Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Peugeot RCZ

Prueba: Peugeot RCZ

Adrenalina para tus sentidos

09.07.2010

No es sólo fachada. Además de robar todas las miradas debido a su espectacular diseño, el RCZ tiene un marcado tacto deportivo que sólo proporcionan un reducido número de vehículos. Es preciso, un tanto radical y lo mejor de todo, “asequible” para muchos bolsillos...

En una época en la que como un buen amigo mío dice “todos los coches son prácticamente iguales” crear algo distinto a lo habitual es siempre digno de alabar, pero también es sinónimo de riesgo y posible fracaso. Afortunadamente, en este caso, las sensaciones no pueden ser más positivas. Peugeot se había propuesto la difícil tarea de fabricar un automóvil de clara vocación deportiva. Es realmente complicado serle fiel a ese concepto ya que no se trata tan sólo de mezclar un buen motor,  una imagen despampanante y pensar que ya está todo el pescado vendido. Muchos vehículos se hacen llamar a sí mismos “deportivos” y no tienen más que eso. Sin embargo, el Peugeot RCZ además de reunir con maestría esas dos características, proporciona ese “feeling” en la carretera que sólo tienen los verdaderos deportivos. Tras probarlo detenidamente no tengo dudas: el RCZ es uno de ellos...

Sexy como pocos

Hoy día es casi un milagro ver un modelo final de producción que sea prácticamente idéntico al prototipo presentado previamente. Peugeot dejó a todos boquiabiertos cuando presentó el concept car “308 RCZ” allá por 2007, pero parecía impensable que ese vehículo pudiera convertirse en realidad. Pues bien, tres años después, muchos habrán tenido que tragarse sus palabras.

Galería: Prueba Peugeot RCZEl primer coche de la marca francesa que estrena el nuevo logotipo y que ha abandonado la característica denominación que Peugeot le da a sus modelos (no utiliza la numeración con un cero o un doble cero central) es una preciosidad. Esto es una impresión personal, pero he tenido la posibilidad de tener delante un Audi TT y un RCZ y qué quieren que les diga, estéticamente me parece mucho más “fascinante” el francés. Por cierto, ya que estamos, y cómo anécdota, supongo que al indeseable que nos rayó (gracias a dios, levemente) el coche con una llave, también le encanto. En fin, está claro que para gustos, colores, pero puedo asegurar que el RCZ causa muchísima expectación en todo aquel que lo ve en persona, porque, como ocurre con el Nissan 370Z, gana y mucho, al natural, respecto a las fotos.

Si tuviéramos que recalcar algo especialmente respecto a su imagen destacaría, sin duda, el abombamiento tan peculiar de la luneta trasera y, en general, toda la zaga. Una zaga en la que además de los grupos ópticos sobresale un atractivo alerón que se “activa” manualmente, mediante un botón situado en la consola central, o de forma automática en función de la velocidad (se puede desplegar en dos posiciones: la primera, a 85 Km/h; la segunda, a partir de 155 Km/h.)

Interior y maletero

Galería: Prueba Peugeot RCZDentro, lo primero que llama la atención son los asientos tipo baquet de serie y el reloj situado en el salpicadero entre las dos salidas de aire centrales. Por lo demás, teniendo en cuenta su imponente imagen exterior, el aspecto general del interior es demasiado sobrio. Se echa en falta quizás algún detalle más puramente deportivo y diferenciador (sobre todo en el cuadro de instrumentos), porque en lo que respecta a la calidad de acabado y el ajuste de las diversas piezas no se puede poner ninguna pega. Como decíamos recientemente en el 5008 (más...) la sensación es de atmósfera “premium”, con materiales agradables a la vista y al tacto, multitud de zonas acolchadas y prácticos huecos portaobjetos.

Como suele ser habitual en este tipo de vehículos, para mí el acceso al habitáculo resulta incómodo se mire por donde se mire por el lugar en el que se encuentra el puesto de conducción. Se va sentado en una posición muy baja y próxima al suelo lo que nos obliga a hacer un poco “de ejercicio físico” cada vez que queremos salir o entrar del coche. En teoría, estamos hablando de un coupé 2+2, pero las plazas traseras son prácticamente inservibles, a no ser que queramos colocarle el cinturón a alguna de nuestras maletas o a algún objeto muy querido (una persona no cabe de ningún modo). Por el contrario, en las plazas delanteras se puede viajar con total comodidad: dos adultos de más de 1’80 no llegan a tocar la cabeza con el techo y el espacio disponible, tanto en anchura como para las piernas, es más que suficiente. En ningún momento se percibe esa sensación de agobio presente en otros coupés deportivos.

Galería: Prueba Peugeot RCZMención aparte merece el maletero, que ya quisieran para sí muchos de sus teóricos rivales. Una capacidad de 321 litros (hasta 639 si se abaten los respaldos traseros) no es nada habitual en un deportivo. Por sus formas, además, es muy aprovechable. Para abrirlo podemos utilizar el mando de la llave o un botón (que está prácticamente oculto) situado en un lugar “extraño”, encima de la placa de la matrícula.

Mecánica e impresiones en marcha

El RCZ se ofrece con tres mecánicas, dos gasolina (el conocido bloque 1.6 en colaboración con BMW que se ofrece una potencia de 156 ó 200 CV) y otra diésel (2.0 HDi de 163 CV). El propulsor más potente y la caja de cambios automática opcional de 6 velocidades (sólo disponible para el 1.6 de 156 CV) acaban de incorporarse recientemente a la gama.

Galería: Prueba Peugeot RCZNosotros hemos probado la variante diésel. Lo primero que tengo que decir es que, en un automóvil de estas características, sorprende cuanto menos abrir el capó y ver las siglas HDi sobre el motor. Pero los tiempos cambian y seguro que esta mecánica no se quedará atrás en ventas. Me ha sorprendido la respuesta que da en el RCZ.

Recientemente la exprimimos en el 5008 (en su variante de 150 CV) y habíamos destacado su excepcional rendimiento, bajo consumo y reducida rumorosidad. En el RCZ mantiene todas estas virtudes (en conducción “normal” la media en ciclo mixto gira en torno a los 6,4 litros reales) y encima posee una respuesta al acelerador mucho más contundente. Lo único que me ha “decepcionado” es su sonido, muy poca cosa para un coche como este. Y no me refiero lógicamente al ruido que llega al habitáculo ni mucho menos, sino al que emana de sus escapes. Las variantes de gasolina, que poseen la famosa membrana del “Sound System” (más...), lo dejan a la altura del betún.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Peugeot RCZ
Acabado   (2.0 Hdi 163 CV)
Especificaciones    
Longitud/anchura/altura (mm)   4.287 / 1.845 / 1.359
Distancia entre ejes  (mm)   2.612
Diámetro de giro (m)    
Peso (kg)   1.445
Volumen del maletero (l)   321 / 639
Neumáticos   235/45 R18
Motor    
Cilindrada (cc)   1.997
Potencia (cv)   163
Par máximo (Nm/rpm)   340 / 2.000-3.000
Tracción   Delantera
Transmisión   Manual 6 velocidades
Consumo    
Combustible   Gasóleo
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   6,8 / 4,5 / 5,3
Emisiones CO2 (gr/km)   139
Consumo durante test (l/100km)   6,4
Características    
Aceleración 0-100 km/h (s)   8,2
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.
Capacidad depósito (l)   55
Velocidad máxima   220
Precio (sin extras)    
Euros   30.400
Equipamiento extra   Asientos de cuero con regulación eléctrica (2.541,40 €), techo en fibra de carbono (1.530 €), arcos laterales en color (210 €)
 
Más datos
Menos datos
 

Al volante

Galería: Prueba Peugeot RCZLa única pega que podrán poner algunos conductores ávidos de “aventuras fuertes” al volante es que este vehículo sea de tracción delantera. Independientemente de esto, el RCZ es un auténtico especialista en proporcionar sensaciones a su conductor. Responde a ese concepto de “deportivo” al que hacía referencia al inicio. Se trata de un vehículo noble en todas y cada una de sus reacciones, preciso, directo y con una agilidad destacable.

Tiene una conducta ejemplar; se inscribe en las curvas con facilidad y muestra un gran aplomo en los apoyos bruscos y los cambios de dirección. Probablemente en esta variante diésel sea sensiblemente “más morrón” (subvirador) que sus hermanos de gasolina,  pero aún así me parece que rodando a ritmo elevado por carreteras sinuosas tiene un tacto muy satisfactorio. Si no se comenten errores muy grandes, como por ejemplo frenar con el volante girado o levantar el pie del acelerador sin miramientos en medio de un giro, es relativamente fácil ir más o menos rápido.

Galería: Prueba Peugeot RCZLos frenos me han gustado especialmente porque son muy efectivos. Por el contrario, la suspensión me parece rígida y no es cómoda, algo normal en vehículos de este tipo. Peugeot aseguraba que pretendía aunar en este coche sensaciones, prestaciones y confort. Respecto a las dos primeras cuestiones nada que objetar, la tercera es más bien una utopía. Aunque no es excesivamente incómodo como lo pueden ser otros automóviles de su filosofía, si es un tanto radical; la amortiguación es poco flexible y transmite reacciones directas a sus ocupantes.

Precio y equipamiento

Galería: Prueba Peugeot RCZLa versión más asequible de acceso a la gama cuesta 27.450 € y corresponde a la variante 1.6 de gasolina con 156 CV y cambio manual. Con el motor diésel que hemos probado, el RCZ arranca en 30.400 €. No hay niveles de acabados; sólo se ofrece una terminación única. De serie incluye, entre otros muchos elementos, llantas de aleación de 18 pulgadas, capó activo (para proteger a los peatones) y el sistema Peugeot Connect SOS que, entre otras funciones, avisa automáticamente de un accidente.

En este caso, y muy al estilo de marcas premium, se ofrecen un gran número de extras y elementos de personalización. Es el caso de los asientos de cuero con regulación eléctrica (2.541,40 €), el techo en fibra de carbono (1.530 €) o los arcos laterales en distintos colores (210 €), por citar una pequeña parte del pastel.

Resumen

Galería: Prueba Peugeot RCZPartiendo de una plataforma evolucionada, pero al fin y al cabo la misma en sus orígenes que la de modelos como el 308, el 3008 o incluso el 5008, Peugeot ha creado un vehículo que supone una auténtica revolución dentro de su gama. Hacía mucho tiempo que la firma gala no tenía un deportivo como tal en sus filas. Ahora, han vuelto por la puerta grande. Con un precio de partida, dentro de lo que cabe, al alcance de muchos bolsillos, el RCZ es una auténtica golosina que no defraudará a ningún comprador que busque un coupé deportivo con un diseño que quita el hipo y un comportamiento en carretera envidiable.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.