Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Skoda Superb Combi 2.0 TDI

Prueba: Skoda Superb Combi 2.0 TDI

Una compra maestra

03.01.2014

Bueno, bonito y barato. El Superb cumple a la perfección con los tres pilares básicos de la compra maestra. Tras el lavado de cara realizado en 2013 su silueta se ha actualizado ligeramente, aunque en algunos puntos se echa de menos una actualización más profunda. Por tanto, la percepción de que el Superb es un coche nuevo es bastante ambigua.  

Visualmente, esta enorme berlina se ha limitado a adoptar algunos ajustes, probablemente sólo los necesarios, ya que a simple vista sigue contando con la misma figura. El modelo Combi no es tan conservador como el sedán y gracias a los nuevos LED también tiene un toque más moderno. Al menos en cuestión de comodidad y espacio, gracias a los más de 4,80 metros de longitud, el Superb juega a caballo entre las berlinas de clase media y las de alta gama.

Un montón de espacio

Galería: Prueba Skoda Superb Combi 2.0 TDICualquiera que conozca mínimamente la marca Skoda sabe que, en lo que respecta al espacio interior, el Superb se mueve muy por encima de su segmento. El espacio delantero es bueno, pero la parte trasera es inmensa. Los ocupantes en la segunda fila disfrutan de un espacio para las piernas similar al que ofrecen las berlinas de clase alta, quedando sólo limitado por un túnel de transmisión voluminoso que quita algo de espacio para los pies. Pero nada más. Incluso hay también un montón de espacio para el equipaje. Los 600 litros ofrecidos de inicio se pueden ampliar a 1.835 litros. Por tanto, este orgulloso checo puede codearse con gigantes “portaequipajes” como el Clase E de Mercedes.

Además del voluminoso maletero existen algunos complementos que facilitan las labores de carga de equipaje. Por ejemplo la puerta del maletero se abre y cierra eléctricamente y hay raíles de separación y organización de los bultos dentro del maletero, además de ganchos y algunas argollas para colgar bolsas. El respaldo del asiento delantero se puede plegar por completo hacia delante, con lo que se pueden transportar objetos muy largos sin el más mínimo problema.

Navegador antiguo

Galería: Prueba Skoda Superb Combi 2.0 TDIObservando el interior con detalle nos damos cuenta de que el Superb cuenta con un navegador algo anticuado, no porque no funcione correctamente pero sí con una impresión visual desfasada. El aspecto es algo conservador a la hora de presentar la información y, en general, ofrece la misma imagen del grupo VW de hace ya bastantes años. También ayudaría una conectividad mayor con los teléfonos inteligentes actuales, sustituir la palanca de cambios manual por una electrónica y actualizar ligeramente el catálogo de decoración de interiores, cuya mezcla de materiales puede ser objeto de crítica por parte de los más sibaritas.

Descomunal diesel

Galería: Prueba Skoda Superb Combi 2.0 TDIUna forma fácil de olvidarse de estos pequeños “daños colaterales” es analizar el comportamiento y el rendimiento general del motor diesel de 170 cv. Según las pruebas que hemos realizado, para nosotros es la opción más recomendable a la hora de elegir Superb. Y decimos esto porque es la opción que mejor combina dinámica con eficiencia. Con la cómoda y precisa transmisión manual de seis velocidades el tiempo de aceleración es de 8,7 segundos y su velocidad máxima es de 226 km/h. Para contar con 1,560 kg de peso en sus espaldas, las cifras no son nada malas desde luego.

El consumo teórico de prácticamente 4,7 litros no tiene competencia. Es cierto que hay que aceptar como suplemento al menos un litro en la vida cotidiana, incluso con la conducción prudente, pero si queremos circular a buen ritmo podemos mantener la cifra de consumo medio perfectamente por debajo de los seis litros. Repetimos que, teniendo en cuenta el rendimiento y el tamaño del vehículo que es , sin duda, estamos ante unos valores muy pero que muy aceptables.

Bien equilibrado

Galería: Prueba Skoda Superb Combi 2.0 TDIEl motor TDI funciona a la perfección en conjunto con el chasis, que devuelve a las manos del conductor un comportamiento muy equilibrado y cómodo. Las curvas se pueden abordar con bastante decisión, consiguiendo un zig-zag ágil a pesar de su tamaño y unas reacciones bastante predecibles y controlables. El Superb también se muestra especialmente estable en velocidades superiores a 200 km/h, aunque eso sí, aquí se muestra algo ruidoso y no tan bien aislado como puede estar por ejemplo un BMW Serie 5.

Pero es aquí, cuando saltan las comparaciones con vehículos como el Audi A6 o el Serie 5, cuando debemos sacar a relucir la gran diferencia económica que existe. El Superb Combi está disponible desde 22.400 euros, la mitad de lo que BMW pide por el Serie 5 Touring más básico ( 45.800 euros por el 518d Touring).  Con el dinero de la diferencia podemos optar por la mecánica diesel más potente, cambio DSG y todos los equipamientos disponibles en el Skoda y aún sobraría dinero. Además, es un coche con un comportamiento ejemplar y dispone de una oferta de espacio en las plazas traseras que no puede conseguirse en ningún otro coche de ese precio. Es sin duda una compra maestra.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.