Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prueba Volkswagen Polo Bluemotion 1.2 TDI 75 cv

Prueba: Volkswagen Polo Bluemotion 1.2 TDI 75 cv

Ahorro al máximo

07.10.2011

La tendencia a reducir el tamaño de los motores ha provocado una auténtica guerra entre fabricantes, ya no sólo en el cubicaje y la compresión de sus propulsores, sino directamente en el número de cilindros a utilizar. En este sentido hay propuestas para todos los gustos tanto en gasolina como en diésel, desde los tradicionales “cuatro en línea” hasta motores con tan sólo una pareja de cilindros, pasando por los cada vez más abundantes tricilíndricos o incluso por la última de las novedades: la desconexión selectiva que VW incorporará próximamente en el Golf 1.4 TSI.

Galería: Prueba Volkswagen Polo Bluemotion 1.2 TDI 75 cvEl segmento de los utilitarios sirve perfectamente para poner en contexto esta práctica. Fiat lleva casi dos años demostrando que la tecnología TwinAir puede dar la misma satisfacción a sus clientes con sólo dos cilindros y ya ha anunciado que trasladará este tipo de motores de gasolina desde el 500 hasta la plataforma del segmento B, como el Punto. Nissan, por su parte, también se ha centrado exclusivamente en motores de gasolina para su nuevo Micra y ya tiene disponible la versión DIG-S (4,1 litros), que gracias a un compresor logra consumir mucho menos con casi 100 cv y sólo tres cilindros. Para aquellos que desconfíen de un “downsizing” tan extremo, sigue habiendo otras marcas que apuestan por disminuir el peso y no reducir el tamaño de sus motores. Mazda, con su último diesel 1.6 CRTD de 95 cv (4,2 litros), es uno de los mejores ejemplos. En definitiva, todo vale a la hora de buscar ahorro al máximo.

El más ahorrador, pero uno de los más costosos

Galería: Prueba Volkswagen Polo Bluemotion 1.2 TDI 75 cvSin embargo, el cliente suele preocuparse únicamente por el dato de consumo, y ahí la búsqueda queda acotada al plano diésel, donde el Polo Bluemotion sigue figurando como el más ahorrador de la manada con tan sólo 3,4 litros de consumo homologado. Es una brillante medalla en su expediente que, sin embargo, se traduce en un precio de partida de 17.000 euros, de los que la marca está descontando actualmente un poco más de 2.000.  

Un poco alejados en consumo, pero también unos 3.000 euros más asequibles, quedan alternativas similares en potencia como el Renault Clio 1.5 dCi (4,0 litros) o el Fiat Punto EVO 1.3 Multijet II (4,1) dotado de Start&Stop. Sólo dentro de la casa VW encontraremos una opción tan ahorradora, el Seat Ibiza Ecomotive, que con los mismos genes logra la misma cifra de consumo y encima es 1.300 euros más barata. ¿Merece la pena, por tanto, invertir en un modelo tan caro?.

Equipamiento y buena calidad

Lo primero que debemos comprobar es la lista de equipamiento de serie en el Polo Bluemotion, que resulta bastante generosa. En ella se incluye el indicador de pérdida de presión en los neumáticos, el aire acondicionado, faros antiniebla, control de estabilidad e incluso la ayuda para arrancar en cuesta, elementos que en muchos de sus rivales no están incluidos de serie y que, por tanto, reducirían mucho la diferencia en la factura final. Hay que tenerlo en cuenta.

Galería: Prueba Volkswagen Polo Bluemotion 1.2 TDI 75 cvEn términos de calidad, el Polo Bluemotion no desmerece con respecto a otros modelos y conserva el inconfundible tacto Volkswagen que podría reconocerse con los ojos cerrados. Se agradece el completo y visible ordenador de a bordo, la posición de conducción excelente con regulación del volante en altura y profundidad y algunos detalles adornados con cromo (volante y cuadro de mandos) y cuero (volante y palanca de cambios). Equipamientos extra como el volante multifunción (120 euros) o el navegador opcional (920 euros) completan perfectamente el pack ofrecido de serie y ponen la nota de calidad en el interior del habitáculo.

Por fuera, las diferencias estéticas también van acordes con el dinero invertido. Además de unas taloneras laterales específicas, spoiler trasero y delantero y una parrilla específica con el logo Bluemotion, el propietario de este Polo se llevará una carrocería rebajada 1 cm con respecto al resto de gama que mejora la aerodinámica y unos neumáticos de baja resistencia a la rodadura en medidas 185/60 R15.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Volkswagen Polo
Versión   1.2 TDI 75 cv Bluemotion
Especificaciones    
Longitud/anchura/altura (mm)   3970 / 1682 / 1465
Distancia entre ejes  (mm)   2.470
Diámetro de giro (m)   10,6
Peso (kg)   1.080
Volumen del maletero (l)   261 / 952
Neumáticos de serie   185/60 R15
Motor    
Cilindrada (cc)   1199 / 3 en línea
Potencia (cv)   75
Par máximo (Nm/rpm)   180 a 2.000
Tracción   Delantera
Transmisión   Manual, 5 velocidades
Consumo    
Combustible   Gasóleo
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   4,1 / 3,0 / 3,4
Emisiones CO2 (gr/km)   89
Consumo durante test (l/100km)   4,1
Características    
Aceleración 0-100 km/h (s)   13,9
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª    
Capacidad depósito (l)   45
Velocidad máxima   173
Precio (sin extras ni descuentos)    
Euros   17.000
 
Más datos
Menos datos
 

No apto para impacientes

Galería: Prueba Volkswagen Polo Bluemotion 1.2 TDI 75 cvLa mecánica del Polo Bluemotion consta de un motor 1.2 TDI de tres cilindros y 75 cv que, aunque puede dar mucha alegría al bolsillo, también puede no resultar del todo acogedor a algunos conductores. En un principio, lo más extraño es la falta de respuesta en la primera mitad del recorrido del acelerador y cuando la aguja del cuentavueltas está por debajo de las 1.800 revoluciones. La huella ecológica se nota sobre todo al iniciar la marcha, cuando el coche aún no ha alcanzado la temperatura óptima, y al salir desde parado en una rampa, situaciones donde es necesario revolucionar más de lo normal el motor antes de soltar el embrague. En estas condiciones, el sonido del motor que se cuela hasta el habitáculo tampoco es del todo satisfactorio.

Así, conseguir un régimen de giro adecuado es una tarea más lenta de lo normal y, por tanto, no es recomendable para nadie que se considere impaciente al volante ya que requiere algo de adaptación.

No obstante, en pocos kilómetros y tras comprobar que los recorridos de las marchas son muy largos, encontraremos el “punto dulce” de este tricilíndrico en el que podremos sacar su aspecto más positivo.  El margen útil está comprendido entre las 2.200 y las 4.200 vueltas, siendo la  parte más alta de esta franja la que de verdad puede dar algo de carácter en aceleración y la que debemos usar para realizar conseguir los 180 Nm máximos con los que realizar adelantamientos (eso sí, siempre en cuarta velocidad). En lo que respecta a la calidad del cambio (suave y preciso) no hay nada que reprochar a Volkswagen, es sencillamente magnífico.   

4,1 litros

Puestos a hablar de prestaciones, el Volkswagen Polo firma una aceleración algo lenta para su tamaño y peso (casi 14 segundos con sólo 1.080 kilos), con lo que es mejor prestar atención a su buena calidad de rodadura en autopista, donde alcanza una velocidad máxima bastante aceptable de 173 km/h y donde el sonido del motor entre 110 y 120 es prácticamente imperceptible gracias al largo desarrollo de la quinta marcha. Lo mejor, como ha sido siempre característica del Polo, el buen compromiso entre comodidad y firmeza de las suspensiones.

Galería: Prueba Volkswagen Polo Bluemotion 1.2 TDI 75 cvCirculando de forma tranquila y eficiente por autovía y respetando los límites de velocidad en todo momento, el Bluemotion aseguraba en nuestro ordenador de a bordo un consumo de tan sólo 4,1 litros (menos de un litro de desfase con lo que anuncia el fabricante). Esta cifra es excelente y todavía pudo mejorarse bastante si no hubiéramos realizado adelantamientos y, en definitiva, hubiéramos dado prioridad absoluta a la eficiencia. Echando cuentas con este consumo y teniendo en cuenta los 45 litros de capacidad del depósito, la distancia máxima que podríamos recorrer es de 1.100 kilómetros. No obstante, Volkswagen afirma que esta cantidad puede ser incluso superior a los 1.300 kilómetros.

También en ciudad se puede hablar de un consumo muy bajo gracias al start/stop, que no tuvimos que desconectar ya que no resulta molesto, y que permitió conseguir una moderada cifra de de consumo (5,3 litros) tras una infinidad de paradas, semáforos y cambios de marcha constantes.

Conclusión

El Polo es una de las mejores opciones dentro del segmento B porque combina como ninguno la puesta a punto del chasis, el espacio interior y la calidad de sus interiores (más…).  Aunque la versión Bluemotion ha dejado mucha huella en el comportamiento del motor y sus reacciones, está recomendada sin duda a aquellos que no quieran complicarse con un híbrido o eléctrico y busquen sólo el máximo ahorro posible en el día a día.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.