Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Prueba: Skoda Yeti Monte Carlo

Prueba: Skoda Yeti Monte Carlo

Una apuesta segura

13.04.2016

La ciudad del juego europeo, la ciudad más exclusiva de todo el Mediterráneo, Monte Carlo, ahora también es una de las versiones que pueden montarse en el Skoda Yeti. Sin embargo, la unión del SUV compacto con dicho Principado va más allá del lujo, ya que la marca checa lo ha desarrollado para rendir un homenaje a los 114 años de éxitos cosechados en el mundo de la competición.

Prueba Skoda Yeti Monte Carlo Galería

¿Qué pueden tener en común Ferrari, Lamborghini Porsche o Audi, con Lancia, Toyota, Volkswagen o Citroën? Sí, evidentemente, los más ‘listillos’ de la clae seguro que han pensado en voz alta: “pues que son marcas de coches”. Sin embargo, más allá de la lógica aplastante que mueve a muchas personas, esta pequeña muestra de fabricantes, tienen un punto en común muy acusado. Si ya lo ha adivinado, ¡enhorabuena!, pero si todavía es de los que le cuesta un poco más encontrar la similitud, no desespere, para eso estamos nosotros aquí.

La respuesta es más sencilla de lo que parece: todos cuentan con una historia de éxito dentro del mudo de la competición. ¿A qué era sencillo? Pues bien, ahora le propongo otro reto, ¿podría relacionar alguna otra marca generalista que haya tenido un bagaje tan exitoso como para ser digno de mención? A ver, por ahí oigo Ford, Subaru, Mercedes, Renault, BMW… ¡muy bien! Pero… y si yo les digo Skoda, ¿me creerían?

Prueba Skoda Yeti Monte Carlo

Homenaje histórico

Pues háganlo, porque en efecto, la marca checa, la misma que en 1895 nació como fabricante de bicicletas después de que un tal Václav Laurin se juntara con otro tal Václav Klement en un taller de Mladá Boleslav para abrir una tienda de bicis, es una de las más laureadas dentro del mundo de la competición, y principalmente dentro del mundo de los Rallies, donde ha cosechado una larga y fructífera trayectoria.

Uno de los ejemplos más exitosos de la relación de la marca con el mundo de la competición es el modelo 130 RS, que en la década de los años setenta cosechó éxitos en todo el mundo, entre ellos la doble victoria en el Rally de Monte Carlo obtenida en 1977 en la categoría de 1.300 cc. El año 1999 marcó el estreno de Skoda en la por entonces recién creada categoría World Rally Car, en la que participó de entrada con el modelo Octavia y posteriormente con el Fabia.

Prueba Skoda Yeti Monte Carlo

En el Campeonato del Mundo IRC, en el que participó entre 2009 y 2012, la marca sumó un total 64 podios, 23 de ellos en forma de triunfos, y se alzó con los títulos de equipos y pilotos en las temporadas 2010, 2011 y 2012. Por otra parte, en el Campeonato Europeo de la especialidad, Skoda se adjudicó los títulos de pilotos de las temporadas 2012, 2013 y 2014, sumando 17 victorias y un total de 25 podios. Al margen de ello, cabe destacar también los éxitos en prestigiosos certámenes nacionales, y otros como el Campeonato de Asia-Pacífico.

Pues bien, con el fin de rendir un merecido homenaje a esos 114 años de palmarés, Skoda puso a finales del año pasado la gama denominada Monte Carlo, que traslada el espíritu deportivo al coche de calle, y que está compuesta por los modelos Citigo, Fabia (también en la carrocería familiar Combi), Spaceback y Yeti.

  • Skoda Yeti Montecarlo 2.0 TDI 150 CV DSG 4x4

Motor: Diésel, cuatro cilindros en línea

Cilindrada: 1.968 cc

Potencia: 150 CV a 3.500 rpm

Par: 340 Nm a 3.000 rpm

Velocidad Máxima: 192 km/h

0-100 km/h: 9,2 seg.

Consumo (urbano/extraurb./mixto): 5,5 / 5,0 / 6,3 l/100 km

Emisiones CO2: 144 gr/km

Dimensiones: 4.222 / 1.793/ 1.691 metros

Maletero: 405-510-1.580 litros

Peso: 1.585 kg.

Cambio: Automática de doble embrague, seis velocidades

Depósito: 60 litros

Precio: 32.710 euros

Unidad probada: 39.475 euros

Gusto por el color negro

Portar la etiqueta Monte Carlo es desmarcarse, básicamente, con detalles estéticos del resto de la gama, tal y como lo hace el protagonista de nuestra prueba: el Yeti Monte Carlo. Así es, para ilustrar esta gama, en Autosout24.es hemos decidido elegir, de los cuatro modelos, el que mejor representa el amor por la tierra.

Como decimos, añadir el emblema Monte Carlo en la carrocería supone tener una estética diferenciada. En el caso de nuestro SUV, lo primero que hay que tener en cuenta es que sólo está disponible en la versión más ‘urbana’. Ello no impide, como veremos más adelante, que pueda estar asociada al sistema de tracción total, pero es menos amante del campo si la comparamos con la variante Outdoor, aquella que ofrece una actitud más campera gracias a las protecciones de plástico o a la mayor altura libre al suelo, entre otros.

Prueba Skoda Yeti Monte Carlo

Entrando en materia estética, este Yeti Monte Carlo se diferencia del resto de gama por dar un mayor protagonismo al color negro. Dicha tonalidad se observa no sólo en la parrilla y parachoques delantero, sino también en las carcasas de los retrovisores, los umbrales de las puertas, los pilares A, C y D, las barras del techo, el difusor trasero e incluso las llantas de aleación Origami con superficie pulida y un diámetro de 17 pulgadas. Además, ofrece de serie los cristales tintados  traseros y siete combinaciones de colores para la carrocería: Rojo Fuego, Negro Mágico, Blanco Candy, Blanco Láser, Blanco Luna, Gris Metal y Plata Brillante.

Dando el salto al habitáculo, el SUV checo mantiene toda la habitabilidad y calidad que le caracteriza, añadiendo ese toque deportivo inherente a estas versiones. Al igual que en el exterior, el negro cobra especial protagonismo al presentar un volante de cuero deportivo acabado en dicho color que contrasta a la perfección con unas costuras en rojo que también se extienden hacia la palanca del cambio de marchas, la del freno de mano o las alfombras. Los asientos, por su parte, no varían su estructura (hubiera estado bien que fueran de corte más deportivo) aunque sí su tapicería, la cual combina el negro, rojo y gris confiriéndole un aspecto mucho más Racing, al igual que los pedales de acero inoxidable. Por último, los umbrales de las puertas incorporan la insignia de Monte Carlo que también está presente en el exterior del vehículo, en los pasos de rueda delanteros par ser más concretos.  

Por lo demás, nada cambia y el Yeti sigue siendo uno de los referentes en lo que a espacio y habitabilidad se refiere, gracias a la practicidad que le otorga el contar con una segunda fila de asientos con butacas independientes y con un maletero que cubica 405 litros de capacidad ampliables a 1.580 litros cuando se abate dicha fila.

Entre la ciudad y la montaña

Pero como decíamos antes, si por algo destaca el SUV checo es por su comportamiento. Bien es cierto que la versión ‘normal’ tiene un gusto por el campo algo más limitado pero al incluirle la tracción total, esta condición queda algo menos restringida. Una tracción que, en la gama Monte Carlo sólo puede asociarse con los motores turbodiésel de 2.0 litros y con potencias de 110 y 150 CV, aunque adicionalmente también hay está disponible el motor de gasolina 1.2 TSI de 110 CV. En nuestro caso, para rizar más el rizo, además de seleccionar la opción más potente, la asociamos a la transmisión automática DSG de doble embrague y seis relaciones.

Prueba Skoda Yeti Monte Carlo

Con dicha combinación y gracias al buen hacer del embrague Haldex de quinta generación, el comportamiento todoterrenero de este Yeti es excepcional situándose a la altura de los pura sangre de este segmento. Dicho embrague logra un acoplamiento casi inmediato cuando nota una pérdida de tracción por lo que el conductor siempre tendrá la certeza de que por donde quiera pasar… lo podrá hacer. En este sentido, quizá hubiera ayudado un poco más el montar unas ruedas menos asfálticas ya que las Michelin Primacy 3 en medida 225/50 R17 de nuestra unidad no se desenvuelven demasiado bien en terrenos arenosos.

Pero la versión Monte Carlo está hecha para disfrutar por carretera y, aunque Skoda no haya realizado ninguna variación en la puesta a punto de su chasis, lo cierto es que este Yeti nos sorprende por la agilidad que ofrece. Sí, porque subconscientemente, el SUV checo parece desenvolverse con mayor soltura en carreteras serpenteantes. El buen hacer de su motor, que empuja con contundencia desde las 1.700 rpm y la rapidez del DSG en el tránsito de marchas hacen que nos traslademos a esos Rallies de Monte Carlo donde la marca triunfó años atrás.

Hasta los dientes

Por último, en lo que respecta a su equipamiento, además de las novedades estéticas que presenta, este Yeti Monte Carlo se sitúa justo entre medias de los acabados Ambition y Style (este último, el más equipado) contando, entre otros, con elementos como la radio CD Bolero con entradas SD, USB y Aux-in, 8 altavoces y sistema MDI compatible con Apple CarPlay, Bluetooth, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior autocrómico, control de velocidad de crucero, volante multifunción… todo ello, por un precio que parte, para nuestro vehículo, de los 32.710 euros.

Prueba Skoda Yeti Monte Carlo

Ahora bien, si quieres un Yeti más equipado, el hecho de que sea una edición especial no interfiere para que podamos añadir elementos opcionales como el techo solar panorámico, el sistema de navegación, los faros bi-xenón autodireccionables, la entrada y arranque sin llave, el asistente de aparcamiento con cámara de marcha atrás (fue el primer Skoda en montarla)… opciones que harán que la factura suba, como en nuestro caso, hasta los casi 40.000 euros.  Por suerte, Skoda ofrece un descuento comercial de nada menos que 7.710 euros que permitirá que nuestra cuenta corriente esté algo más saneada.

Ver todos los Skoda Yeti anunciados en AutoScout24.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.