Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Prueba: Volkswagen Fox 1.4

Prueba: Volkswagen Fox 1.4

Disfruta del espacio

06.01.2007

Con una estética y características muy parecidas a la de otros utilitarios del mercado, como son Citroën C2 o Peugeot 1007, el nuevo Fox destaca por su gran espacio interior. En el exterior Volkswagen apuesta por una línea clásica sin ningún tipo de lujos y ostentaciones consiguiendo su gran objetivo, el crear un utilitario adaptado a la ciudad.  Nos encontramos ante un coche de tres puertas de gran tamaño para facilitar el acceso al interior y homologado para cuatro ocupantes, no puede tener cinco ni en opción.

Prueba Volkswagen Fox 1.4Como hemos mencionado antes, la gran cualidad de este modelo es que su espacio interior es muy amplio para su tamaño. La banqueta trasera se puede desplazar 150 mm longitudinalmente sobre un carril y también se puede plegar todo el asiento hacia delante, consiguiendo así un voluminoso espacio de carga. El Fox tiene una carrocería alta y los ocupantes van sentados altos y erguidos. Aunque algunos conductores a primera vista y dado las características del coche puedan pensar que éste va a reaccionar como una monovolumen, es todo lo contrario ya que ni se balancea ni se mueve lentamente. Una ventaja más, es la distancia mínima libre al suelo, siendo mayor de lo habitual para este tipo de utilitarios.

Tiene un espacio longitudinal muy grande para su tamaño, y cuenta con mucha altura libre en las dos filas de asientos. Los Fox que se venden en España cuentan con la peculiaridad de que sólo tienen dos puertas laterales, no obstante éstas son muy grandes y con un ángulo de apertura de 80 grados que garantiza un acceso muy cómodo al interior.

En su equipamiento interior, el Fox no puede tener elementos como limpiaparabrisas automático, luces automáticas, ordenador de viaje o climatizador. Si puede llevar control de estabilidad, los airbag laterales delanteros son opcionales y no cuenta con airbag de cortina. En la parte delantera del interior del coche tenemos una bandeja de plástico muy útil para depositar objetos, para sujetar dos envases de bebidas o poder situar un cenicero móvil. En un interior  muy funcional, contamos con gran cantidad de espacios portaobjetos que incluye un cajón debajo del asiento del conductor. Un dato a destacar de este modelo es que la posición del volante es muy elevada en comparación con otros utilitarios. Por ejemplo, el punto H va 60 milímetros más alto que en un Polo.

Prueba Volkswagen Fox 1.4El volante cuenta con reglajes de altura y profundidad muy amplios que nos permite conseguir la distancia adecuada entre el volante, asiento y pedales. Los asientos son cómodos y con suficiente sujeción lateral. Por otro lado, la banqueta tiene de serie un desplazamiento longitudinal de 150 milímetros, esto no permite pasar de 260 a 353 litros en lo que al volumen del maletero se refiere. En su interior, la sensación que tenemos es la de un coche muy serio, todo es de color negro con pequeños detalles en otro color (plateado en los tiradores), y el material utilizado es de tacto duro. En la instrumentación predomina un velocímetro de esfera redonda y a ambos lados dos pequeñas esferas que nos indican el nivel de combustible y el cuentarrevoluciones.

El Fox de Volkswagen tiene un motor de 1.4 litros de cilindrada y 75 CV de potencia máxima. Es principalmente más un coche de ciudad o alrededores que para carretera, ya que aquí es donde la velocidad del vehículo en ocasiones puede resultar lenta. El motor de gasolina respecto al diésel es más suave y silencioso. El consumo de gasolina es el normal para este tipo de modelos. En carretera el consumo aproximado es de 7,8 litros a los 100 km a una velocidad media de 120 km/h.

Nos encontramos con un coche agradable a la conducción, aunque al principio encontraremos pequeñas dificultades para adaptarnos al pedal de freno y embrague los cuales tienen un tacto peculiar. El cambio de marcha es suave y se maneja con muy poco esfuerzo. Su respuesta en ciudad es buena y agradable, mientras que en carreteras rápidas su rendimiento se reduce debido a la no suficiente capacidad de aceleración, sobre todo si adelantamos a partir de una velocidad elevada, es ahí donde el coche presenta dificultades. En el caso de encontrarnos con rampas es aconsejable reducir una marcha para conducir con mayor comodidad.

El nuevo Fox, a la venta por 11.270 euros, es un coche para todos aquellos que buscan un utilitario de ciudad que en ocasiones suelen moverse por los alrededores de la misma. Amplitud interior y conducción suave son las características que  mejor definen al nuevo utilitario de Volkswagen.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.