Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Prueba: Toyota Avensis Wagon

Prueba: Toyota Avensis Wagon

El favorito de Toyota

02.04.2007
Sin duda alguna, el Avensis es uno de los Toyotas más vendidos en Europa. Conviene recordar que el Avensis es el primer modelo desarrollado exclusivamente para el "viejo" mundo y fabricado totalmente en Europa. Junto con las mejoras acostumbradas, el Avensis del 2007 se suministrará con un nuevo motor diésel. El tratamiento de belleza ha sentado bien al Toyota. Con nuevos faros y una distintiva rejilla del ventilador, el frontal adquiere personalidad propia y resulta más dinámico. Ahora, los intermitentes van integrados en los retrovisores. Las luces posteriores con sus vistosos círculos blancos caracterizan al Avensis y le hacen más juvenil y moderno.

Cabina ergonómica

Como corresponde al cambio de modelo, los diseñadores de la versión 2007 también han incluido el habitáculo en el tratamiento. El ordenador de a bordo del nuevo Avensis se ha situado debajo del cuentakilómetros y los mandos del navegador, en el túnel central, delante del reposabrazos. El antiguo mando a distancia ha desaparecido. El manejo de la radio se ha perfeccionado en detalles, ahora, todas las versiones incluyen mandos en el volante. Además, se han empleado materiales de calidad. En cualquier caso, sólo afectan al aspecto, el tacto podría haberse mejorado más.

Todo a la vista
Prueba Toyota Avensis Wagon
No se puede poner pegas a la disposición general de la cabina, todo se puede manejar de forma intuitiva. Lo único que se echa de menos es un espacio abierto donde guardar pequeños objetos en la consola central. Por otro lado, los asientos son ejemplares. Los firmes sillones acolchados ofrecen una estabilidad lateral adecuada y comodidad para los trayectos largos. Toyota oferta el Avensis con tres posibles carrocerías. La favorita, con un 70 por ciento de todas las ventas, es esta versión Wagon, seguida con un 20 por ciento por la Sedan. La versión menos popular es la Berlina, con un diez por ciento. En las versiones Berlina y Wagon (ambos en la foto, abajo), los asientos posteriores abatibles por secciones (60:40) permiten obtener una superficie de carga nivelada. El Wagon ofrece un maletero de 1.500 litros. Diésel limpio

La novedad más agradable se esconde sin duda bajo el capó. A los tres motores gasolina de entre 129 y 163 CV y al diésel de 2,2 litros y 143 CV con tecnología D-CAT se une otro diésel, que sustituye al que hasta ahora era el diésel básico. El nuevo motor de dos litros y 126 CV está basado en su hermano mayor. Por supuesto, Toyota renuncia en el nuevo D-4D a la tecnología D-CAT, o sea, al catalizador de óxido de nitrógeno. El motivo: el motor está equipado con un filtro de partículas de serie que cumple de sobra la norma Euro 4. De hecho la próxima norma EU5, seguramente más estricta, no representará ningún problema para él. La renuncia a esa costosa tecnología hará posible ofertar el nuevo diésel a un precio de salida bastante más bajo.

Precio de salida propicio

El Wagon diésel aparece en la lista de precios a partir de 24.800 euros. Sobre todo para los viajes de negocios, casi siempre por autopista, las prestaciones son más que suficientes. El retardo del turbo es apenas perceptible, el Avensis gana ritmo con rapidez. Ya a partir de 1.800 revoluciones se dispone de 300 Nm. La aceleración a partir de 130 km/h es aceptable en quinta; la sexta sólo debería utilizarse para mantener el impulso. El Toyota Avensis emplea poco más de diez segundos en alcanzar los 100 y su velocidad máxima es de 200 km/h. Por suerte, el motor de cuatro cilindros es prácticamente inaudible.

No es un deportista de élite

En carreteras con muchas curvas o muy accidentadas, el nuevo modelo alcanza pronto sus límites. Para circular rápido en esos casos, es necesario mucho trabajo de cambio. Aquí es donde entra en juego la desventaja de tener dos marchas (segunda y tercera) demasiado largas. Cuesta acelerar en tercera a la salida de una curva a 60 km/h, aunque a este diésel con ambiciones tampoco le acaba de gustar el cambiar a segunda a esa velocidad. El cambio duro y algo impreciso de la caja de cambios manual de seis marchas de serie también resulta molesto.

Comodidad en vez de deportividad

Como el motor, el chasis prefiere una marcha más tranquila. Respecto a la comodidad, es difícilmente superable dentro de su clase. Por supuesto, eso perjudica a la dinámica en la conducción. El Avensis es propenso al subviraje. El ESP de serie entra en juego con seguridad, aunque relativamente tarde. El Avensis está disponible con tres variantes de equipamiento, aunque la básica, con climatizador, radio con CD y un estupendo sistema de sonido, ya está bien equipada. Según Toyota, el consumo medio del nuevo diésel es de 5,9 litros; en nuestro recorrido de prueba más bien rápido, el ordenador de a bordo indica unos dos litros más.

En resumen


El nuevo Avensis comienza con más modernidad y seguridad en sí mismo. El Toyota, con más de 1.000 piezas modificadas, parece más adulto y maduro. Con el nuevo diésel, la marca japonesa se dirige a un 18 por ciento de los compradores del Avensis. Quien busque una limusina cómoda para viajar, la tiene servida. Sin embargo, el potente diésel sigue siendo la opción más recomendada para aquellos conductores con ambiciones de deportividad.
 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.