Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Toyota Yaris

Prueba: Toyota Yaris

Polivalente

05.11.2009

Su hábitat natural es la ciudad y aunque pierde algo de desparpajo en carretera, se desenvuelve con soltura en cualquier situación. Presenta un consumo ajustado, facilita mucho el día a día gracias a su buena maniobrabilidad y pese a que sus pequeñas dimensiones se desmarcan de la tendencia actual en el segmento, la habitabilidad interior no desmerece en absoluto...

El Yaris ha recibido recientemente una pequeña actualización que ha traído consigo la incorporación de nuevas mecánicas más eficientes, ligeros retoques estéticos y un mayor refinamiento. Sin duda, es fundamental estar al día en un segmento en el que se libra una batalla encarnizada entre los fabricantes dada la gran cantidad de alternativas que existen. La situación económica actual está obligando a los clientes potenciales a “mirar” mucho más su dinero y a exigir consumos muy bajos para abaratar en la medida de lo posible los costes de desplazamiento. En este sentido, el Toyota Yaris cumplirá de sobra las expectativas de más de uno, cuya versión básica tiene un precio inicial de 11.150 €.

Pequeño restyling

Galería: Prueba Toyota YarisLa imagen exterior del Yaris apenas cambia respecto a su predecesor. En la parte delantera, los cambios se centran en el nuevo diseño del  paragolpes y las molduras que acogen las luces antiniebla (550 €), la parilla y los pilotos. Detrás, ligeros retoques en el parachoques trasero y grupos ópticos dotados ahora de tecnología LED. La lista la completan nuevas posibilidades a la hora de elegir llantas de aleación y una renovada paleta de colores disponible para la carrocería.

Galería: Prueba Toyota YarisDentro, tampoco encontramos grandes novedades. Las salidas de ventilación y los mandos del aire acondicionado han sido rediseñados, el cuadro de instrumentos se ha modificado ligeramente y podemos instalar nuevos sistemas de navegación y audio (ahora es posible equipar un navegador con una pantalla táctil de 6,5” por 700 €, aunque implica adquirir también otros elementos que incrementan el desembolso). Por último, la conexión Bluetooth para el “manos libres” incorpora los controles en el volante.

Amplio

Este coqueto japonés permanece fiel a unas dimensiones reducidas, que, como decíamos al inicio, se alejan de la tendencia que está adoptando este segmento. Es más corto que la mayoría de sus rivales como por ejemplo, un VW Polo, un Ford Fiesta, un Mitsubishi Colt, un Fiat Grande Punto o un Renault Clio. El Yaris mide “tan sólo” 3,78 metros de largo, con una anchura de 1’69 m y una altura de 1’53. Pese a ello, es un coche que sorprende por ser bastante más amplio de lo que parece; en relación a su tamaño resulta mucho más funcional que la mayoría de sus competidores y su espacio interior está mejor aprovechado.

Galería: Prueba Toyota YarisLas plazas delanteras son relativamente espaciosas, quizá se eche en falta algo de holgura longitudinal, pero tanto la anchura como la altura es muy satisfactoria. Gracias a los diversos reglajes es fácil adoptar una postura de conducción en la que nos sintamos cómodos (el volante se regula en altura y profundidad salvo en el acabado básico), si bien vamos sentados en una posición algo elevada en cualquier caso. Detrás, como ya sucedía en la anterior generación, los ocupantes gozan de una amplitud muy conseguida, con espacio más que suficiente para las piernas. Dos personas de más de 1’75 pueden viajar sin problemas sin que la cabeza llegue a tocar con el techo. La plaza central queda mermada por la anchura disponible, sin embargo el túnel central del Yaris prácticamente no se nota (incluso menos que en el Mitsubishi Colt), por lo que es más aprovechable que en muchos de sus rivales. Además, Toyota mantiene el práctico y ventajoso sistema que permite desplazar longitudinalmente éstos asientos unos 15 cm.

Terminaciones y maletero

Galería: Prueba Toyota YarisEl aspecto interior es muy simple. Sobrio, pero sin ningún elemento que distraiga al conductor. Un gran pero; la ubicación donde se encuentra el botón para modificar diversos parámetros del ordenador de abordo está muy alejada del conductor. Pese a que en su mayoría predomina la utilización de materiales como el plástico duro, el acabado y el ajuste de las diversas piezas está bien resulto y en general todo el conjunto presenta un tacto agradable. En definitiva, aunque no es un coche vistoso, sí da impresión de calidad (aunque en este sentido hay vehículos que marcan la referencia, como por ejemplo un VW Polo).

Galería: Prueba Toyota YarisEn cuanto al maletero, destaca más por su profundidad que por la longitud. Además, la marca japonesa ha decidido eliminar la bandeja que separaba el piso en dos alturas por lo que ha perdido practicidad. Su capacidad es de 272 litros, cifra algo por debajo de sus competidores más directos. Si se abaten los asientos traseros, lógicamente la capacidad aumenta en gran medida pero lo más destacable es que queda una superficie prácticamente plana. Otro aspecto positivo es que la boca de carga está a una altura relativamente baja que facilita nuestra labor a la hora de introducir los objetos.

Motor y sensaciones a bordo

Junto con el restyling que hemos descrito, Toyota decidió incorporar nuevas mecánicas al Yaris y eliminar algunas de las opciones disponibles anteriormente. Así, el bloque 1.3 VVT-i de gasolina y cuatro cilindros en línea que se ofrecía con una potencia de 87 CV desaparece para dejar paso ahora a una nueva variante con 101 CV (“vista” por primera vez en el Auris). A su vez se añade una nueva motorización de tres cilindros y 998 centímetros cúbicos, mientras que en el apartado diésel las cosas se quedan como estaban con el 1.4 D-4D de 90 CV.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Toyota Yaris
Acabado   Active (3p)
Especificaciones    
Longitud/anchura/altura (mm)   3.785 / 1.695 / 1.530
Distancia entre ejes (mm)   2.460
Diámetro de giro (m)   9,4
Peso (kg)   1060
Volumen del maletero (l)   272
Neumáticos   155/65 R14
Motor    
Cilindrada (cc)   998
Potencia (cv)   69
Par máximo (Nm/rpm)   93 / 3600
Tracción   Delantera
Transmisión   Manual  5 velocidades
Consumo    
Combustible   Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   6 / 4,5 / 5
Emisiones CO2 (gr/km)   118
Consumo durante test (l/100km)   5,7
Características    
Aceleración 0-100 km/h (s)   15,7
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.
Capacidad depósito (l)   42
Velocidad máxima   155
Precio (sin extras)    
Euros   13.550
Equipamiento extra   “Pack Look" (550 €), "pack Tecno" (700 €), control de tracción + control de estabilidad + frenos de disco traseros (450 €)
 
Más datos
Menos datos
 

Nosotros decidimos probar la nueva mecánica de acceso a la gama, es decir, el motor de tres cilindros 1.0 (998 cc.) que entrega una potencia de 69 CV. Este motor lo fabrica la propia Toyota y no tiene nada que ver con el que montan el Nissan Pixo, el Opel Agila, o el Suzuki Alto (más...) entre otros, también tricilíndrico pero con 996 cc. y 68 CV. Es una motorización que se muestra voluntariosa y que nos permite movernos con total soltura por recorridos urbanos (con ella el Yaris está exento del impuesto de matriculación, al tener unas emisiones por debajo de 120 gr/km, concretamente 118).

Galería: Prueba Toyota YarisPara vías rápidas se queda algo “corta” sobre todo cuando queremos acometer adelantamientos con rapidez o nos enfrentamos a desniveles pronunciados. Aunque es muy agradable de utilizar y no se perciben vibraciones tan intensas como en otros motores de tres cilindros, le falta “fuerza” en bajos y es necesaria llevarla muy alta de vueltas para notar una sensación de aceleración medianamente intensa. El consumo medio homologado es de 5 litros a los cien, pero en la práctica es difícil bajar de los 6 litros (es una muy buena cifra, pero tampoco especialmente brillante en relación a su potencia).

Galería: Prueba Toyota YarisEn marcha, se nota que se desenvuelve con mucha más naturalidad en la ciudad que fuera de ella. Resulta muy sencillo maniobrar con él y gracias a sus reducidas dimensiones, nos facilita tremendamente la labor a la hora de afrontar recorridos urbanos. Es un coche confortable y fácil de conducir, pero sin duda en vías rápidas no se muestra tan efectivo y estable como algunos de sus rivales (por ejemplo, un Ford Fiesta). El control de estabilidad forma parte de un paquete que además incluye control de tracción y discos de freno traseros (450 €), el cual recomendamos encarecidamente porque el Yaris tiene reacciones un tanto comprometidas cuando buscamos sus límites o cometemos errores. Tiende a sobrevirar en exceso al levantar el pie del acelerador o frenar en plena curva y la carrocería balancea más de lo deseado en los cambios bruscos de trayectoria. En este sentido, deja claro su carácter urbanita y que no es un coche pensado para que le busquen las cosquillas.

Equipamiento

Existen tres niveles de acabado para el Yaris denominados Live, TS y Active. El TS no está disponible para la motorización de gasolina de 69 CV. El equipamiento más básico de serie es más que aceptable, y entre lo más destacado se incluye ABS, distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD), servofreno de emergencia (BA), asientos traseros 60/40 deslizables y reclinables y una radio CD con MP3, 4 altavoces y entrada auxiliar. Tanto la terminación TS como Active son las más completas y se encuentran prácticamente al mismo nivel (la primera estaría enfocada a un acabado más “deportivo”).

Galería: Prueba Toyota YarisEn el equipamiento TS encontramos, entre otros elementos, cristales traseros oscurecidos, el pomo de la palanca de cambio en cuero perforado, cuadro de instrumentación analógico, tapizado de asientos en tejido “Pentas” o unos neumáticos en medidas 185/60 montados sobre unas llantas de aleación de diseño “Montecarlo”. Por su parte, el Active ofrece climatizador automático, el pomo de la palanca en cuero (no perforado), cuadro de instrumentación digital o el tapizado de asientos en tejido “Owenat”. Ambos incorporan los tiradores exteriores de las puertas en el color carrocería, la columna de dirección regulable altura y profundidad o una radio CD con mp3, entrada auxiliar y 6 altavoces, entre otros.

Entre las opciones disponibles según versión, las más recomendables son el pack “Look” (550 €; faros antiniebla delanteros y llantas de aleación diseño “Córcega”), el pack “Tecno” (700 € para la versión de 3 puertas y 850 para la de 5; toma auxiliar USB mp3/wma, sistema de ayuda al aparcamiento trasero y sistema de entrada sin llave y arranque por botón) y el conjunto de frenos de disco traseros, control de estabilidad (VSC) y control de tracción (TRC), por 450 €.

Precio y conclusión

Galería: Prueba Toyota YarisEl precio inicial del Toyota Yaris es de 11.150 € y corresponde al motor de gasolina 1.0 VVT-i 69cv con el acabado Live. Por contar con las virtudes de la terminación Active de nuestra unidad de pruebas, deberemos desembolsar 2.400 € más. El precio final de nuestra unidad era de 15.100 € e incluía las opciones que he recomendado unas líneas más arriba.

Como sucedía con su predecesor, en líneas generales el renovado Toyota Yaris deja bien claro que prefiere la “jungla” de la ciudad a los largos trayectos por vías rápidas. De cualquier manera, es un vehículo polivalente, agradable de conducir, con unos consumos moderados, un interior sin complicaciones y un precio bajo comparado con muchos de sus rivales directos. La buena habitabilidad interior en relación a sus dimensiones es otra de sus mejores armas.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.