Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Skoda Spaceback 1.6 TDI 105

Prueba: Skoda Spaceback 1.6 TDI 105

¿Mejor que un Golf, un León o un Focus?

13.02.2014

El Spaceback es el primer compacto de Skoda, un modelo que renuncia a parte del refinamiento de los líderes de su segmento en favor de un precio más asequible, si lo financias. ¿Hasta qué punto es interesante?

Cuando Skoda anunció la llegada de su primer compacto, muchos imaginamos que se trataría de un modelo muy similar al Seat León -Seat y Skoda pertenecen al Grupo VW- por mecánica, tecnología, calidad. Es decir, algo parecido a lo que ocurre con el Skoda Fabia y el Seat Ibiza. Sin embargo, en esta ocasión la apuesta de la marca checa no es un sucedáneo del León, ni tampoco del VW Golf o del A3, los otros dos compactos del Grupo VW. Se trata del Spaceback, un modelo de 4,30 m de largo que, en realidad, es la versión de cinco puertas de la berlina Rapid. Con ella lo comparte todo salvo, claro está, el diseño de la trasera y el maletero, que pasa de 530 a 415 l. De hecho, el objetivo de ambos es el mismo: ser una alternativa racional a sus rivales. ¿Qué significa esto? Pues que cumplen en todo, pero apuestan por el 'bien' en vez de por el 'sobresaliente' en algunos apartados para ofrecer un precio más bajo.

Juraría que ya lo he visto

Esta racionalidad se comienza a plasmar desde que abrimos la puerta. El interior es idéntico al del Rapid. Esto significa que destaca por amplitud, pero también que la calidad es correcta sin más, que su equipamiento no es demasiado vanguardista y que el diseño resulta bastante soso.
Otro aspecto que delata esa sencillez es el chasis, que emplea la misma suspensión delantera de los Ibiza/Fabia/Polo y un tradicional tren trasero de eje torsional. ¿Es esto malo? En absoluto; la suspensión delantera obtiene un excelente resultado y es como la de sus rivales. Por su parte, el eje torsional es, a priori, menos eficaz que un moderno eje multibrazo,. pero también resulta más barato, ocupa menos espacio y, además, lo emplean más del 65% de los compactos.

Una cosa es la teoría

Galería: Prueba Skoda Spaceback 1.6 TDI 105En principio, esto debería asegurar un buen comportamiento. Y, en gran medida, así es; la agradable dirección inscribe el eje delantero en las curvas con mucha precisión y las reacciones del trasero son siempre muy nobles y predecibles. En general, transmite una buena dosis de confianza y seguridad a su conductor, y siempre se muestra bastante sencillo de conducir. Por si fuera poco, los frenos, con discos en las cuatro ruedas, están a la altura de las circunstancias, si bien el tacto del pedal resulta un tanto esponjoso.

Sin embargo, el tarado de las suspensiones es algo blando, y eso provoca que la carrocería balancee un poquito más de lo deseado, cediendo algo de agilidad en carreteras reviradas. Además, esa suavidad no supone que el Spaceback sea más cómodo, pues las irregularidades se dejan notar casi como en otros rivales más duros de amortiguación.

En el caso del motor, el Spaceback de esta prueba recurre al 1.6 TDI en su versión de 105 CV. Comienza a empujar con cierta intensidad superadas las 1.500 rpm, y mantiene una entrega de potencia constante hasta más allá de las 4.000 rpm. Aún así, su respuesta destaca más por su suavidad que por su contundencia, motivo por el que puede parecer más lento de lo que realmente es. Además, va asociado a un cambio manual de cinco marchas con unos desarrollos largos que favorecen el consumo, pero penalizan las prestaciones. Aunque, en la práctica, todo esto no supone ningún problema: los 10,3 segundos que tarda en pasar de 0 a 100 km/h le sitúan entre los compactos más rápidos de esa potencia gracias a sus escasos 1.185 kilos de peso.
También sorprende su bajo consumo: conseguir medias de entre 4,5 y 5 l/100 km reales es lo más habitual. En otros modelos del Grupo VW, este motor se caracteriza por su bajo nivel de ruido y vibraciones; sin embargo, en este Skoda no ocurre lo mismo, sobre todo por el escaso aislamiento del ruido de la mecánica.

La clave está en el descuento

Galería: Prueba Skoda Spaceback 1.6 TDI 105Está claro que el Spaceback cede un poquito en cada apartado con el objetivo de ofrecer un buen precio. Sin embargo, los 18.980 euros de tarifa suponen casi un escándalo; es más, sigue siendo demasiado caro con los 2.785 euros que tiene de descuento oficial, que lo dejan en 16.195 euros. Eso sí, se convierte en un modelo muy interesante si optamos por financiarlo, algo que supone una rebaja mínima de 4.285 euros. Entonces, su precio sí compensa los pequeños sacrificios en cada apartado para convertirse en una compra racional, en un modelo equilibrado y que cumple en todo -y con nota en aspectos como el espacio, el consumo, la respuesta...-. Sin embargo, eso no significa que sea la mejor opción: con esas condiciones de financiación y por unos 2.000 euros más, hay un Ford Focus o un Seat León con mecánicas similares y mejores en aspectos como la calidad, la comodidad, la tecnología...

Interesante: Si lo financias y con Plan Pive/18.280 euros/ 105 CV/190 km/h / 4,4 litros a los 100 km

Flexibles: De serie, los 'limpias' son flexibles, que resultan más eficaces y menos ruidosos. Eso sí, la pareja cuesta unos 40 euros.

Elige color: El amarillo y el azul son gratis, el blanco sale por 160 euros y el rojo de esta prueba vale 175 euros; además, hay siete metalizados por 390 euros.

Con más maletero: El Spaceback deriva del Rapid, una berlina de 4,48 m con 530 l de maletero con la que comparte mecánicas y acabados. El Rapid es sólo 160 euros más caro.

De chapa: De serie, el acabado Active lleva llantas de chapa de 15" con tapacubos. Por 165 euros puedes poner unas de 15" de aleación, y por 560 euros hay dos modelos de 16" -en la foto, uno de ellos-.

Pero, ¿cómo se llama? Aunque en el resto de mercados este modelo se denomina Rapid Spaceback, en España se comercializa sólo como Spaceback. ¿El motivo? Según Skoda, eliminar un nombre tan largo, evitar confusiones y diferenciarlo claramente del Rapid.

Acabados

  • Active: Incluye ABS, BAS, EBD, ESP, TCS, airbag conductor, pasajero, laterales delanteros y de cortina, aire acondicionado, cierre centralizado con mando a distancia, dirección asistida, elevalunas eléctricos delanteros, faros antiniebla, radio CD con toma aux. y mp3, luces diurnas, paragolpes del color de la carrocería...
  • Ambiton: Control de velocidad, ordenador de a bordo, elevalunas eléctricos traseros, parabrisas delantero atérmico, paquete cromados, volante multifunción de cuero, asiento del conductor regulable en altura...
  • Elegance: Bluetooth, climatizador, parasoles iluminados, llantas de aleación de 16"...

Opciones

Sensor de aparcamiento trasero (350 euros), faros antiniebla con iluminación en curva (115 euros), ayuda al arranque en pendientes y sensor de presión de neumáticos (130 euros), red para el maletero con portaobjetos (45 euros), conexión para remolque (525 euros), molduras laterales (55 euros), asientos delanteros calefactables (220 euros)...

Skoda ofrece un pack denominado Green Tec para reducir las emisiones el consumo del Spaceback.

  • ¿Qué incluye? Está formado por unos neumáticos de baja resistencia a la rodadura, sistema de parada automática Stop&Start y un alternador que recupera energía durante las retenciones para recargar la batería.
  • ¿Qué motores lo ofrecen y cuánto cuesta? Es de serie en el 1.2 TSI 105 y opcional en los TDI 90 y 105 -por 310 euros en los acabados Active y Ambition y por 260 euros en los Elegance-.
  • ¿Qué consigue? En el 1.2 TSI, el consumo medio es de 5,0 l/100 km. En los diesel, el consumo baja de 4,4 a 3,9 l/100 km de media.

Galería: Prueba Skoda Spaceback 1.6 TDI 105¿Qué radio lleva de serie? Incluye un equipo denominado Blues con lector de CD y Mp3. Nuestra unidad contaba con el equipo Swing opcional, que cuesta 140 euros y es más grande que el Blues. Su calidad de sonido es correcta. Por 35 euros se pueden incluir dos altavoces adicionales; por otros 15 euros, una toma auxiliar de tipo Jack; y por 130 euros, otra toma auxiliar junto con una de tipo USB.

Salpicadero corresponde al acabado Ambition, ¿qué añade respecto al Active -que cuesta 1.080 euros más-? Volante de cuero multifunción, fuelle del ambio de cuero, freno de mano de cuero, Inserciones metálicas y cromadas, dos tapicerías, el Ambition ofrece cuatro. Aunque el tono del plástico del salpicadero es siempre el mismo, en el acabado Active es posible elegir entre dos tipos de tapicería sin sobreprecio. Las dos son de tela, y no hay una de cuero ni en opción.

Austero, pero está mejor hecho de lo que parece

Esto ya lo había visto antes: El interior es idéntico al del Rapid, con un diseño muy sobrio y simétrico en el que sólo destaca la pantalla digital de la radio o la instrumentación, muy clara y con un completo ordenador de a bordo de serie. Todos los mandos están bien ubicados, por lo que no te distraerás al manejarlos en marcha; tan sólo los del sistema de climatización quedan ubicados un poco bajos.

Duro, sí; pero también sólido: La calidad de los materiales es mejorable, pues todo está formado por planchas de plástico duro con cierta facilidad para rayarse, como ocurre con la pieza que hay sobre el túnel de las plazas traseras: rozarlo con los pies significa dejarlo marcado de por vida. Sin embargo, los ajustes son bastante buenos, en marcha no se aprecia ningún ruido y todo está bastante bien rematado, sin aristas ni otros defectos de acabado relevantes.

¿Vigilando los detalles? Los mandos que utiliza se emplean en otros modelos del Grupo VW, por lo que su tacto es agradable; algo parecido ocurre con los asientos, son cómodos y sujetan bien el cuerpo. También cuenta con dos plafones de luz, un delante y otro detrás -en el maletero tiene otro-. Sin embargo, no se han esmerado tanto en el aislamiento acústico.

Bastante práctico: La guantera principal es amplia, aunque no resulta muy regular. También hay dos bolsas tras los asientos traseros, guanteras en todas las puertas, un práctico hueco delante del cambio y un compartimento específico para el chaleco de seguridad bajo la banqueta del conductor.

Maletero

Galería: Prueba Skoda Spaceback 1.6 TDI 105El mejor: Es el más amplio de su segmento, sus formas son regulares y tiene rueda de repuesto normal y doble fondo. Por 45 euros, ofrece una red para sujetar la carga y, por 100 euros, otras dos a los lados y una especie de cajón.

Plazas traseras

Muy amplio: El Spaceback es uno de los compactos con más espacio detrás, sobre todo por espacio para las piernas y altura.

  • Longitud: 73 cm
  • Anchura: 134 cm
  • Altura: 94 cm

Plazas delanteras

  • Como un guante: Hay suficiente espacio y, gracias a los amplios reglajes -en el acabado Active, el de altura del asiento vale 55 euros-, la postura es muy cómoda.
  • Altura: 91/99 cm
  • Anchura: 137 cm

Gracias a su bajo peso, es más rápido que sus rivales

¿Interesa el 1.2 TSi 85? Cuesta desde 14.330 euros -12.440 euros si lo financias y con Plan PIVE-, tarda 11,7 segundos en pasar de 0 a 100 km/h y consume 5,1 l/100 km. Interesa si recorres menos de 10.000 km anuales.

¿Y el TDI 90? Cuesta 700 euros menos que el TDI de 105 CV y consume lo mismo, pero resulta más lento: tarda 11,9 segundos pasar de 0 a 100 km/h. Cumple sin problema pero, si puedes, mejor el TDI 105.

¿Qué pasa con el de la TV? El Spaceback del anuncio de TV lleva el techo pintado en negro, color que alcanza hasta la mitad del portón trasero. Se trata de una opción que cuesta desde 770 euros y está disponible desde el acabado Ambition.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.