglas. Sin profundizar en su historia (que daría para otro artículo más extenso), su idilio con este apellido comenzó en 1984 cuando lanzó al mercado el 205 GTI. Ahora, más de tres décadas después de aquel hito, la gama GTI de Peugeot está más viva que nunca.

Galería: Prueba Peugeot 308 GTI

Así lo comprobamos hace algunas semanas con la prueba en profundidad del Peugeot 208 GTi by Peugeot Sport, un pequeño ‘mini-cohete’ del que uno no quiere bajarse (salvo cuando tiene que repostar en la gasolinera), y que más tarde acabamos de confirmar con la prueba en exclusiva del 308 GTi que realizamos en el Circuito del Jarama.

Ahora, nuestros caminos vuelven a cruzarse y aunque el 308 GTi by Peugeot Sport luce un atuendo menos llamativo (en el Jarama iba ataviado con una espectacular carrocería bicolor azul y negro), lo que realmente nos interesa es recordar todas esas emociones que vivimos en el trazado madrileño… aunque con un punto más de cordura.

Galería: Prueba Peugeot 308 GTI

Garras afiladas

Antes de ponernos en marcha y ya que hemos mencionado su diseño, nos damos una vuelta observando su exterior y vemos que pese a estar ante la versión más radical del 308, lo cierto es que este GTI puede pasar bastante desapercibido entre la jungla automovilística diaria. Una cualidad más típica de los modelos alemanes y que muchos conductores del prestacional compacto francés agradecerán.

Únicamente las llantas de 19 pulgadas en negro, montadas sobre gomas Michelin Pilot Super Sport en medida 235/35 R19 que dejan entrever unas llamativas pinzas de freno roja con el anagrama Peugeo Sport, el difusor trasero en negro brillante con dos salidas de escape circulares situadas una a cada lado, las carcasas de los retrovisores en negro o la moldura en rojo del parachoques delantero delatan su carácter rácing… sin olvidar claro está las insignias GTI colocadas en las aletas laterales y en el portón posterior.

Galería: Prueba Peugeot 308 GTI

En el habitáculo, se mantiene esa discreción del exterior y de no ser por los asientos deportivos con reposacabezas integrados, de las costuras en rojo para volante, pomo del cambio y paneles de las puertas, del mayor número de elementos cromados o de las siglas GTI incrustadas en el volante y el umbral de las puertas (junto con el apellido Peugeot Sport), no encontraríamos muchas diferencias con otro 308 convencional).

En este sentido, el concepto Peugeot i-Cockpit nos parece incluso más acertado. En nuestro caso particular somos grandes defensores de este tipo de salpicadero, sobre todo en las versiones deportivas de los modelos franceses. Ya nos cautivó en el 208 GTi y ahora lo único que ha hecho en este 308 GTi es confirmar que Peugeot ha acertado de pleno con una configuración de volante pequeño, cuadro de instrumentos elevado y pantalla táctil central. Pero no todo pueden ser alabanzas, hay un detalle que no nos ha gustado demasiado en este 308 GTi. Se trata del cuentarrevoluciones. En este caso concreto, Peugeot ha apostado porque la aguja gire en sentido contrario al habitual, de derecha a izquierda, necesitando cierto periodo de adaptación para evitar pensar que vamos siempre ‘al corte’. Un punto negro que se une a la incompresible moda adoptada por algunos fabricantes de filtrar el sonido deportivo por los altavoces.

Ficha Técnica Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport

En Sport ¿siempre?

Por desgracia, dicha función no se puede desconectar de ninguna forma, lo que provocará que más de un conductor prefiera circular con el modo normal activado que con el Sport. Una situación complicada para aquellos que buscamos los límites de un vehículo con clara tendencia deportiva. Por eso, intentamos hacer caso omiso a dicha ‘melodía’ subiendo el volumen de la radio o concentrándonos únicamente en el tramo tan revirado que tenemos frente a nosotros.

Porque más allá de las discrepancias sonoras, lo que verdaderamente demanda el 308 GTi es meterlo en un tramo con curvas, donde el 1.6 THP de cuatro cilindros y 270 CV conseguirá desatar todas nuestras emociones. No en vano, alcanzamos los 100 km/h por hora en solo 6 segundos (y sin función Launch Control), llegando a una punta autolimitada de 250 km/h.

Galería: Prueba Peugeot 308 GTI

Con la primera recta ya en el olvido, afrontamos las primeras curvas con una seguridad pasmosa. Parte de culpa la tiene un chasis perfectamente calibrado por los chicos de Peugeot Sport, con un diferencial mecánico Torsen de deslizamiento limitado colocado sobre el eje delantero que nos garantiza la máxima tracción al enviar los 330 Nm de par a la rueda con mejor agarre. Par que, por cierto, surge desde las 1.900 rpm, ayudándonos a enlazar curvas con solvencia sin tener que echar mano de la transmisión, aunque si así lo precisamos, tendremos una transmisión rápida y con un tacto preciso.

Resulta curioso la respuesta de la dirección. Con nada menos que tres vueltas entre topes, podríamos pensar a priori cosas negativas de ella en conducción deportiva, pero cuando nos ponemos en marcha y nos ‘tiramos’ al primer vértice, comprobamos que su eficacia es tal que incluso tendremos que reducir nuestro ímpetu para no girar más de la cuenta.

Galería: Prueba Peugeot 308 GTI

En resumidas cuentas, Peugeot ha vuelto a conseguir emocionarnos con el uso de las siglas GTi proponiéndonos un producto aparente aunque con mesura, de calidad y, sobre todo, divertido y emocionante de conducir. Dejando a un lado esos pequeños defectos, uno más importante que otro, lo cierto es que el conjunto chasis, motor, peso y diversión le convierte en uno de los compactos de altas prestaciones más apasionantes del mercado. Eso sí, para hacerte con uno de ellos, deberás ahorrar algo de dinero, ya que la firma gala pide por él, de inicio, 32.750 €, que ascenderán hasta casi los 36.000 € si decides montar todos los extras de nuestra unidad.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.