Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205

Prueba: Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205

Nada que envidiar

17.03.2009

A priori, las llamadas “marcas generalistas”, entre las que se encuentra Renault, tienen que cargar con el sambenito de no poder competir de tú a tú con sus homólogas “Premium”, como Audi o BMW. Poco a poco, estas diferencias se van reduciendo y para muestra, un botón. El Renault Laguna Coupé puede medirse sin ningún complejo a rivales de la talla de un A5, un Serie 3 o un CLK gracias a sus muchas cualidades, entre las que destacan el diseño, la calidad y, sobre todo, una comodidad sorprendente que contrasta con su marcado carácter deportivo.

Atreverse a asaltar un segmento en el que tenemos automóviles como los mencionados Serie 3 Coupé de BMW o Audi A5 (dos de las indiscutibles referencias), o, por citar otros, el Peugeot 407 Coupé, el Alfa Romeo Brera, o el todavía reciente VW Passat CC, puede calificarse de suicidio a no ser que presentes un vehículo a la altura de tus contrincantes que cuente también con un as guardado en la manga. En Renault, tenían claro que este vehículo era el Laguna Coupé y su as, además de un confort de marcha sobresaliente pese a su filosofía, es el efectivo sistema de cuatro ruedas directrices que incorpora, denominado “4Control” (de serie con el acabado GT de nuestra unidad de pruebas).

Quien tuvo retuvo

Han tenido que pasar muchos años, más de 20, para que los franceses se vuelvan a meter de lleno en el mercado de los coupés de gran tamaño, concretamente desde que dejaron de comercializar allá por 1987 el mítico Renault Fuego. Con él, quedó patente que los galos tienen muy buenas maneras a la hora de fabricar este tipo de vehículos y ahora vuelven a la carga con este modelo.

Galería: Prueba Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205 El Laguna Coupé deriva de la versión berlina, pero tanto su aspecto como sus dimensiones difieren notablemente. Es más bajo, más corto y más ancho que éste; mide 4 cm menos de alto (1,40 m) y 5 menos de longitud (4,64 m), con una distancia entre ejes 38 mm menor (2,69 m) y unas vías delantera y trasera 11 y 30 mm más anchas respectivamente. La configuración interna de cuatro plazas posibilita mayores concesiones a la hora de jugar con los trazos y líneas que delimitan su bella e imponente silueta, consiguiendo así un diseño fluido y proporcionado que evoca elegancia y sencillez. En este exterior con aires deportivos destacan la gran calandra frontal cromada, la línea central del capó, un refinado perfil que culmina en un corto voladizo trasero, el difusor, las salidas de escape, las llantas de 18 pulgadas y, por encima de todo, el conjunto de la zaga, donde llaman la atención sobremanera los estilizados pilotos traseros que cuentan con diodos luminosos tipo LED.

Fiel a sí mismo

Galería: Prueba Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205 En el interior del Laguna Coupé todo nos resulta familiar. Salvo las inserciones en aluminio que se aprecian en determinadas zonas, su configuración, su acabado y la disposición de los elementos es la misma que en la berlina. La calidad percibida se corrobora con el tacto agradable de los materiales empleados, el uso de plásticos acolchados y la ergonomía del conjunto. La sensación general es de un ensamblaje cuidado, con una gran calidad de terminación. Sin duda, una atmósfera digna de cualquier rival “Premium” que se ve reforzada por detalles específicos como el pomo metálico, los pedales perforados de aluminio o el volante achatado.

El puesto de conducción no responde a una configuración deportiva pese a que los asientos, que destacan por su comodidad y su capacidad de sujeción, se encuentran en una posición relativamente baja respecto al suelo. Detrás, si comparamos con otros modelos semejantes, nos topamos con una amplitud adecuada (el acceso a estas plazas tampoco resulta especialmente incómodo). Hay espacio suficiente para dos adultos que no superen 1,80 de altura, disponemos de cierta holgura para las piernas y la anchura es más que satisfactoria. Estamos, por tanto, ante un vehículo que puede catalogarse como un auténtico 2+2.

Galería: Prueba Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205 Por su parte, el maletero cuenta con una capacidad de 423 litros (mediante dos tiradores situados en los laterales, los respaldos traseros se pueden abatir hacia delante). Su principal característica es la estrechez de la boca de carga, la cual además queda algo elevada. Un detalle negativo y cuanto menos sorprendente radica en la tapa, que resulta ser de material plástico. Esto se debe probablemente a sus peculiares formas, que harían mucho más costosa y complicada su fabricación en “chapa”. Hay que decir que este singular diseño, aunque indudablemente atractivo a nuestro parecer, también penaliza un tanto la visibilidad trasera.

Comportamiento ejemplar

Una vez al volante del Laguna Coupé uno se da cuenta de que es uno de esos coches que posee uno de los “problemas” más comunes que presentan los buenos automóviles. Un problema que no responde a un defecto sino a una virtud; estamos ante un vehículo en el que podemos correr y mucho, pero no da la sensación de que estemos haciéndolo. Esto se debe fundamentalmente a su excelente bastidor y al refinamiento de su motor. Por si fuera poco, apenas se percibe ningún ruido dentro del habitáculo, lo que demuestra que se ha conseguido un aislamiento óptimo.

Galería: Prueba Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205 Aunque sin duda, el aspecto más destacable de nuestro protagonista es su comodidad. Las suspensiones (que cuentan con una capacidad de absorción excelente) no tienen un tarado tan duro como el de sus rivales alemanes y no por ello no se puede practicar una conducción deportiva a la altura. Gracias al sistema de 4 ruedas directrices, cuyo funcionamiento ya hemos explicado aquí (más...) en Autoscout24, el Laguna Coupé es muy fácil de llevar rápido y la sensación que transmite es de constante seguridad. Recordemos que, con este mecanismo, las ruedas traseras giran en el sentido opuesto a las delanteras si circulamos por debajo de 60 Km/h (hasta un ángulo máximo de 3,5º) y, si superamos dicha velocidad, lo hacen en el mismo sentido (en este caso hasta un máximo de 2º aproximadamente).

Al pie del cañón

Todo esto se traduce en una conducción efectiva a la que uno se adapta fácilmente. En el primer caso, las maniobras callejeando o en parado resultan mucho más cómodas de realizar. Únicamente al principio y, sobre todo, al aparcar, uno se siente un tanto extraño por los peculiares movimientos que se perciben en el interior, provocados el giro de la trasera al que no estamos acostumbrados. En el segundo caso, practicando una conducción “alegre”, se solventan con mayor precisión tramos de curvas enlazadas o giros en “u”. Incluso si levantamos el pie del acelerador o frenamos en pleno apoyo, prácticamente no se descoloca de la trazada; llama la atención como el eje trasero se inscribe en el viraje con una nobleza sorprendente, redondeando la curva con relativa facilidad sin sobresaltos o reacciones inesperadas.

Galería: Prueba Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205 Por su parte, el control de estabilidad es bastante permisivo y sólo actúa cuando es necesario. En ciertas ocasiones, el Laguna Coupé muestra cierta tendencia a un pequeño subviraje, fácilmente corregible con sólo abrir de manera sutil la dirección. Una dirección que transmite adecuadamente lo que está sucediendo entre las gomas y el asfalto, aunque continúa sin abandonar del todo ese característico grado de artificialidad que Renault va limando poco a poco (un A5 o un Serie 3 están un escalón por encima en este aspecto). También hay que destacar que los frenos responden bien y no bajan el rendimiento notablemente después de un trato exigente.

Mecánica deportiva

El propulsor que incorpora este Laguna Coupé es el mismo que el de su “hermano” berlina también en acabado GT (más...). Es una mecánica con claros genes deportivos ya que deriva de la que emplea el Mégane Renault Sport. En este caso, el conocido bloque de 2 litros turboalimentado alcanza los 205 CV de potencia a 5.000 rpm, con un par de 300 Nm a 3.000 vueltas. Con él, el Laguna Coupé para el cronómetro en la maniobra de 0 a 100 en 7,8 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 232 Km/h.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Renault Laguna Coupé
Acabado   GT 2.0 T 205 CV 4RD
Especificaciones    
Longitud/anchura/altura (mm)   4643 / 1812 / 1398
Distancia entre ejes  (mm)   2694
Diámetro de giro (m)   10,1
Peso (kg)   1503
Volumen del maletero (l)   423
Neumáticos   225/45 R18
Motor    
Cilindrada (cc)   1998
Potencia (cv)   205
Par máximo (Nm/rpm)   300 / 3000
Tracción   Delantera
Transmisión   Manual  6 velocidades
Consumo    
Combustible   Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   11,5 / 6,5 / 8,2
Emisiones CO2 (gr/km)   194
Consumo durante test (l/100km)   8,9
Características    
Aceleración 0-100 km/h (s)   7,8
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.
Capacidad depósito (l)   66
Velocidad máxima   232
Precio (sin extras)    
Euros   38.850
Equipamiento extra   “IT  SYSTEM” (1.541 €), Equipo audio BOSE Bluetooth con cargador frontal 6 CD (MP3) (1.000 €), Pintura metalizada (570 €)
 
Más datos
Menos datos
 

Este motor, de inyección indirecta, se muestra muy elástico y, sobre todo, muy enérgico a partir de las 3.800 rpm, donde la sensación de empuje se incrementa sensiblemente. La respuesta al acelerador es convincente sea cual sea la marcha que tengamos engranada ya que los desarrollos están un tanto ajustados. El cambio es manual y cuenta con 6 velocidades. Debemos decir que el accionamiento de la palanca resulta tosco y poco preciso en ocasiones.

Galería: Prueba Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205 En lo que a consumos se refiere, dadas las prestaciones, podemos afirmar que las cifras son contenidas. El fabricante declara 11,5, 6,5 y 8,2 litros a los 100 Km referidos al gasto en recorrido urbano, extraurbano y en ciclo mixto respectivamente. Los datos que obtuvimos nosotros fueron algo superiores, sobre todo en conducción deportiva, donde llegamos a alcanzar los 13 litros a los 100 Km. Eso sí, rodando a ritmo normal las cifras son prácticamente idénticas a las que facilita Renault, hecho que se vuelve a repetir circulando cómoda y plácidamente en trayectos largos por autovía.

Muy completo

Esta versión del Laguna Coupé está a la venta desde 38.850 €. Puede resultar un precio un tanto elevado pero si atendemos a su equipamiento de serie hay poco que reprochar. De hecho, los elementos opcionales que podemos incluir son únicamente la pintura metalizada, el sistema de navegación y el equipo de audio (nuestra unidad contaba con todos ellos). La única pega es que no puede llevar faros antiniebla delanteros.

Galería: Prueba Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205 Por lo demás, la lista de componentes es realmente completa y extensa. Como decíamos, sin pagar un coste añadido, el Laguna Coupé GT se ofrece, entre otros, con airbags de cabeza delanteros y traseros, control de presión de los neumáticos, dirección “4Control” (cuatro ruedas directrices), asistencia a la frenada de emergencia, faros bixenón autodireccionales, retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, radar de proximidad delantero y trasero, limpiaparabrisas con sensor de lluvia,  regulador y limitador de velocidad, freno de estacionamiento electrónico, climatizador bizona, controles de estabilidad (ESC), control de tracción (ASR), tarjeta de acceso/arranque manos libres y llantas de 18 pulgadas.

Rivales

eVote

 

Como decíamos al inicio, nuestro protagonista aterriza cargado de argumentos en un segmento dominado por los teutones. Por un precio similar, encontramos un Audi A5 2.0 TFSI de 211 CV (40.600 €) (más...) o un BMW Serie 325i Coupé de 218 CV (42.300 €); aunque ambos disponen de más potencia, traen menos equipamiento de serie. Tal vez, por sus características, uno de sus rivales más directos sea el Peugeot Coupé 407 3.0i V6 de 211 CV que tiene un precio de 42.450 € (con mecánica V6, el Laguna Coupé, con 240 CV, está disponible desde 42.550 €). Tampoco podemos olvidar a rivales de la talla de un Mercedes-Benz CLK 200 K Coupé de 184 CV (42.250 €), un Alfa Romeo Brera  2.2 JTS Skyview de 185 CV (36.790 €) o un Passat CC 2.0 TSI de 200 CV (36.630 €) (más...). Ya ven, un menú más que completo en el que el comprador tiene una amplia lista de opciones tan suculentas que complican enormemente la elección.

Conclusión

Estamos, sin duda, ante un vehículo que tiene argumentos más que suficientes para plantarle cara a rivales y marcas "Premium" teóricamente superiores. El Laguna Coupé GT 2.0 T cuenta con un diseño y una presencia tremendamente atractiva, posee un bastidor sobresaliente, un motor de consumo contenido y buenas prestaciones y, por encima de todo, un equipamiento de serie completísimo. Si a esto le añadimos un confort de marcha excepcional y el efectivo sistema de 4 ruedas directrices, podemos afirmar que Renault ha fabricado un vehículo “redondo”. Quizá su precio sea su mayor enemigo, aunque, como hemos visto, la competencia anda muy a la par. Lo que está claro es que el Laguna Coupé ya no tiene por qué tener miedo a sacar los colores a rivales que, en principio, le superaban en clase y “status”.

Galería: Prueba Renault Laguna Coupé GT 2.0 T 205

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.